Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. M I É R C O L E S i3 D E D I C I E M B R E D E i 9 o 5 P A G 7. E D I C I Ó N i. 3 una de esas potentes máquinas ha traído aquí. El c ou de este año es un nuevo vehículo de carreras. El motor de este monstruo mecánico tiene seis cilindros y 160 caballos de fuerza. También llaman mucho la atención del público unos elegantes Triantos, presentados por el ingeniero español Sr. Sanchíz. Estos carruaje son de un solo asiento y tres ruedas; pero sin los inconvenientes de los triciclos, motociclos y tricará. Su aspecto es el de un automóvil en miniatura. espaciosos y cómodos, y unos discretos caloríferos reaccionan nuestros pies, entumecidos por la lluvia fría y penetrante... El taf taf de la sirena suspende aquí nuestras impresiones. Estamos en marcha. Diez minutos de DEL AUTOMÓVIL, e n t r e l o s más viaje y 3o céntimos de desembolso nos importantes de la vida parisién. La moda han permitido asistir decorosamente á consagra á esta histórica journée sus galas este sensacional acontecimiento. y esplendores, sus sorpresas y encantos. Llegamos en el preciso momento que Así, el deber de todo repórter es ir hoy los acordes de la Marsellesa nos anunal Grand Taláis en... automóvil... Mas el cian la solemne entrada de M r Loubet j ta ip í POSTALES EUROPEAS Este I NAUGURACIÓN OF 1- mientoaconteciCI AL DEL SALÓN figuraya rí n ft i i iV. H í r í; 11 k i Br V ifc í Jf í r í Vi 2? n TOr- i p V Í V i 1 fct fcJ s r í fl r v V v í í. k f v 1 1 1i C i ¿T 1 i. i -r ÍPJ í 3 PARÍS. EXPOSICIÓN INTERNACIONAL DE AUTOMÓVILES, INAUGURADA EL VIERNES ULTIMO Fot Hutm Iiampus problema no es de fácil solución: el ele- en el Grand Palais. El clásico cortejo se gante vehículo no está al alcance de todas ha formado y la visita oficial comienza. El golpe de vista de la sala es sorprenJas fortunas. Sin embargo, parece ser que se nos va dente, admirable. Jamás vimos especá presentar una ocasión única: los perió- táculo tan suntuoso ni de tan buen gusdicos anuncian que desde este día me- to. Los constructores han echado el resmorable podremos pasearnos por París to. M r Loubet avanza lentamente entre autos de todas marcas y motores de todas en auto. ¿Será verdad? En efecto, alineados en correcta for- potencias; penetra en algunos stand, examación delante del monumental edificio mina detenidamente ciertos magníficos de la Bolsa, vemos ocho flamantes y her- monstruos Inquiere, pregunta, y mosos vehículos mecánicos que parecen siempre sonriente y amable, reparte fedispuestos á conducirnos á los Campos licitaciones y otorga significativos apretoElíseos. L o s cocheros... -perdón, los nes de manos. Y detrás del jefe de Estachauffeurs- -sentados en las plataformas do el público se agolpa, queriendo admiesperan, silenciosos y graves, los sacra- rar también aquéllo que ha merecido llamentales golpes de timbre para maniobrar mar la atención del presidente. Las gentes sobre palancas y volantes. El ómnibus- del oficio discuten ciertas modificacioauto no es, pues, un mito... Penetremos. nes ingeniosas... y entre todos esos esUn rápido examen nos permite apreciar pectadores, los más ávidos de curiosidad el interior. Los asientos son confortab es. son aquéllos á quienes la idea de poseer Los peí i tos en la materia aseguran que los progresos realizados en el automovilismo desde la pasada Exposición, son importantes. La mayoría de los industriales han adoptado un nuevo motor de cuatro cilindios fundidos por parejas; el allumage por magneto se ha generalizado; algunos constructores emplean para la puesta en marcha un sistema especial que evita el empleo de las manivelas, y para el enfriamiento, el radiador nido de abejas es ya de uso corriente. Tales son, en breve resumen, las novedades más salientes que encontramos er esta admirable Exposición, en que la in dustria francesa parece obtener la supremacía. F. MORA