Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 2 DE DICIEMBRE DE 1905. PAG. 4. EDICIÓN 1. de la crisis ha llegado ya; los momentos van transcurriendo; son las tres y media; el pasillo central de la Cámara se halla atestado de diputados y curiosos. Y comienzan á sonar los timbres llamando á la sesión. La sesión va á ser muy breve, es decir, no va á haber sesión. Las tribunas están llenas de espectadores; bellas damas ocupan los antepechos; el señor conde de la Bobadilia se encarama en su elevado sitial. Y cuando dos señóres diputados retardatarios juran su cargo, un señor secretario de la Cámara comienza á leer en voz baja un documento. Resuenan unos ruidosos siseos en el salón. ¡No se oye! grita una voz. Entonces el secretario lee con más fuerza y oímos que dice: pasará á la Comisión de presupuestos. Un ¡ahí formidable, clamoroso expresa nuestra desilusión. No, no es esto todavía lo que esperábamos. Los murmullos y las charlas comienzan otra vez. Pero el señor conde de la Bobadilla agita de pronto el esquilón presidencial, y grita: ¡Se va á dar cuenta de la comunicación del Gobierno! El Sr. Soriano grita también: ¡Ahora viene lo gordo! Y todos callamos súbitamente. Y se lee el despacho en que el Gobierno participa su fracaso á las Cortes. ¡Que no nos molesten más! torna á gritar el Sr. Soriano cuando la lectura termina. ¡Que se vayan para siempre! vocea también el Sr. Nougués. Y todos desfilamos risueños y ligeros. AZORIN Natividad, abandonada niña, recogida entre los restos de un naufragio, es educada por las señoras de una benéfica Asociación, que poco á poco van matando en ella sus naturales inclinaciones por Jesús, otra víctima como ella de. la misma catástrofe. Unidos por una común desgracia, por idéntica milagrosa salvación, los niños crecen, tocan la juventud amándose, siempre amándose. Rero Jesús no es todo lo dócil y obediente que quisieran los directores del Asilo; tiene un espíritu aventurero, es de audacia simpática, y, naturalmente, lejos de moderar sus pensamientos, de corregirle, le abandonan á su suerte por díscolo. Las almas buenas deciden casar á Natividad con un advenedizo, ppxqüe es lo que se llama un buen mucKacho, prudente, humilde. Pero Natividad conoce que su vida es Jesús y á él va, mejor dicho, á él vuelve con todo el ímpetu de la pasión que despierta, y gracias al concurso de D. HeHodoro, un hombre de franco pensar, de amplio espíritu, que truena á todas horas contra la gazmoñería imperante. Paralela á esta acción asistimos al sacrificio de una joven hermosa y discreta, al entierroi de una juverv d con todas las flores de su primavera Teresa, sin conocer el amor, por influencia de las buenas almas también, contrae matrimonio con el viejo marqués de Santo Toribio, egoísta, socarrón é hipócrita- de gran espectáculo. Teresa, aunque tarde, conoce que la que no tuvo recuerdos, mal puede tener esperanzas, y ya que en ¡a vida no podrá ser dichosa, ni feliz, protege con juvenil simpatía, con la poderosa colaboración de D Heliodoro, la fuga de Natividad y Jesús. Cuando con espanto llega la noticia á conocimiento de las señoras de la Asociación, éstas se duelen de la ingratitud de Natividad. Y Benavente, por boca de D. Heliodoro, contesta con firme arrogancia: Vosotras la habéis dado el alimento, la habéis educado; pero nosotros les dimos algo que vale más que todo eso: ¡El amor y la libertad! Y así termina esta briosa comedia, que, como digo antes, es el éxito más formidable que he conocido hace mucho tiempo. Dos palabras para la interpretación, que no tengo espacio para más. -Simó Raso, en un tipo episódico, el obrero Cabrera, admirable, así como suena, admirable, un prodigio de naturalidad. Aplausos hubo para todos, pero especialmente para el actor citado, Conchita Ruiz, Clotilde Domus, la Srta. Belirán, Pepe Calle, y Rubio (en representación de Benavente, que conste) Nuestras ilustres amigas Valverde, Rodríguez, Alba, y los jóvenes Barraycoa, La Riva y Zorrilla también merecen nuestra aprobación. Y ahora vayan ustedes formando cola en la taquilla de Lara, si quieren ver los malhechores del bien. FLOR 1 DOR X C N LA PRINCESA. Con la Comedia en cuatro actos de Alfred Capus T oire Jennesse, hizo anoche su presentación María Leconte, artista distinguidísima que se hizo aplaudir por su donaire y exquisita naturalidad. La obra de Capus agradó sin llegar á producir gran entusiasmo, pues la acción, que despierta á ratos interés, languidece en otros momentos. Con María Leconte compartieron los aplausos del selecto público que llenaba el teatro de la Princesa la gentil y bella Cora Laparcerie y M r De Feraudy, que encarnan á perfección las dos principales figuras de la comedia. Los demás artistas no descompusieron el conjunto y, aunque muy distanciados de aquéllos, contribuyeron cada uno, en la medida de sus escasas f ¿zvzú á que la representación de l otre Jeunesse no desmereciera de la que obtuvo la elegida por la compañía francesa para su debut. María Leconte, Cora Laparcerie y