Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HBC. J. UEVES 3O DE NOVIEMBRE DE I 9 Q 5 PAG. 4. EDICIÓN i. Sr. Orossen, de Madrid, con arreglo á? o figurines de la época; el que viste en los doi primeros cuadros es tan rico como de buet gusto. El maestro Bretón ha escogido un elegante minué, de los más característicos del siglo xv, que bailan María Guerrero, Fernando Díaz Mendoza, Nieves Suárez y Santiago, que hace un viejo y enamorado marqués, tan cuidadosamente vestido y pensado á la moda de los jóvenes de la época de Luis XIV, que parece una admirable reproducción de un camafeo á de una tabaquera. En la obra intervienen 38 personajes que hablan, sin contar con los acompañamientos de corte y comparsería que en la obra figuran, 38 actores de la compañía, y aun así quedan fuera del reparto Mesejo y Medrano. Al ensayo genera! que se hizo el martes por la noche, á la moda y manera como se efectúa en los teatros de París, con todo, asistieron muchas familias aristocráticas, entre otras ¡a duquesa de Arévalo del Rey; marquesas de fa Laguna y Somosancho; condesa de Requena, v toda la plana mayor de críticos, periodistas, etc. La impresión que produjo la obra fue admi rabie, anticipándose enhorabuenas y felices augurios, que positivamente se confirmatáp en la representación de esta nochs. -F. íegrama leído la tarde anterior por el señor 1 Montero Ríos se dejó de dar lectura á una parte que después ha aparecido en el Diario de sesiones. ¡No, no! se grita en los bancos ministeriales. jSí, sí! se replica en los republicanos. Y luego el Sr. Soriano entra á tratar de la cuestión del día; no es posible describir el silencio, profundo, sólido, diríamos, conque la Cámara oía estas frases del Sr. Soriano sobre el militarismo; parecía que lo que el orador iba diciendo estaba en la conciencia de todos, que nadie se atrevía á formularlo y que todos veían con satisfacción que el Sr. Soriano llevara á estos extremos su palabra. No es el Sr. Soriano enemigo del Ejército; no puede serlo nadie, porque sin ejército no es posible la vida de un Estado, y lo que es más, de una nacionalidad. Pero protestaba el orador de toda presión, de toda coacción que se quisiera ejercer sobre e! encargado de legislar y fiscalizar la vida pública. Y sus palabras sencillas, sobrias, limpias, tenían esa elocuencia cordial y efusiva á que sólo puede llegarse por la simplicidad y la sinceridad. Y cuando el señor ministro de la Gobernación se levantó á protestar de la viveza del lenguaje del Sr. Soriano, el Sr. Soriano replicó bien de propósito unas palabras que serán memorables y que constituyen el más halagador historial de un representante enviado por el pueblo: Su señoría sabe que yo no me vendo á nada ni á nadie. No siguieron á estas palabras rumores ni murmullos de conformidad; pero un psicólogo hubiera podido observar algo como una aprobación espiritual, íntima, que, por encima de todas las violencias, de todas las agresividades del diputado republicano, se íe enviaba á su persona. Y no nos ocuparemos del incidente que poco después surgía entre el Sr. Soriano y otro representante del país; ello fue desagradable para la Cámara, y el Sr. Soriano, maestro en la réplica y á quien estos lances enardecen, lo dio por terminado con gran habilidad. Y hemos de dedicar en este punto unas palabras al Sr. Vázquez de Mella. El Sr. Mella reaparecía ayer en el Parlamento después de siete, años de ausencia. Cuando el Sr. Mella se ausentó de las Cortes, contaba de él la Prensa que era un orador elocuente, magistral. Ahora la parte joven de ¡a Cámara no conocía la oratoria de este señor; nosotros no le habíamos tampoco oído jamás. jYba á confirmarse en la tarde de ayer el renombre de su oratoria? ¿Cómo hablaba el Sr. Mella? ¿Cuáíes eran las características de su palabra? Bien poco tardamos en salir de estas dudas. El señor Mella es un orador vertiginoso, impetuoso, de una sola nota, uniforme; no hay en la rápida carrera que emprende desde el exordio hasta el epílogo, ni una sola pausa en que poder reposar el ánimo y la atención; no existen matices, gradaciones, suaves tonalidades en sus períodos. Y á parte de esto, por lo que se refiere á la substancia intelectual, psicológica, el Sr. Mella adolece de extremadamente difuso, farragoso; las excursiones históricas- -á las que nosotros tenemos un santo horror- -le encantan; y es lo malo que dentro de estas latas excursiones, su erudición no es de la fina, de la selecta, de la que se aprende en monografías especiales, de la que aprisiona el matiz, el detalle sugestivo, característico, sino de, la general, la de las historias grandes y grises, la que podrían usar, y usaban, un Castelar, un Donoso Cortés, un Martos ó un Süvela. Y no queremos que el distinguido diputado vea la menor molestia en nuestras palabras; la misma desatención en que la Cámara cayó