Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 7 DE DICIEMBRE DE i9o5. PAG. 4 EDICIÓN Nada mas. El señor general Luque se pone en pi; su busto va enfundado en correcta levita; sobre la negra mancha destaca la blancura nivea de la barba y de la cabeza; y con la mano siniestra, el ministro oprime unos guantes rojizos. El señor general Luque desea ser cortés con la Cámara. Antes de usar de la palabra- -dice él- -quiero saludar con todo respelo á la presidencia; después he de saludar también á los señores diputados, y por último quiero pedir á todos que seáis conmigo muy indulgentes. Yo- -añade el orador- -no estoy acostumbrado á estas lides. Y al decir esto, el señor general deja con cuidado los guantes sobre el pupitre. Voy á contestar concretamente á las preguntas del Sr. Mataix- -sigue diciendo el Sr. Luque; -yo amo la concisión y la precisión. Yo digo que de la publicación de ese proyecto no tiene la culpa mi distinguido amigo el Sr. Weyler; alguien ha cogido sin duda ese proyecto y lo ha lanzado á la publicidad. Aquí, como ve el lector, hemos tenido también y una vez más la culpa nosotros los pobres periodistas. Ese proyecta -añade el orador, y al decir esto se detiene un breve instante y titubea, en tanto que sus manos se mueven paralelas como devanando una madeja; ese proyecto... me parece... De nuevo torna á detenerse el Sr. Luque un tanto perplejo; el trance es verdaderamente arriesgado; todos estamos pendientes de sus palabras. M e parece- -continúa al fin ti orador- -que no está conforme con todos mis ideales. Respiramos un poco, (rYo- -añade ef Sr. Luque- -voy más allá... yo tengo un proyecto que va más allá... mucho más allá. Hemos mirado á los demás consejeros de la Corona: ¿el señor general Luque ha consultado ya con ellos este proyecto, cuando no tiene inconveniente en hablar de él á la Cámara? Y no digo más- -ha concluido el Sr. Luque; -creo que no he sido ni difuso ni largo. El segundo fue, dicho sea sin rodeos, desgraciado desde el principio al fin. Una artista de grata memoria puso en el famoso dúo una flor artificial, de mucho efecto, pero de trapo al fin, como es decir arrastrando y dando entonación desesperada á una frase que es tierna y sencilla. Este recuerdo de la inolvidable Pasqua, que después estuvo i ounto de dar un disgusto á la también inolvic ab y hermosa Leonardi, resurgió anoche, cua ido ya la romanza de Enzo, vulgarísima de puro conocida, tampoco había logrado conquistar al público, y cuando bajó el telón las intemperancias de la claque, queriendo romper el discreto silencio del auditorio, provocaron la tempestad, naturalmente, rlen las alturas, y hubo gritos, cachetes y guardias de Orden público que se llevaron á los provocadores del tumulto. Tras de la tempestad viene la calma, y anoche vino con alegría y con satisfacción general. Todo lo que de desgraciado tuvo el acto segundo, tuvieron de felices el tercero y el cuarto. El público aplaudió á la orquesta en los bailables y ovacionó merecidamente al maestro Vitale por su dirección acertadísima. Tuvo también palmas para la primera bailarina Enrica Yarosi, muy bella, muy distinguida y muy artista en su género, y al acabar el acto resonaron de nuevo nutridos aplausos, esta vez unánimes, para todos. Al acto cuarto tampoco hubo que pedirle nada. Amelia Pinto triunfó en toda la línea como cantante y como actriz. El antes implacable paraíso (y no ciertamente con ella) sintió entusiasmo y premió á la excelente soprano con bravos y aplausos, que fueron justo tributo á su labor. Annita Torretta, Blanchart y Bassi fueron también aplaudidos y llamados al palco escénico, donde se dice que juraron que en la Gioconda de esta noche el acto segundo será el mejor. -C. cuatro hombres muertos, dispuso e! mimsi- o que el ingeniero Jefe de la división saliera anoche para el lugar del suceso, á fin de inspeccionar las obras por si ha lugar a exigir esponsabilidades. X TVJo hay tranvía. El barón de Hortega, que había solicitado la concesión de un tranvía electucoque hiciera el recorrido desde la plaza de Legamtos hasta el puente de San Fernando, ha desistido de su petición. X p j l canal del Ebro. El diputado Sr. Zulueta visitó ayer al ministro de Fomento con el fin de interesarle en las obras del canal del Ebro. X j 1 túnel de Frieira. En el ministerio de Fomento se negó ayer exactitud á las noticias dada, s por el Diario de Pontevedra acerca del estado del túnel de Frieira, en la línea del Noroeste. El ingeniero, jefe ha visitado hace pocos días dicho túnel, y las obras que en él se hacen son las necesarias y se llevan á cabo con todos los requisitos y todas las precauciones que se exigen en estos casos. 