Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A 2 JliEVES 7 m ninr. MrjRE pe PAG Fn. r- ON (nodes ííImo A- l o k v a n t j J o hcniísl MÍI- m i l i k r c n d a c n i r c uno y o t r o cd Jic ¡o! V Sin í n i b p r o el humo que ÍH C d í la d i i nicnj a d la fnju jón de loa pobres p r e gona, al elevarse al cielo, Ja caridad de h anguila dama IJÍ: p k n t a en los dcsgmf Jados. Una reina de íania vírEud como grandczu de fllma, dona M a i i j V i t r o r i a t ÍU ¿la fundadora del A i l t i y o l r j Soberana qüc ha dado prueba Jc fas más excelsas cunljdadcs, d o ñ j M a r í a le s o i l i c n i y protege. Cuando la SET USTS m ü J r e J c l Rey vea desde los bííconís de? u alcizar aí umbTcs nevadas del Guadairama, l a i o n l l a i desojadas d i r i o puede cxperimenlar gran coni uclo pensando en I ue, grada: ú cIJa, hay a t certa una c o I Cíiia donde se enciende el fuego para hs ccr b comiJa de l o i pobres, donde se d i r i á los mas desgraeíadoi esc puchcriro clii íco por el ue lanto se afanan n l o i Talleres y en las íjbrica en las obfos al nirc Jibre y en las minas, los i ue ganan para c i k s y suü familias el pan con e sudor d e su f r e n t e ¡B ndiloá mil veces Tos que en esFo? días lan trijJiís y ateridos qut; siguen á las crueles liebdas de la noche, en l o pobres y los atimenlan y los vísUííi t jMedJa vida es Ja candela! j p j n y vfno Is o t r J media! p dicen al lícgai c invierno los que puedan cneendcr hinibre en su ho ar y c u b r i r con abundancia jus mesja. Qirc, ai meno 3, el pan y el cocido no le IjlJe al p o b r e y que en esta época cji que loa periódicos damos tuenia di íos sun uoios l a n q u e u s que se cílebran en las mansiones de los r i c o í podamos decir íiue h- y líimbién comidas como las q u í se í i r v e n á los mcncsrcio ¿os por cuenra de S. M a R í i n a en d A s i l o de las L a vandera lijs AlAOKtLEríO E CAIP, C I L M O Stt. D JOSÉ MARÍA UAI VADDR T B A Ü R C U A N I E C V O OniüPO Dfi MAPF 1 JI -ALCAL F DJ I- r njuji EL PUCHERITO DE LOS POBRES r e s d c malsana, día de ía P u r í í j m a C o n cepción, comenzarán á r c p a r l i r en el A s i l o de las Lavanderas las raciones de cocido que S N la Reina coarcj para alimento de los pobres. ¡D i o se ü p a gue á la cariratlva Soberana! Si el hanib r c C 3 siempre crueí, lo es más en esto día ateridos del i n v i e r n o en que la he- Jada endurece el suelo y atiaviesa lo cuerpos d e los infelices desheredados d i Ja fortuna. U n caldo sustancioso y calfenie, los arbancos coloreados p o r l azafrjin y mezclados con el pedacifo de rocino y de e h o r i í o el pan blanco y t i e r n o es la vida para c os dcagraciadüs, sin a b r i g o sin hO; ar, sin famiHa, m ufra os de las grandes tormenias de la existencia, j E n cuánias casas p o b r f s ae quisiera ese cocido que las buenas hermanas deJ A í i l o preparan con íanio L a rniseria en M a d r j j es grande, y más lerrible aún que la que se exhibe por Jos calles y va sin rebozo á buscar la r a ción de l o í p o h r i la que se encierra en niuclios hopare? donde ni el jorna nic q u i n o ni el sueldo exiguo ba íjn paia atender á las neecíidudes de una f a m i lia numerosa en I J que hay ancianos que necesitan muchos cuidador y niños á los que es preciso alimentar sólidamente. Pero bueno es acudir i lo m i s urj- enfe, ú o que se ve, á lo L. ue pulula, ú fo que se rrii; jjará desde i m n u n J en ese iSir N. CAMF B LL- aANNI HAN, UtVLj PHÉülDtrtfTE DEL CONiEJO DE MJNJ mOS DB INGLATEPIiA