De Feraudy tuvieron que presentare en el pako escénico al final de todos los actos y repetidas veces al terminar la representación de la comedia. El teatro, brillantísimo, á pesar de que en Lara se ofrecía el estreno de una obra de Be naveníe y de ser viernes de moda en el Español. -77 L POR TELÉGRAFO 1, 5 t Ha empezado la vista Je un proceso ruidoso seguido en el pueblo de Torrubia del Campo. El hecho ocurrió en Noviembre de 1903 y de él resultaron muerto un sereno y gravemente herido un guardia municipal. El suceso parece que estaba relacionado con unas elecciones. Los procesados son nueve y los testigos que han de declarar en la vista pasan de sesenta. El juicio durará varios días. La expect? xióit es muy grande en el público. -Mño. -X LOS p N LARA. Los malhechores del bien, co media en dos actos, original de D. Jacinto Benavente. Escribo estas cuartillas bajo la impresión, aún caliente, del estreno de esta maravillosa comedia. Hace mucho tiempo que no registran las crónicas teatrales un éxito tan magno, tan estupendo, tan colosal, y perdonen ustedes que abuse de los adjetivos, que no expresan sino lo determinante de mi admiración. El público, electrizado por el ingenio de Benavente, le aclamó varias veces durante el transcurso de la comedia, que mal se avenía á su impaciencia esperar al final de los actos, en los que se reprodujeron las estruendosas y entusiastas manifestaciones. Y la figura menuda y rabelesiana de Benavente aparecía en escena tranquila é inmutable. Todos los elementos, todos los recursos que los autores buscan para el aderezo de sus comedias, los vierte á manos generosas Benavente en Los malhechores del bien. Benavente en esía obra es sociólogo, poeta de inagotables delicadezas, filósofo, romántico, satírico de mordacidad candente, lo es todo, y lo que vale más, es un arrogante espíritu revolucionario y demoiedor de cuanto es Hipócrita, de cuanto es farsante, de cuanto pudre y envenena el ambiente social. Los malhechores del bien es una fulminante sátira y una viviente advertencia contra esa caridad á la moda, que amparándose en una idea grande y generosa, organiza y concierta matrimonios entre gente humilde, sin tomar para nada en cuenta la inclinación ni el latir unísono de los corazones; reparte limosnas, atendiendo más á ios hábitos hipócritas exteriores de los que la demandan, que á las vergonzantes y ocultas necesidades de quien no finge ni se presta á la aparente conquista; protege determinados Círculos donde se organizan orfeones, y, en fin, á pretexto de mejorar las almas, las inquietan y las perturban en su sosiego. Y Benavente, en el desarrollo de la obra, muestra cuan grandes son los errores de los que así pretenden redimir las almas torciendo los primeros, los nativos inmihos del corazón v sus afinidades. A vila, 1. 7 t. Ha comenzado hoy la vista del proceso instruido con motivo del crimen de Gilbuena. Componen el Tribuna! de derecho los seño- res de Lecea, Martínez y Baudín; representa á la acusación pública el teniente. fiscal Sr. Pérez, y sostiene la acusación privada el Sr. Menéndez Pallares. Los defensores son ¡os señores Amat, Soriano é Iparraguirre. Hay citados más de cien testígos. La vista se ha señalado para. oncí días. El hecho de autos es como sigue: En la noche de 14 de Febrero de ¡904 los procesados Clemente Gómez, Cirilo Moreno, Juan Bláz quez y Federico Rivero apostáronse en las in mediaciones de la casaf de Carlos García San chez, y en el momento en que éste abría ¡3 puerta le dispararon varios tiros, matándole La víctima y sus agresores estaban enemistados por cuestiones políticas. t íTi procesado Rivero se fugó de la caree! de esta ciudad y fuéadeclarado en rebeldía. En las declaraciones que hoy han prestado los procesados niegan toda participación en el crimen, y acusan como único autor al fugado, que, por su parte, se declaró culpable en el juicio anterior, que tuvo que ser suspendido E! fiscal, que califica el hecho de asesinato. pide que se imponga á los cuatro procesado! otras tantas penas de muerte. 7 Aa oral. CULTOS. Santos de hoy: Santa Bibiana, vir gen y mártir; santos Severo y Ponciano, mártires santa Elisa, virgen, y santa Aurelia, mártir. La Misa y Oficio divino son de Santa Bibiana Se gana el Jubileo de las Cuarenta Horas en laá Comendadoras de Santiago. Visita de la Corte de María: Nuestra Señora o V las Maravillas, en su iglesia; de la Providencia, e ¿Jesús, ó del Auxilio, en San Lorenzo. TIEMPO. Probable: despejado. Eí día dura ocho horas y cuarenta y seis mi ñutos, y disminuye á diario más de dos minutos hasta el 27 de Diciembre. Otoño hasta el 22 de Diciembre, en que comíen za el invierno. ESTRENOS. En Price, la planchadora. LA TEMPERATURA DE AYER E N GRADOS CENTÍGRADOS PROVINCIAS MAX. MÍN. PROVINCIAS MAX. MÍN. Alicante... 0 0 O oo,o Barcelona... 1 1 1 8,3 8,3 7,4 Bilbao 3,5 3,4 H u e v a 12,7 3 1 3 3,o n, 6 Coruña Oviedo... 1 1 1 9, 2 Madrid 6,6 5,8 Málaga. 16,0 12,1 San Sebastián. 0,0 o,o Seviiis. 12,0 11,0 Valencia. io,8 8,6