Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 9 DE DICIEMBRE B E i 9 o5. PAG. 5. EDICIÓN i. a i -i. i. -i. i 1.1 v LA FIESTA DE LA CONCEPCIÓN EN MADRID LA MISA DE CAMPANA CELEBRADA EN EL PASEO DE MARÍA DELANTE DEL CUARTEL DEL MISMO MOMBRE LAS TROP. 5 S DE INFANTERÍA EN EL PASEO DE MARÍA CRISTINA DURANTE LA CONSAGRACIÓN DE LA MISA CELEBRADA AYER EL PRIMER COCIDO DEL ANO REPARTIDO AYER A LOS POBRES EN EL ASILO DE LAS LAVANDERAS, Y COSTEADO TODOS LOS AÑOS POR S. M. LA REINA DOÑA MARÍA CRISTINA LA CRUZ ROJA ENTRANDO EN LA IGLESIA DE LOS DOLORES EN LA CALLE DE MAGALLANES PARA OÍR LA MISA DÉ LA CONCEPCIÓN, SU PATRONA Fotografías Goíii gresamos, aunque lentamente. Una pa- enamorado de sus faldas. ¿Qué será risién ó una yanqui- -las dos mujeres más do llegue á verla? de calle del planeta- -se preocupan, antes En España, por el contrario, lo primeque todo, de ¡as faldas. En la rué Royal ro que miramos de una mujer es su cara. ó en Brooklyn Avenue, lo primero que Claro está que lo hacemos por instinto, nota usted es que se le va la vista al sue- por saber que lo mejor de una española lo. No hay tiempo de mirar las caras; es Ja cara- -los ojos, sobre todo. -Ellas apenas si á los cuerpos se les puede echar también lo saben, y de ahí que antes un vistazo; los ojos, atraídos, se deleitan que todo cuiden la cabeza. ¿No habéis gustosamente en aquel oleaje espléndido notado qué repeinaditas salen nuestras de telas y de encajes que se rebullen. Allí mujeres á la calle? Muchas llevan ¡os badel caso de Barbey d Aurevilly: Me he jos imposibles; algunas, chancletean como criadas; pero miradlas el peinado... La emperatriz Faustina que, según cuenta Tito Livio, destinaba al peinado siete horas, se quedaba muy atrás: los peluqueros franceses de la Regencia, subidos en escalerillas para rizar, tales como los pinta Gavarni, son tortas en comparación de lo que Pagés ó la Cristeta trabajan con sus parroquianas. Las parisienses y las yanquis comienzan su hermoseo por ¡os pies; las españolas, por la cabeza. ¿Quién tiene razón? Las parisienses y! as