Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 10 DE DICIEMBRE DE io,o5, PAG. 4. EDICIÓN 3. este cargo importantísimo- -añade el orador- -chos años y en muchos sitios. De que sea yo es porque posee las condiciones indispensa- qu ¡en opine ó que sea eS presidente del Conbles. Pero el Sr. Corominas tiene noticias par- sejo puede haber la enorme diferencia que hay ticulares de que existe cierta agitación en Bar- de ¡o vivo á lo pintado, del sueño á la realicelona; los elementos directores del regiona- dad. Pero con ganar mucho mi opinión apolismo han desaparecido de la ciudad á raíz de yada por un Moret, yo quisiera que la de los los pasados disturbios; mas otros elementos se dos la apoyara resueltamente el arbitro actual han puesto ya á la cabeza del movimiento y de la gobernación del Estado. A él sólo, como han acordado, en reuniones celebradas en va- tal, le corresponde decir que tiene que cesar rias parroquias, continuar con más tesón que la desconsideración social y la ineficacia proantes el impulso catalanista Y el orador pre- fesional á que ha llevado á nuestra oficialidad gunta: ¿Ese señor gobernador siente ó puede su escesivo número; que hay que empezar una conducta enérgica, prudente y acertada que sentir aficiones clericales? listas palabras del Sr. Corominas motivan realice el doble objeto de dar á ¡a oficialidad cierta nerviosidad en el Sr. Moret: varaos ob- lo que necesita en todos terrenos, y de obteservando que el Sr. Moret hace demasiados ner una economía real que ha de aprovecharse aspavientos, gestos, ademanes, señales y espan- en otros servicios, ó sea en el mezquino pretos en el banco azul; no estamos ya ante la im- supuesto de Marina; para decir esto y para pasibilidad aristocrática y elegantemente des- imponerlo no necesita asesores técnicos de nindeñosa del Sr. Maura; no estamos ante un gún género, que en cuestiones políticas sólo presidente del Consejo de ministros que oye tienen funciones subordinadas; y de esa prien silencio, inmóvil, sin que sus pensamientos mordial subordinación nace la otra. se trasluzcan en la más ligera mueca y que lueTambién corresponde al jefe del Gobierno go se levanta á contestar frío y sereno. El decir cuál ha de ser nuestra fuerza militar de Sr. Moret, desde que un orador de la oposimar y tierra en relación con la política interción comienza á hablar, comienza él también á nacional y financiera del país. En esto debe mover la cabeza, las manos, el busto todo, ne- í consultar á los técnicos, pero dándoles claros gando, aprobando, manifestando que luego objetivos, y reservándose resolución final é hablará, expresando que se está en un error. inapelable en cuanto depositario de la doble No amamos nosotros estas ligeras pantomimas confianza del Parlamento y de la Corona. Y presidenciales, siquiera sea nuestro buen amigo una vez hecho esto entran en funciones los técel Sr. Moret quien las practique. El Sr. M o nicos para todo; y en este caso, para el objeto ret, después de la pregunta del Sr. Coromide fijar plantillas, sueldos y programa de trannas, se levantó para mostrar su extrañeza prosición del mal existente á la salud futura. funda de que dicho Sr. Corominas se hubiese Decidido el Ejército que debe haber, coolvidado de un principio fundamental: este principio fundamental es el de que los gober- rresponde al E M C. (si lo hubiera) fijar las nadores representan al Gobierno que los nom- plantillas, en las que debe atenderse á la sobrieJíra. ¿Y le parece á S. S. que nosotros somos dad, á la relativa rapidez de los ascensos, y á eíericales? -preguntaba el señor presidente otras cosas, de que pronto trataré. Al ministro del Consejo al Sr. Corominas. ¿No? -añadía de la Guerra corresponde fijar los sueldos fuáespués. -Pues entonces los gobernadores nom- turos, y sobre todo tomar las medidas conducentes á extinguir el excedente y á aumentar brados por nosotros no lo serán tampoco. los sueldos, todo á un tiempo. Para esto ya he Quedamos con esto profundamente conven- presentado mi solución; creo que no hay otra, cidos de que vivimos en el más liberal y de- y si la hay, que salga. mocrático de los mundos, y como ya no ocuNo sé los inconvenientes que pueda harría nada de particular en la Cámara cogimos ber; pero convencido el Sr. Moret, y siendo nuestro sombrero y nuestro bastón y nos mar- presidente del Consejo, habría que decir ehamos satisfechos. ¡Huye, amigo mío hacía aquello de la puerta abierta, tu madre en tu soledad! -gritaba el maestro Nietzsche. -misa, etc. etc. Yo te veo aturdido por el ruido de los granJENARO ALAS des hombres y lastimado 1 por, los (aguijonazos de los pequeños AZOR 1 N deshaga el beneficio concedido por ios clasificadores. Porque si éstos, atendiendo á los pocos años de ejercicio ó á los escasos rendimientos del bufete han incluido á un letrado en la cuota 8. a por ejemplo, y con el prorrateo viene á pagar la 7. a no merecía la pena de haber hecho la clasificación ni había para qué celebrar la junta de agravios. En honor de! Sr. Aceña