Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TRES, NU ftlERO 336. CRÓNICA UN 3 VERSAL ILUSTRADA. DICIEMBRE DE 1905. NUMERO SUELTO, 5 CÉNS. nos subieron á él, procurando desde lue- la de quién es el ministro de Hacien! o hacerse perdonar la intrusión á fuerza da porque el que había ayer, no lo sede mostrarse solícitos y complacientes. ría ya hoy, ni mañana probablemente el N o atacaron- ¡qué habían de atacar! -el que lo fuese hoy, y desde ese momento mal en su raíz, y se redujeron á propo- dio en decir la gente, esta vez sin incuner aumento de gastos. Por eso, con rrir en exageraciones de ningún gé. iero, buen acuerdo el Sr. Moret ha vuelto á que si eso ocurría, ya no había Salvador presentar á la Corona un marino distin- para la Hacienda guido, para regir ese Ministerio. Por eso tuvieron poco interés las sePor su inteligencia, por su pericia, por siones de las Cámaras, y eso que en la su prestigio personal, por su amor al de Congreso hubo momentos en que paCuerpo á que pertenece, el general Con- recía tratarse un asunto que figurará en casse halla capacitado para la ardua em- una de las próximas sesiones del Ayunpresa. Pero ¡nadie se haga ilusiones! en tamiento: el de los pozos negros. esa cuestión, más que en cualquiera otra, Despertó interés la vista de la causa antes de ejecutar algo, de intentar algo, llamada del robo de la calle áz Carretas; hay que ganar la voluntad nacional. Y á vista suspendida varias veces por las treesto no se le atraerá, mientras persista tas que puso en juego el protagonista del el actual estado de cosas. Con la buro- proceso, el tristemente conocido Chato de cracia, ocupando ea sus rutinarias y fati- Jaén. Ayer compareció este criminal ante gosas tareas la mayoría del personal de los jueces populares y puso cátedra de la Armada, y absorbiendo su savia; con cinismo. Fue lo saliente de la sesión. los arsenales constituidos en asilos, y con Se rectificó la noticia que dimos algumil y mil deficiencias, declaradas intan- nos periódicos el día antes. El Sr. Rusigibles, nada se podrá conseguir por mu- ño! llegado á Madrid para estrenar una cho talento y mucho nombre que posea comedia, no es el catalanista, regionalisel ministro. Antes que acudir al país, an- ta, ó separatista; es su hermano, pintor, tes que contar con él, aquél necesita pro- poeta y autor de muchas obras buenas y bar con hechos elocuentes su resolución ninguna de ellas de catalanismo, al que no reformadora. tiene vocación alguna, en busna hora y Para ¡os futuros presupuestos se apla- en honor suyo sea dicho. za esta cuestión, como tantas otras; porLa Diputación provincial comenzó á que ¡a prueba más terrible de que nues- discutir el proyecto de presupuestos para tra decadencia es decadencia por enveje- el año próximo. Grandísimo fue el intecimiento, se halla en ese aplazamiento rés que despertó este debate. Asistieron sistemático de toda obra, que ofrece se- á primera hora cuatro diputados; más tarrias dificultades. Mas, la opinión pública; de, tres; finalmente, el diputado que hala que se manifiesta con ocasión de si- blaba, el presidente, el secretario y el niestros, cual el que hoy lamentamos; la ujier que entraba las copas de agua al que se deja oír dondequiera que se reúne orador de tanda. Si se quiere sesión más número considerable de personas, revela interesante habrá que inventarla. ¡Y aún claramente que con actos, con resolucio- habrá quienes pidan l a reforma de un ornes de Gobierno exige ser convencida, ganismo como ese! La supresión radical para no oponerse á los esfuerzos que de y la calcinación de sus raíces es poca cosa. la nación se soliciten sin aquellas garanApareció Casandra, la última productías. ción de Pérez