Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A C ViERNES i. P E DICIEMBRE DE igoS. PAG. 5. EDICIÓN CRÓNICA DE BERLÍN Berlín, 7 j T ofimbrC tgoS. p R O C E S O R U J- N o 0 (h j b l a r f i hoy del DOSO cscdndalo d e l día tii n o furra porque f procedo que acaba de verte í i i É primeria Cánura crjmínal dt Berlín encierra en f j KinlomfLí e i r a c i e r i í l k a s de CECA ¿ociedad d a y una m o r l á Ja p j r qi; e bsludoble, c o n s o l i d a n para n o i o l r O i los latinos. V e j n i c aTiOi hace que vivo en AT niinT 3, y oy el p r i m e r o en p r o c l n i r n í con p r o f u n d a c o n ¡eeí 6 n loda o bueno que hay en ea (c pai d i g n o de í t r a p r í n d í do y d i g n o de i r imitado; organización incompaTablif, d i a c plJn adelantos c l í n líñcoc c Jndcj trialcL instruccii n p ü b J f r a Tcipclo i l i i l e y clcítcra. E m p e r o t i e n e que noTar el observador una coía ini y h u m i n s ii c quiere, pero n ú mcnoa r n urabTf, y e que dc Byo Jcñ (f ha apoderado de aií u c b l o una ¡grande arrogancia, barada f r i u n CípiriTU exagerad o. Q u e ocurra cual q u i c r coifl e x r c a o r d i njirja en cualquier parte del m u n d o no quie r o ctpecifiear, u í n r n J junf cdioia: el buen alemán en ¡leguid? cud a m a mSo clwai ann híi uní Tiiíhi f aiiTen. b Uso n o p o d n A 9 U fermedades, aiín Inü mád incicr blea, de cerca ó de k f o k f i t i i ciñiera ó cnllo Y? qu no eatín de miis un anccdola y un H j c e meiet se p r o c e i ó a un curandero, y entre fon c j r g o i que ce le hadan sf halLpbi ti de haber firmado recetas f i n el t i t u l o c o r r e s pondiente de medico. T o d o s lo (esfuerzoí de ílt ahogado p a r j conseguir su j b i o l u f i ó n parccJ n ya inúillei cuando el cur 3 nd, ro, v i d n d o j pi rdído, l o i i c i l ó d e l T r i b u n a l w i ó n s e c r c i j por rencr que h i c c r vn comunicación i m p o r U n l e p j í a su crecicndHi y creciendo... y crecjcndo i ¡n Í. 6, tarJH pori ueal pobre H o r m se ¡e h í n olvidado! JV enai, de h vÍ 2 Jac j, que sigjfi r c j m d o y rezando. fQuii cronista latí peíado! el lector; ¿dónde e ti el c i e i n d i l o? Allá v a m o í Co 111 4 ba i- cv, nl y nueve anos el conacjero real E. de Zirnmetniann cuando ÍC c j t con RoSP Schiienmnn, cuarenta años mi- 0 ven que f d i v o r e j i d a de su primer marido y célebre en Cita eapir l por u ecpLérdjda h í t m o i u r a M u y amigo, Ó mejor dicho, miRO muy j n timo del matrimonio, era el entonces JUCÍ de lo Tnburialcs de iin corre S r E h m t e boy m a g l í t r i d o de Audiencia. Y tan amigo e n que íué el qujcn redactó e contrato malrimonialfpor el cual se reconocía i J novia una Forlum pe n o n al con si d e r j b l c. Mar, l a r d e y en v i r t u d de ena confianza tJn citvecha, el m i t i d o le nombró albacea tettamenlario- L o natural, lo inevitable sueedjó e i d e i i r que al consejero le llegó la hora de derLpedirse para el otro mundo, pero no ante de haber teaiado eri f j v o r de j u ecpoi j, dejándole catorce m i llones, á pesar de k s acu fclonc) que eonTra ella elevaba ef on igo de la easi, el LECZ ceder qui- Y C n ei uter ver H el desprecio con que lo diccnl- -Señores, m c n o í jaclJnda- -he di ho, p r o t e s t a n d o afemprc, -que en l o d i í pkirle cuecen