Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES 7 DE DICIEMBRE DE i9o5. PAG. 6. EDICIÓN COSAS A i paso que á nosotros se nos recomienda que procuremos europeizarnos lo más pronto posible, nótase en Europa una tendencia á desemopeizarse, y como según el padre Maestro Pero GruUo no hay un punto mejor para orientarse que el Oriente, por ahí toca. Por el Extremo Oriente, á despecho de quien diga que los extremos son viciosos: por Asia, aquella Asia adúltera en vicios sumergida, f i n niño de corta edad y corta estatura, que por lo exiguo de su figurilla era y es llamado Cañamón, ha resultado á última hora con las manos y las uñas más largas que todos los de su edad. El chico entraba en el teatro Cómico, por ser pariente de un empleado; pero no queriendo que nadie pudiera decir de él que era un metesillas, se dedicó á sacarlas. E! precoz tomador las tomaba bonitamente en el teatro y l s llevaba al Rastro. que dijo Herrera, no el caudillo de los estudiantes, sino el otro. Lo japonés priva, y no sólo el decorativo paiaveni y el polícromo jarrón y el abanico y el farolillo para las verbenas están de rigurosa moda, sino el boxeo para romper un brazo ó saltar un ojo al prójimo secundum arte. El jiu- jitsu, de que hablé á ustedes en secreto no ha muchos días, ha dejado de ser una enseñanza privada para convertirse en espectáculo público. Y tanto ha menuaeaao el trasiego, que, según un aspirante á autor de la cas? si le dejan al chico unos días más de llevar sillas al Rustro no queda ni rastro de las sillas. CAKLO- LUIS DE CUENCA Mas, yo úigo, mi papel es no guisar este cálao aunque vaya a h- rt irme di ¿I adonde diga h! Ilemldi ó Cavia, ó Caramanchel Yo por mi propn opim n mandaría, desde lioy sielc. que para hacer el Padrón fuera preciso el billete de haber visto tu función. O que de nombre cambiara el lugar donde tu vara marcó á la hipócrita gente, siendo el Teatro de Lara, Teatro de Benavente. En fin, lo único que sé, es que al mar ó al Cliimborazo, al banquete ó al cafe... en donde se dé un abrazo de adhesión, allí estaré. Luis DE TAPIA NOTA. Creo avisarán si lo que Cavia pregona se hace, y si señoras van... para ir con la Repelona (si es que tengo talismán) TRIBUNALES Ayer ocupó el banquillo en la Sección cuarta un señor cuya esposa otorgó una escri tura de préstamo por valor de 25.ooo pesetas, en la que por haber recibido en época anterior la mitad de esta suma no declaraba percibir más que) 3.5oo, se obligaba además dicha señora á devolver al prestamista las 25 ooo pesetas en el plazo de dos años, estipulándose un interés de 18 por 100 anual que podría elevarse, caso de demora, al 36 y pactando que si faltaba un solo trimestre en el pago se considerarían vencidos los dos años y podría reclamarse el capital y los intereses. Como garantía daba la deudora la casa número 84 de la calle de Hortaleza, valorada en 33o.75o pesetas, más los alquileres de la misma, y cuya finca, según certificación del Registro de la propiedad, estaba inscrita á su nombre por herencia de su padre y aparecía gravada con una hipoteca por 60.537,78 pesetas. Declaró la deudora en la escritura que la casa no tenía ningún otro gravamen- y que se comprometía á no gravarla nuevamente, garantizando el compromiso con una certificación mensual expedida por el Registro de la propiedad. Ahora bien: el esposo de la que otorgó la escritura no intervino en el asunto más que para conceder la licencia marital. ¿Qué responsabilidad le alcanza, pues, si al ir el acreedor á cobrarse de la finca por incumplimiento to del contrato, ésta tenía varias cargas anteriores y posteriores á la fecha en que se firmó el documento referido? El fiscal entendía que ninguna; y como la verdadera culpable del delito, si es que existía, ha fallecido y, por consecuencia, se ha extinguido la responsabilidad penal que pudiera alcanzarle, hízolo así constar el representante de la ley, pidiendo la absolución del acusado. El querellante particular sostuvo, sin embargo, en el juicio que ayer se celebró, la culpabilidad del procesado y solicitó un veredicto en tal sentido. Hecho el resumen por el distinguido é ilustrado presidente del Tribunal, Sr. Fernández Loaysa. los jueces populares emitieron un fallo d acuerdo con las pretensiones del defensor, Sr. Revira, que había pedido al Jurado un veredicto de inculpabilidad. UN PASANTE T O 1 MAU N D E L IG 1 NAR 1O GACETILLA RIMADA. JUEVES DE MODA VJH (JÍ- JACINTO BENAYENTE La exteriorización del jiu- jitsu es uno de los asuntos de mayor actualidad en la Europa japonizante, y los bulevares parisienses resuenan con el pregón de los cameíots que venden el método. Pero obras son amores, y á la teoría hay que unir la práctica, que es la que más convence, y en el hipódromo Bostock se ha efectuado un match entre japoneses auténticos á puñetazos y descoyuntamientos auténticos también. Pero no se crea que el espectáculo se presentó en toda su terrible crueldad, sino que teniendo muy en cuenta los sentimientos delicados del público culto se suprimieron dos golpes. ¡Estaba prohibido romper los dedos y saltar los ojos! Las Sociedades protectoras de los animales dudan, como es natural, de que estas luchas caigan bajo su esfera de acción, porque como se trata de personas... X C n una novillada que unos estudiantes cele J braban en la Plaza dj la Puerta de Hierro, recibió uno de ellos una cornada y la fiesta tuvo que suspenderse por el tamaño y condiciones del ganado. En la propia Corredera, bordando eses en la acera y con fantástico traje, me encontré ayer á Cabrera, tu gracioso personaje. Hacia él me fui de repente y con tono afectuosísimo, le dije risueñamente: ¡Qué tío, el excelentísimo Don Jacinto Benavente! -Sí, señor- -con voz cortada me respondió, oliendo á tinto; -y como beber me agrada, si á usted no le importa nada bebamos por don Jacinto. ¡Qué me ha de importar, si el pecho en mil entusiasmos arde! -le contesté satisfecho. -Hay que consumar el hecho. Andando, pá luego es tarde. -Y en una pastelería que há poco tomó en traspaso un jefe de minoría, con fraternal alegría levantamos nuestro vaso. Fue el brindis muy elocuente, y siendo con aguardiente, módico fue el estipendio; tuvimos, prudentemente, modestia en el vilipendio. Véase cómo no pueden hacerse las cosas á medias y cuánto tenemos los modernos que aprender de D. Tadeo Calomarde. Cuando éste cerró las Universidades, tuvo buen cuidado de abrir las escuelas de tauromaquia, cosa en que no hemos pensado ahora y ¡así nos va! En fiesta tan poco seca no hubo una dudosa mueca, ni perdió equilibrio el talle; mas, al salir á la calle noté un poco de jaqueca. Quizá el tributo, brillante no fue, ni proporcionado, pero hasta otro más flamante, eso llevo por delante, ¡qué me quiten lo bailado! Cabrera, que opinó así, cuando de él me despedí, me dijo además, que piensa hacer lo que haga la Prensa... ¡Lo mismo me pasa á mí! No sé lo que acordarán, ni sé si será tu anhelo y tus deseos serán sentarte entre Cotarelo y el señor Cometerán.