Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEYES 3o DE NOVIEMBRE DE i 9 o5. PAG, n EDICIÓN 3. a A la viuda doña Teresa Tallen de Cabarrús y demás familia, damos nuestro pésame. Ha llegado de Sevilla nuestro querido amigo D. Cayetano Luca de Tena. El motivo de su viaje ha sido un infundado rumor que circuló en la capital de Andalucía, respecto de! estado de salud de su hermano, nuestro querido director. Dicese que la dote que aportará al matrimonio la prometida del duque de Alba asciende á treinta millones de francos. Hoy regresará de su palacio de Meirás á esta corte la condesa de Pardo- Bazán, con su hija la ¡lustre escritora y sus nietas las señoritas ie Quiroga. Se han trasladado de Sevilla á La Campana los marqueses del Nervión. En Saulúcar de Barrameda ha fallecido el 24 del corriente la señora, doña Dolores de Palacio, viuda de Manjón, hermana del conde de Berlanga y condesa de Romrée y hermana política del marqués de Méritos y de la marquesa del valle de la Reina. La boda de la condesa de la Puebla de Montalbán con el primogénito de los marqueses de Torre- Milanos se verificará en Enero próximo. Entre las alhajas que ha dejado la señora marquesa de Villamejor figura un collar de cuarenta hermosísimas perlas, por el que la noble dama dio no hace mucho dos millones, y que se puso sólo una vez para ir á Palacio. Tenía en sus salones, entre otras obras de arte, el cuadro de Sorolla Cosiendo la veía, la estatua de Velázquez, por Benlliure; algunos Goya y varios tapices. Como no ha dejado testamento, se abrirá en breve el abintestato. En los escaños y tribunas menos animación que en la sesión última. Usa de la palabra el Sr. MARTÍNEZ ROSJCH para recomendar al ministro de Hacienda la pronta presentación de la ley de alcoholes. El PRESIDENTE promete poner en conocimiento del Sr. Echegaray el ruego del Sr- Rosich. ORDEN DEL DÍA L DISCURSO DEL KAISER Y LA PRENSA INGLESA POR TELÉGRAFO Londres, 3o, 9 m. El discurso de apertura del Reíchstag pronunciado por el Kaiser, ha producido escasa impresión en la Prensa europea. La mayor parte de los grandes periódicos ni siquiera lo mencionan en sus artículos editoriales. La opinión general en los centros oficiales políticos la refleja hoy perfectamente The Times: El emperador Guillermo necesita dinero para su nuevo proyecto de ley sobre la Marina, y aunque el proyecto es popular, no lo son en cambio los grandes impuestos cuya creación acarrea. Esa es la significación de las tristes lamentaciones del Kaiser sobre la perfidia de las naciones que tratan de aislar á Alemania para dificultar su progreso. ¡Interpretadas así, no deben agitar los nervios de nadie, ni aun de los más tímidos y encogidos. The Evening y The Standard aceptan esta interpretación del discurso ímperia! The Globe dice que si el Emperador cree que en algunas naciones se desconfía de él, debe buscar la causa de tal desconfianza en los procedimientos diplomáticos que viene empleando. SES 1 Ó DEL DÍA 9 I E NOVIEMBRE DE IO.o5 ábrese la sesión á las cinco menos cuarto, bajo la presidencia de! Sr. Salvador. Se lee y aprueba el acta de Ja anterior. Son proclamados senadores el marqués de Bertemartí y el obispo de Lugo. Puesto á discusión el dictamen de la Comisión sobre uso de autorización al Gobierno para la formación del plan de ferrocarriles secundarios, es aprobado y queda sobre la Mesa para votación definitiva. Es tomada en consideración la proposición de los Sres. Herrero y Gastón pidiendo prórroga de plazo para la construcción del ferrocarril de Castejón al límite de las provincias de Navarra y Logroño, así como el de Totana á Mazarrón. Igualmente sucede con la proposición referente al ferrocarril de Calamocha ai Río Grande. Se suspende la sesión á las cinco menos cinco minutos. El Senado esperará, para reanudar la sesión, á que llegue del Congreso el proyecto de suspensión de garantías en Barcelona. Se reanuda la sesión á las nueve y treinta y cinco minutos. El secretario Sr. RODA lee la comunicación del Congreso remitiendo el proyecto de ley para la inspección temporal de las garantías constitucionales en Barcelona, La Cámara acuerda la urgencia y pasa á reunirse inmediatamente en secciones para el nombramiendeías Comisiones. Momentos después, á las diez menos cinco, sigue la sesión. El presidente lee los nombres de las Comisiones nombradas, de las que ha sido elegido presidente el marqués de Guadalerzas y secretario el Sr. Roda. Axordada la discusión inmediata sobre la totalidad pide la palabra en contra el Sr. MONEGAL. Como hijo de Barcelona, dice, y como buen catalán, comprendo que se nos infiere una ofensa gravísima no sólo por la presentación de ese proyecto si no por haber tenido. el disgusto de oir en las Cámaras que á loS ¡éáta! an éS! s i ños considera como separatistas. (Los senadores hacen signos negativos. El Sr. MONTERO RÍOS dice que el pueblo catalán es leal, de corazón español, que se considera como parte de nuestra querida Patria. Añade que el proyecto de ley no va contra el noble pueblo catalán, va contra los malos catalanes erue son escasísimos en número; á los buenos catalanes cree que no se les ofende con este proyecto; estos comprenden que es tan