habúg! Y c j i i iiJemprc, pasando el tiempo, l o t aconiecJmienTo me han dado la T: xzon. Cuando g -ma nación á e tar í tsl punto engreída de 9 Í miams, c o m l í l u y e esa l o b e i b i a u n peligro inmincniepara U m j í tí t nación. LA H M l N f W T f i Pero p j s e m o t adelante, y al C 1IO. Parece mentira que en el pain donde mJi d e i artolEadi titi la instrucción popular, c cupundo e primar puesto en l i t eMjdíctieas europ e a! donde h j n reinado ginJGí universales como lor, Goethe, MufnbDÍdf, M o m ñ c n K a n n i y D a r w i n en el paít de IUL. ciencij y dr I filoiofÍA por excclerieijp p u e d j cnec tal Inllujo VJ charT tanena de l o í Humado hipnotiíadorcii, inagneti pL ore triH. i frroi, H: IC. A tai p u n i ó que el misnto Emperador, en vli Ea Jel Increment o que Iba tomando la superariciói! en todak I J clatef de esta saciedad, tuyo oye intervenir dictando tíverfs ¡m s niedida part ¡cularm ¿n (C contra Una eceta, los ChrisUan SíÜi l. venido de loa E Tsdoi Unldca, y que con sorprendente se habisn extendido p a r toda A l e mania. A í c g u r a b a n uí údepio qu? por h fucTCJ de la oraeión curaban eu; ile qujera en- Ebnike, que p r i l c n d i í qu un tal Re cher, liipnotizador d p r o fesión y gallardo Joven, olía v i j j M r á U sei ors muy á menudo en aLd cncja de íu mar i d o aunque í i n d u da para sesioiics d m- ignetiimo y o t r a s cicneiars ocultan. Rcicher vivía en una hab i t a c i ó f i lujoíamentc amueblada y recibía nunteropísima t l i c n t c B. de mujeres casadas y olleras, á js eualcí hipnotizaba de t i l nkodo, que llegaban i ser í n t r c sus manos i n i trunientos inconscientes. ACTRIZ DE LA C O H S D l A f P A- C E B MARÍA Pero hagamos fi en c b i e q u i o de 1 b r e vedad. T: il fnr 1 H- n miiihaH que surgió en iré l o t buenos amigos de ntes, es decir, entre el señor Ehmfcc y la viuda, que se vjeron pT- ecisiáai i CLidir i l o Tribunalcn para ventilar su discordij. LÉCOf- Tr, Y tesliguL. vi íien y reitjgos van; y lo que dicen, pone los piloa de punta. ¡T l i e m i corrLí ei velo sobre t u f z a u f l u j t í l R í s u l t j d o se probó que) J mayoría de los lc E fueron sobornador po la señera de Z i m m c r m a n n A l g u n o por J minera f- uma de cien marcos; otr p o r u n e o r i e devci íído; otra, por una blu a de eda: liubijii jurado en f f oY Jj v i u j i impresionable y nullonariar p r culpa de odo si i pecados hubiera ido ü dar con i u h o n i l o cuerpo en píCíídío, i no ser porqiJi: upo ponerse i tiempo un zsU AcompiMuda de su magnctií dor e h lb Sz (ll i dp cvacuír la S j l a de 5 udi iLi: iü, A Í cerraron I Í S p u e t t J i y entorcea, sacando u n p pel d J b o l í i l l o d i j o Hc aquí m ¡t i l u l o de médieo, con todoi; loa requiíitov de la ley; p f r o por D i o s que no ic sepa, porqcic me quedo m clJcnEei -b y vaA os al cuento. E l i c i d o r H o r m era cojo, p o r lo que estaba Inconsolable. U i u v c i ae! L: prei eriió una viejecErj que le dijo que p o r medio de sua orseJoncs le h ria crecer 1 picriía. E l ¡ínadoc H o r n i i pagó do th. i! frf yb vicjecita ie íué d su caía j r e r r y rezar. Y comenzó á crecer la pierna dcf senador, a crecer y crecer. A los poeofl d i a l In pier corta e h s b j i eoiLkfLljdü en la m i l ü l a r x -y siempre í r u i r i