Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C S Á B A D O 9 D E D I C I E M B R E D E i 9 o 5 PAG. 11. E D I C I Ó N i. 5 CONTRA LOS I I r. a circular. He aquí! os principales párrafos de la circular que la Comisión Ejecutiva ha enviado á Jos Ayuntamientos, Cámaras de Comercio, Circuios Mercantiles, Asociaciones Gremiales, Sociedades Agrícolas, etc. etc. Sr. D 1 Muy señor nuestro y de nuestra consideración más alta: La Comisión ejecutiva nombrada para solicitar de los Poderes públicos la supresión del abominable y odioso impuesto de Consumos, ha comenzado sus tareas con aquella actividad y energía que tanto el interés de las clases desheredadas como la urgente necesidad de mejorar la situación moral y material de las Corporaciones municipales de consumo requieren. La labor emprendida por esta Comisión no puede, ni por su magnitud, ni por su trascendencia y carácter, ser obra de un grupo ó de un partido, ni siquiera de un pueblo ó región: ha de ser obra eminentemente nacional. Exige, pues, por imperativo de razón y de justicia, el concurso de todos. Con más motivo ha de necesitar el de aquellas colectividades que ostentan la representación legítima de los pueblos. Cuando todas las clases sociales; cuando todos los ciudadanos, sin distinción de jerarquías, claman por la transformación ó supresión total de un impuesto que, á más de hacer angustiosa la vida de las clases humildes y medias, lleva aparejada una fiscalización denigrante; cuando esa supresión ha sido escrita en el programa de los partidos, y aun comenzada á realizarse por el menos demócrata y reformista; cuando ha desaparecido de la mayor a de los países cultos y se sabe de qué modo indirecto perjudica y daña á los mismos á quienes pretende favorecer, no hay derecho para confundirle con la Hacienda municipal ni para declararle raa! necesario. Sólo puede haber un mal necesario: la desaparición de aquellos individuos, organismos ó colectividades que por su incuria, su torpeza, su pasividad ó su corrupción han dejado de tener derecho á la vida. He aquí por qué ha podido constituirse esta C o misión sin forma de partido ni comité, sin determinación alguna de principio abstracto, sin dogma político ni pontífice definidor. Representa la voluntad nacional, clai amer. te manifestada en punto concreto. En ella están representadas cuantas entidades y fuerzas tienen reconocida en la vida jurídica y social un valor sustantivo. Pudiera limitarse esta Junta á solicitar la adhesión de usted y del organismo que tart dignamente preside, si no creyera que en esta campaña en que todos debemos ser legionarios, hace falta algo más. Por bien de los pueblos, aniquilados por la miseria; por interés de los Municipios, necesitados de nuevos y decorosos recursos: por enaltecimiento de la personalidad, desconocida y hollada en sus fueros, es menester é importa realizar urgentemente actos de propaganda, llevar á cabo manifestaciones legales de protesta, coadyuvar por modo activo y eficaz al esfuerzo total colectivp, para que el resultado final sea tan definitivo y satisfactorio como demandan las circunstancias angustiosas por que nuestra desventurada Patria atraviesa. Así, pues, nos atrevemos á rogar á usted que, con la brevedad que ha de aconsejarle de seguro su excelente juicio, se sirva enviar á esta Junta su adhesión para la labor por ella emprendida contra el impuesto de Consumos, y también que le secun de por cuantos medios legales estén á su alcance; con lo cual habrá prestado un señalado servicio a progreso de nuestra Patria y á la causa todavía más alta de la justicia entre los hombres. Madrid, 2 de Diciembre de 1905. Por la Comisión ejecutiva: El presidente, Miguel Moya. -Los vicepresidentes, Pedro JViembro, Julián Fernández. -El secretario, Tomás T pmero- ABRiGOS Y VESTIDOS MODISTO FBANCÉS 13 NO SE DEVUELVEN LOS ORIGINALES IMPRENTA Y ESTEREOTIPIA OS A B C ilustrado, servirá durante vi año de 1 06 diez mil suscripciones reembolsables; esto es, absolutamente gratis, á las diez mil personas que primeramente las soliciten. Es condición indispensable que el solicitante ejerza alguna profesión, industria ó comercio por la que pague contribución al Estado. limítase á la mano ó por Correo- -desde provincias franqueado el sobre con un cuarto de céntimo- -el siguiente Boletín, con esta dirección: SECCIÓN DE SUSCRIPCIONES DJARIO ABC MADRID. D. que vive núm Población piso Provincia Paga contribución al Estado por el concento de EL ESCULTOR 3 OC Foidisa, Foid sa! Foidisa en persona, la amada de Hegesias, llegaba. Vestía una túnica de singular riqueza. Su cabellera, partida en seis trenzas y levantada sobre la nuca, estaba adornada con una fie 4- hita y una guirnalda de flores. Los ojos de los hombres! a formaban un cortejo luminoso. En su andar rítmico había una mezcla de abandono, de oroulio y de ternura. Se advenía que á cada momento disfrutaba la alegría de ser hermosa. La multitud se apartó xpara dejarla paso y Foidisa pudo llegar al templo y admirarse, por decirlo así, en la obra eterna en que Hegesias había puesto su ciencia y Cebes su inspiración. El encuentro íesuitaba tan interesante, que los circunstantes contuvieron la respiración para observarlo. Los trabajadores interrumpieron su íabor: ¡a estatua quedó suspendida casi al nivel de su pedestal. De pronto Cebes dio un grito. La polea cuya rnan. obra se había descuidado, cedía. Vacilante, abandonada, la cariátide descendía. ba á destrozarse contra la piedra. Ya se oía un siniestro crujido... Dio un salto el joven escultor y alcanzó á la estatua; 1 a estrechó contra su pecho como un amante efusivo. Pero jay! salvada por este esfuerzo sobrehumano, la estatua aplastó á si salvador contra el suelo. Mudo ya, Cebes se deslizó moribundo hasta e! suelo. Hegesias le llamó por su nombre. Trató de contestarle sonriendo y cerró los ojos. Pero pronto había da abrirlos nuevamente. Foidisa, que 3o había comprendido todo, se precipitó hacía su artista, se arrodilló, ¡e puso una mano sobre el corazón, que. palpitó en un supremo arranque, y ie besó á tiempo que él exhalaba el último suspiro Muchos lloraban. Hegesias enjugó sus ojos y d, jO contemplando á las dos Fo diss: -No hay que compadecer a 5 quz muere entre su? nsueño de gíoris y su ensueño de amor, realizados al nismo tiempo, ...se rrrcdií o, je LSO u i a rporo sobre FIN