necesario como oportuno. El Sr. LABRA recuerda que prometió su unión con este Gobierno en cuanto se tratara de la seguridad del orden y del porvenir de la Patria. No se opondrá a! proyecto, pero guardando relación con la actitud de la otra Cámara, la minoría que representa en el Senado se abstiene. Tacha el proyecto de excesivo y de peligroso. Cree que bastaba con los recursos ordinarios de la ley para hacer frente á los desórdenes que pudieran ocurrir. ¿Es que con la suspensión de garantías piensa el Gobierno, dice, resolver el grave problema del catalanismo? Este no se resuelve por estos medios, sino por los grandes medios que dan la libertad y la amplitud de criterio político. Insiste en recomendar una gran prudencia en el uso de esta suspensión y que dure lo menos posible. España debe tener toda su fifferza y gozar de toda su normalidad cuando va á presentarse como Potencia en la conferencia de Aigecíras. Se muestra conforme con las frases de! Sr. Montero Ríos; no cree que pueda confundirse una parte pequeña de Cataluña con toda Cataluña. Opina que ¡a doctrina catalanista, según el programa de Manresa, es un retroceso; pero que en aquel país hay un anhelo de mayor amplitud como lo hay en toda España y en toda Europa. Y termina diciendo que así como Cataluña no tendrá vida propia sino bajo ia bandera española, así España deberá mirarla como una de sus provincias m ¿s prósperas y más grandes. 1 Sr. ALLENDE SALAZAR dice que la minoría que representa no considera llegado el momento oportuno para discutir las grandes cuestiones actuales, lo hará serenamente. Encuentra inadecuada y contraproducente Ja suspensión de garantías, porque representa un retraso lo que el Gobierno ha creído de buena fe que necesita en estos momentos para gobernar en Barcelona. Añade que aun cuando fuese precipitada y violenta la medida no harían oposición; es más, sí fuese necesario número para tomar acuerdo ofrecerían su concurso. Pero esperamos, dice, que renazca el sosiego para discutir con calma y con tranquilidad los actos del Gobierno liberal. El Sr. MONTERO RÍOS dice que como el que más siente el Gobierno tener que usar de ese recurso de la suspensión de las garantías constitucionales, pues no tiene sentimiento de odio ni de persecución contra nadie. Pero hay un deber sagrado que cumplir: el de mirar por la unidad y por la honra de la Patria. El Gobierno pone á salvo un deber sagrado: evitar la perturbación del orden público. Sigue diciendo que el Gobierno no traía de resolver el problema regionalista, sino esos peligros pasajeros, esas colisiones que pueden ocunír. El Gobierno ha de emplear toda la moderación compatible con la libertad en los momentos presentes, como siempre que ha hecho uso de esa misma suspensión. Siempre se ha inspirado en su amor á la libertad. ¿No son bastante garantías las conquistas realizadas por los hombres de este partido en el tí rreno de la libertad? En esto se ha de inspirar ahora para evitar el desbordamiento de las pasiones y que sean coartados el bienestar y la libertad del pueblo catalán. Hace después un entusiástico elogio de Cataluña, y dice: El pueblo catalán no sólo es mi puebno fiel, noble y digno, sino un timbre de gloria para ¡a nación española. Pero allí, como en cualquiera otra parte de España, puede haber excepciones odiosas que es preciso contener en beneficio de ios Roblas, de los buenos, en beneficio de toda Cataluña. E 1 Gobierno jamas atentará á- la libertad de los buenos y de los fieles; el Gobierno at decir (Viva España! dice ¡viva Cataluñal Prosigue afirmando que los artículos que que- dan en suspenso ahora son los mismos que se suspendieron en otras ocasiones mucho menos graves que en la actualidad, como que en algunos sólo fue por dificultades de huelga. Dice que ahora no se discute la cuestión catalanista, de la cual y de todas cuantas afectan á Cataluña tratará el Gobierno con preferencia, si cabe; pero que para llegar á esto es necesario el orden mis irreprochable. Insiste en que el proyecto de ley no ha de ser empleado abusivamente, sino que ha de representar el mantenimiento de la libertad y del derecho de todos. Rectifica el Sr. LABRA, se aprueba la totalidad, así como el articulado, y, sucesivamente acordada la urgencia, se vota y se aprueba en definitiva. A la diez y media termina la sesión tantas veces suspendida. FINAL DE LA SESIÓN DEL DÍA 2 C) DE NOVIEMBRE Condena el Sr. Pl yARSUAGA el acto cometido por los militares y lo califica de abusivo. Lo médicos, los abogados y elementos pertenecientes á todas las clases sociales, añade, han sido también objeto de insultos, y nunca h n recurrido á semejantes extremos ni han roto máquinas. El general SLEAREZ INCLAN, muy indigna- do No necesitamos recibir lecciones de nadie. Pido la palabra. El Sr. GALARZA: Pido la palabra. El Sr. Pl Y ARSUAGA dice que se han alterado bastante los sucesos. Se manifiesta opuesto á la ley de suspensión Le contesta el Sr. PU 1 GCERVER. Defiende la conveniencia de la suspensión de garantías en Barcelora. Dice que el separatismo ha llegado á tal recru- decimiento, que es preciso atajarlo. El Sr. NOUGUES: Eso no es cierto. Insiste el Sr. PUIGCERVER en sus apreciaciones.