1 A CUESTIÓN RELIGIOSA EN FRANCIA POR TELÉGRAFO Está muy bien. El Sr. Mataix protesta á con- inuación de que se haya querido echar el mohuelo- -perdónenos el lector este modismo- -A demás del nombramiento del duque de Bii los periodistas, y manifiesta que á él le cons- vona para gobernador civil de Barcelona, a que el proyecto publicado por La Correspon- que es cosa hecha y hoy será oficial, se daba dencia es auténtico. Y como el Sr. Armiñán es esta madrugada como seguros los del Sr. Riun buen amigo del Sr. Weyler, el Sr, Armi- vas (D. Natalio) para la subsecretaría de la ñán se ha levantado á defender al Sr. Weyler. Presidencia y de D Valentín Gayarre, para la El Sr. Weyler- -ha dicho el distinguido di- Dirección general de Comunicaciones. putado- -ha tenido perfecto derecho para publicar ese proyecto; el Sr. Weyler es una personalidad ilustre y un soldado disciplinado y bizarro. El Sr. Mataix ha manifestado que sus propósitos no eran ofender al Sr. Weyler, Conversión de la princesa de Battenberg. sino hacer constar un hecho; ha pronunciado Londres, é, 10 n. La Prensa publica un también unas palabras conciliadoras, patrióticas, el señor presidente del Consejo, y se ha despacho de Roma, en el que se dice que el duque de Norfolk ha celebrado una entrevista dado por concluso el incidente. con el Papa, referente al cambio de religión de Añadiremos para descanso de los historia- la princesa de Battenberg, dores futuros, que al comienzo de la sesión el Su Santidad desea que dicho acto se verifiSr. Soriano hizo constar que el imperio del que antes de los esponsales y en ello consiente Sr. Weyler había durado lo que duran las ro- la Corte inglesa, á condición de que la ceresas: el espacio de una mañana Esto es lo monia sea lo más sencilla posible. que el poeta Malherb e escribía á su amigo Du Perrier consolándole de la muerte de su hija. Y añadía: Querer lo que Dios quiere, es NOTICIAS la única ciencia que nos proporciona el reposo No se lamente el señor general Weyler de 1 os fabricantes de aguardientes. su derrumbamiento; la sabia resignación- -ya Se ha resuelto por el Ministerio una lo dice bellamente el poeta- -es el mejor par- consulta de la Cámara de Comercio de Huelva tido. en el sentido de que los fabricantes de aguarAZOR 1 N dientes puedan ser admitidos como socios en las Cámaras de Comercio, pues como industriales y comerciantes tributan al Estado. X 1 4 undimiento de un túnel. En el ministerio de Fomento se recibió uando entramos en la sala el público aplau- ayer un telegrama que confirma el hundimiento día á Blanchart, que haciendo de Bárnaba de un túnel en la línea del ferrocarril en consacababa de cantar, por lo visto bien, y se dis- trucción del Muse) noticia que con toda clase; ponía á realizar su feroz venganza. El acto ter- de detalles publicó A B C rrinó felizmente. -Como de este hundimiento han resultado ALTOS CARGOS París, 6, 8 n. Se ha reanudado la discusión del proyecto de ley de separación de las Iglesias y el Estado. M r Denoix pidió que se retirase la urgencia que ha sido declarada al empezar el debate sobre dicho proyecto. Habló después M r Meline, y al subir á la tribuna el senador Marcare, los individuos de la izquierda abandonaron el salón de sesiones. Los de la derecha protestaron y pidieron la supensión déla sesión. La ley de separación quedó aprobada por 191 votos contra 101. LO DE MACEDON 1 A POR TFJ EGRAPO LA BODA DEL REY T urquía y las Potencias. Constantmopla, 6, 8 n. Parte de la es cuadra internacional ha operado un desembarco en la isla de Tinos. En vista del poco éxito obtenido por su primera nota, el Gobierno de Turquía piensa dirigir otra segunda nota á las Potencias. UNA MALA SEMANA T esde la fuga de D. Estanislao Figueras, presidente de la República, no se había visto acto igual al del señor Montero Ríos, presidente del Consejo de ministros. Nada ni nadie le pedía su dimisión: ni las Cortes, ni la Corona, ni las circunstancias, ni las dificultades, ni los errores, ni aun la dignidad personal. Al contrario, ésta le exigía ahora que permaneciera en el Poder dando cara a los sucesos y cumplimiento á las obligaciones contraídas. Porque la política no es profesión de miedosos, y su ejercicio sí es por un lado bien propio, es también sacrificio por el bien común. Débense, pues, pagar los goces con las tribulaciones. Y el expresidente del Consejo no ha querido desempeñar más que la mitad, la mitad grata, de su papel. Este pecado DE FOMENTO LAS NOCHES DEL REAL