Galdós, llamada á produTal habrá de ser la labor del general cir mucho ruido, y no como el de la casa Concas, para responder á las esperanzas de la calle de Embajadores. basadas en el nombramiento del ilustre La lotería obsequió á Madrid con marino. Este pudo notar ayer en el Se- 60.000 pesetas, que se repartirán los ponado y en las palabras de personaje tan seedores del billete agraciado con el terreflexivo y circunspecto como el Sr. Ro- cer premio; obsequio que habrán agradedríguez San Pedro cuanto indicado queda. cido calurosamente, siendo ellos los únicos que ayer sintieron calor en Madrid. MANUEL TROYANO AEMECE I i acia muchas horas, lo menos ciento, que no se hablaba de crisis. N o fue una novedad que volviese á surgir ayer la mágica palabra, tan familiar ya entre T A R D E GRIS. A primera hora de la tarde de ayer, un ligero incidente nos los españoles de poco tiempo á esta parte, que casi vamos acostumbrándonos á ha recordado cierto patio sevillano de que preguntar por ¡a mañana, al abandonar habla Cervantes en alguna de sus novelas ejemplares: no diremos cual. Se trataba de el lecho, quien es el presidente del Con- j unas 60.497 pesetas que desaparecieron ííemsejo de ministros. po atrás de un Ayuntamiento extremeño. Por! a noche se supo que la pregunta ¿Donde fueron á parar estas pesetas? ¿Qué se qi e acaso tuviéramos que hacer hoy sería hizo de estas pesetas? ¿Quién fue el feliz raor- PARA LOS NIÑOS publicábamos Conforme á las bases que ayer, admitien nuestro número de mos donativos desde la cantidad de cinco pesetas para adquirir juguetes para los niños pobres, entre los cuales los distribuiremos el próximo día de Nochebuena. Las personas que deseen cooperar á esta obra caritativa, pueden hacer la entrega de sus donativos en nuestra Administración. A las que ya nos han favorecido, remitiéndonos cantidades, damos ¡as más expresivas gracias en nombre de los niños, á quienes destinan su obsequio. En esta semana comenzaremos á publicar ¡as listas de donantes. El incendio de la C a r r a c a ha impresionado dolorosatnente al espíritu público. El siniestro ha venido muy próximo al del Cardenal Cisneros, y ha remachado el efecto por esta desgracia producido. Se escucha con harta frecuencia exclamar: ¿Qué Gobierno se aventurará ya á proponer aumento de gastos para la Marina? Tal exclamación responde, más que á los tristes accidentes ocurridos en los últimos tiempos, á un estado de cosas determinado, consciente ó inconscientemente, en el ánimo popular. Ni naufragios, ni incendios son hechos extraordinarios que no ocurran más que aquí. El pensamiento de que en los asuntos de la Armada prepondera la rutina y hacen estragos el abandono y el desbarajuste es el que motiva protestas, como la apuntada antes. Ese concepto es el que hay que cambiar previamente para exigir de la nación algún sacrificio en aras de su poder naval. De lo contrario la negativa será rotunda, seca, absoluta, definitiva. Durante largo período existió el prejuicio de que la reforma de la Armada jamás se iniciaría por un general perteneciente á ella, que fuera encargado de ese Ministerio. El espíritu de compañerismo, más arraigado y absorbente en ese instituto que en cualquiera otro, habría de impedir toda reforma, que, sólo por serlo, lastimaría intereses particulares, fomentados por un orden abusivo de relaciones, y que por el transcurso del tiemp o habían permitido á cada cual tomar la posición más cómoda ó mas útil para él. Fueron, gí fin, designados para ministros de Marina hombres civiles. M a s excepción hecha del Sr. Sánchez de Toca, qu en inició algo, pero no pudo, sostenerse en ej puesto. Jos demás paisa- P ARA DISIPAR PREVENCIONES IMPRESIONES PARLAMENTARIAS T t- J