POR TELÉGRAFO C o r i a 9, 10 m. El vecino pueblo de Ga rray celebró ayer tarde patrióticamente el solemne acto de inaugurar su calle principal, á la que se ha dado el nombre de D Ramón Benito Aceña, senador, hijo predilecto de la provincia y donante del monumento á Numancia, al descubrimiento del cual, verificado recientemente, asistió S. M el Rey. Hubo gran entusiasmo y pronunciaron elocuentes discursos el alcalde del pueblo y el abad de la colegiata de Soria. Ambos fueron aplaudidísímos. A las fiestas asistieron numerosos vecinos de los pueblos comarcanos y representantes de la Prensa soriana, á más de muchas personas notables. Hizo un día espléndido que favoreció la simpática fiesta, para la cual envió el señor Aceña una importante suma de dinero, con la que se ha hecho también cuantiosas limosnas. Por la noche hubo en el Ayuntamiento un banquete durante el cual se dieron ¡vivas! á Numancia, á Garray, al S r Aceña y á h Prensa. Elipse. H L HUNDIMIENTO DEL TU NEL DEL, ABONO El ingeniero jefe de la tercera división de ferrocarriles, Sr. Guijelmo, ha regresado de su visita al ferrocarril de Sotillo á Langreo, donde hace pocos días ocurrió un desprendimiento que ha causado tres víctimas, y para cuyo sitio salió inmediatamente por orden del señor ministro. Del informe verba! hecho al Sr. Gasset, se deduce lo siguiente: que el lugar donde ocurrió el accidente no es un túnel, sino una trinchera que se ejecuta en un monte de arena, verdadera duna, formada por las arenas del cordón literal en la desembocadura de! Abono. Se trabajaba de noche con alumbrado de acetileno cuando ocurrió en el frente de la trinchera un desprendimiento que cogió á uno délos operarios, imposibilitándole el movimiento. Acudieron en su socorro sus compañeros, y al excavar á sus pies se produjo un corrimiento de arena que sepultó al primero y á otros dos más, quedando también cogido el capataz de la trinchera, pero no envuelto pot completo. Este último se libró porque prohibió que excavaran á sus pies antes de contener la arena por encima de su cabeza. Se han tomado todas las medidas necesarias para evitar que se repitan estos accidentes en lo porvenir, habiendo dado el contratista órde nes terminantes respecto de la marcha de los trabajos. No cabe duda que hay responsabilidad civil, y el Sr. Gasset ha ordenado se depuren con todAfapidez y energía los hechos y causas que hajpnotivado la desgracia, habiendo ya tomado el ingeniero jefe de la referida división las disposiciones conducentes á evitar que se eludan responsabilidades. Respecto de la criminal, el Juzgado al cual compete la decisión, está ya entendiendo en el asunto. EN COLABORACIÓN en el Extracto oficial de Sesiones, dijo lo siguiente: El militar no puede vivir; ha decaído. No asaré una palabra más fuerte, porque esta es una materia delicada; pero si expusiera todo mi pensamiento, diría que ha sido rebajado en la consideración social, por la miseria con que está retribuido. En cambio, tenemos doble número de oficiales de los que hacen falta para nuestras fuerzas. Todos ellos vejetan y se reparten el pan como los pobres que lo iban 4 recibir á la puerta de los conventos. Cuánto mejor sería, y qué economía no produciría, reducir á la mitad ese número; hacer la plantilla de 10.000 oficiales, y esta es una cifra que pongo en este momento en mis labios, porque alguna vez se ha aducido aquí por algunos dignos compañeros. Entonces, lo que sobrase, el 5o por 100 de ello podría destinarse al aumento de los sueldos, y el otro 5o por 100 constituiría una economía real, que podría llevarse á otros servicios. T p sta es la síntesis de mis últimos artículos en A B C, y la de una campaña de mu- COLEGIO DE ABOGADOS el ilustre presidente del Consejo de Conministros, que en la sesión del Congre- J unta de agravios. anunciamos, ayer se Como oportunamente so, del 6 de Diciembre, según yo oí y consta celebró ¡a Junta de agravios del gremio de abogados. Protestaron de la clasificación algunos colegiales que desempeñan las suplencias de los Juzgados municipales, pues entienden, con razón, que no es suficiente esta circunstancia para que se les aumente la cuota. Otros colegiales, del elemento joven en su mayoría, se agraviaron también, y como las razones en que fundaban sus protestas eran todas de equidad, les fue admitido el agravio por la Junta y el gremio. Algunos casos, sin embargo, originaron vivas discusiones entre los clasificadores y los agremiados, y hubo necesidad de recurrir á la votación nominal para decidirlos. Terminados los agravios, acordóse prorratear el déficit que en la actualidad existe, entre todos los colegíales que pagan contribución, si bien se exceptúa de este prorrateo á los que van incluidos en la cuota primera y en la fija. Lo que falta ahora saber es si la cantidad que constituye el défitit es de consideración, y si los letrados comprendidos en las últimas cuotas han de sufrir las consecuencias de aquél, contribuyendo á enjugarlo en proporción que r: iimBillnin 11 umiuniniimu 1