Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO, JO DE DICIEMBRE DE i9o5 NOVENO CONCURSO DE LOS CHICOS cirme qué diferencia hay entre un burro y un obispo? Ya que habréis estudiado mucho, podréis decirnos lo que opináis. -Os aseguro que no lo sé y que no puedo contestaros. -Pues la diferencia está- -replicó el comisionista- -en que el obispo lleva su cruz en el pecho y el burro la lleva sobre la espalda, Los viajeros rieron la gracia. El arzobispo también. -Y vos- -dijo después el prelado, ¿podríais decirme qué diferencia hay entre un burro y un comisionista? ¿La diferencia entre un burro y un comisionista? -contestó el interpelado; -yo, francamente, no la veo. -rNi yo tampoco- -agregó el arzobispo. -Al contrario; hay entre ellos muchos puntos de semejanza. Esta vez rieron también todos los viajeros. Únicamente el comisionista se quedó muy serio, y en la primera parada de la diligencia abandonó el coche sin decir una soia palabra. representaba tres junios Estaba el niño cenando á la hora de crepúsculo, porque tenía la higiene reglamentada al minuto. En aquel comedor grande de severo fondo obscuro, y ante aquella mesa enorme decorada con gran lujo, hacía raro contraste aquel amo diminuto entre una madame escuálida y un maitre á hotel patilludo. Canuto estaba cortado, y aunque su madre propuso, rogó y or. denó que hablara... el pobre chico no pudo. Solo cuando pasó un rato y se repuso del susto, dijo de pronto: En mi casa tengo un carro con un burro! ¿Qué sabes tú de juguetes? objetó la madre al punto. Ya verás los que te enseña, luego el señorito Julio. Asintió el interesado, pero madame se interpuso: -Tin otro día que á cata vendrá el pequeño Canuto, de ello verá bien soberbios. Hoy no es momento oportuno, porque está en tren de cenar como eí médico dispuso para que se ponga ai ¡echo á ocho horas quince minutos. Recórtense las diferentes piezas de que se compone esta rama y agrúpense combinadas de modo que formen la silueta de la cabeza de un negro. CONDICIONES DEL CONCURSO i a A! pie de! papel en que se pegue la solución se indicará con ¡oda claridad el nombre, señas de! dcinicilio y población. Se fijará también un número que ha de servir para el sorteo. 2. a Las soluciones pueden enviarse á la mano á nuestras oficinas ó por correo franqueadas como impresos, con un cuarto de céntimo, indicando en el sobre Chascarrillos ilustrados VE LOS emeos ABC. SERRANO, 55, jHAmjD lias soluciones molo serán admitidas hasta el gateado próximo á las tres de la tarde. ¡Las que se reciban cou poste. viorMad serán anuladas. 3. a En la hoja próxima de LOS CHICOS publicaremos los nombres de todos los solucionistas que hubiesen acertado y el número con que cada uno hubiese marcado su solución. 4 a Le será concedido el premio á ¡a solución cuyo número se aproxime mas al del premio mayor de la lotería que se celebrará en Madrid el día 3o de Diciembre; de modo que los mismos solucionistas verán si han acertado el número del premio mayor ó si se han aproximado. Si fuesen dos ó más las soluciones cuyos números se aproximasen igualmente á la del premio mayor de la citada lotería, se concederán tantos juguetes como soluciones se encuentren en este caso. Nuevamente Canutillo se quedó perp ejo y mudo viendo cenar silencioso á aquel niño taciturno. Quiso que se despidiera la madre, y en este punto pasó con la despedida lo que antes cen el saludo. Ella pidió mil perdones porque... son tan testarudos los chicos y allá en el pueblo se crian tan á lo bruto... Mas cuando calló la madre y reinó un silencio augusto y cogiendo al chico en brazos á marcharse se dispuso, con su vocecilla ronca dijo solemne Canuto: -En mi casa no cenemos, pero... nos reímos mucho. ¿Como te has necno tanta sangre? -Cayéndome de un árbol. ¡Pobrecito! ¡Habrás llorado mucho! -No, señor; jpara qué, si estaba solo? c. h. FKOCEDIEÍfDO 2 ME ESTE S! O O nuestros infantiles lectores pueden tener la evidencia de que de su habilidad y de la suerte dependerá exclusivamente el tipie sean agraciados con el premio ofrecido. SOLUCIÓN AL CONCURSO DEL NÚMERO ANTERIOR R ESPUESTA MEJOR QUE LA PREGUNTA Monseñor Affre, arzobispo de París, íiajaba en una ocasión en una diligencia sin que ninguno de los viajeros le conociese, porque llevaba sotana y manteo como un simple cura. Entre los viajeros figuraba un comerciante comisionista que creyó ver bajo la sotana ¡a cruz episcopal. -Señor cura- -dijo el comisionista queriendo cautivar con su gracia á los compañeros de exDedición, ¿podríaisde- A Canuto, que es un chicr de pueblo frescote y rubio, que nadie dice que tiene tres años y raedio justos, llevó su madre una car dc á la casa donde estuvo sirviendo cuando soltera, que es una casa de r u m b e Como ¡os amos r. o estaban pidió Ucencia y la obtuvo Je maáamé para siquiera ver al señorito julio. Eva eí señorito un cromo, pero tan delicaducho, qi? e teniendo cinco abrües ra (D (D Siendo muy numerosos Sos solucionistas que han acertado este concurso, nos vemos obligados á aplazar para mañana! a publicación de sus nombres.