á poco de que el Sr. Mella comenzara su discurso, las mismas muestras de cansancio que dio en el transcurso de su oración, demuestran el cambio profundo, radical, que la orato ia parlamentaria ha sufrido en breves años. Hoy, con hacer tan poco que desapareció de entre los vivos, el propio Castelar fracasaría en nuestra Cámara. Y es porque ya el auditorio no gusta de la oratoria maciza, sólida, de una pieza, sin articulaciones, rígida (la oratoria que se suele llamar aún de tarde en tarde grandilocuente y de la cual es todavía representante un ilustre político) sino de la palabra flexible, sobria, limpia, ¡incisiva, concisa, sin metáforas ni ahuecamientos, tal como la poseen los Sres. Maura, Alvarez, Soriano, Lerroux ó González Besada... Han hablado también en la sesión de ayer el Sr. Nocedal- -que ha urdido ante la Cámara otra amena disertación histórica- -el señor conde de Romanones, el Sr. Salmerón- -que ha tenido rasgos impropios de su respetabilidad- -el Sr. Albo, y no sabemos cuántos señores más. A las nueve y media, tras tres días de laborioso, inenarrable discursee, comenzaba la votación y se aprobaba la suspensión de las garantías en Barcelona. Y cuando nosotros abandonábamos la Cámara sentíamos una íntima tristeza. Y pensábamos que el verdadero mal está precisamente en este Parlamento palabrero, retórico, sutilizador, ergotista; en este olvido de la reciente lección que hemos recibido del Desastre; en este perdurar funesto en las corruptelas seculares; en esta vida de irrealidad y de abstracciones en que permanecemos los que, políticos ó escritores, pretendemos guiar la conciencia colectiva; en este descuido que patentizamos junto á nuestros compatriotas que en Andalucía, en Levante, en las Castillas ó en Galicia conllevan una vida de angustias; en esta inconsciencia, finalmente, con que, sin comunicar con el pueblo, sin salir de las covachuelas burocráticas en que vivimos, sin bajar hasta la masa, modestamente, ignoradamente, á inquirir sus aspiraciones, sus necesidades, sus dolores, sus esperanzas, sus afanes, queremos resolver en el problema de sus conciencias y de sus sentimientos- -cosa tan santa- -con la rigidez, con la impasibilidad, con la frialdad, con que un matemático dispone de sus números. AZORIN BOLSAS DEL DÍA 29 MADRID. Cierre. Interior contado, 79,25; fin de mes, 79,30; fin próximo, 79,50. Amortizable, 98,45. Banco, 423. Tabacos, 385,5o. Francos, 27,80. Libras, 32,o3. v Apertura floja, pero la gran alza del Exterior modifica esa tendencia. Acciones del Banco en baja; sehabla mucho del planteamiento de ¡a crisis, y se descuenta que el Sr. Echegaray abandone ía cartera de Hacienda. PARÍS. Cierre. Exterior, 94,20. Renta f. ancesa, 99,85. Italiano, io5,5o. Ruso, 4 por 10 87.50. Turco, 91,50. Nortes, 164. Zaragozas 291. Ríotinto, 1.670. Goldfields, ¡5o. La Deuda Exterior española es la que guH hoy al mercado. Gana casi un entero, y los demás valores están arrastrados por ella. Las órdenes de compra vienen de Bruselas y de Berlín. E L ESTRENO DE ESTA NOCHE EN EL ESPAÑOL Jl íout seigueur, tout honneur, y la empresa del Español, pródiga siempre en presentar las obras con el decoro que exige nuestro primer teatro clásico, ha montado Manon Lescaut, arreglo escénico de la novela famosa, hecho por Benavente y Danvila, con verdadera esplendidez. La obra se divide en siete cuadros: el primero ocurre en un pueblecillo situado en la carretera de París á Amiens, apropiada decoración que parece reproducir una de aquellas admirables litografías de Boyer que, cuando niños, llaman nuestra atención en las salas antiguas; el segundo en un interior de la casa de Manon, en París; el tercero se desarrolla en el pórtico claustral de San Suipicio; el cuarto en una bella quinta de recreo de un viejo y galante marqués; el quinto en el correccional del Chatelet; el sexto entre París y Amiens, y el último en la Guyana y en los silenciosos desiertos de los deportados. Las decoraciones han sido pintadas por Luis Muriel, celebrándose mucho las correspondientes al primero, tercero y cuarto cuadros, que indudablemente son las mejores en fractura y visualidad. María Guerrero viste seis magníficos trajes 4 confeccionados por el mismo modisto que en París hizo los de Jane Hading en Madame Pompadour, y son una maravilla de fidelidad histórica. Los de Fernando han sido hechos por el EL DÍA DE HOY CULTOS. Santos de hoy. San Andrés, apóstol; santas Maura y Justina, vírgenes; san Cástulo, mártir; san Troyano, obispo y santos Constancio y Zósirao, confesores. La Misa y Oficio divino son de San Andrés. Se gana el Jubileo de ías Cuarenta Horas en ia parroquia de San Andrés. Visita de la Corte de María: Nuestra Señora de las Angustias en su parroquia, Escuela Pía de San Fernando y Cañizares ó de las Tribulaciones en ías Carboneras. TIEMPO. Probable: nublado. El día dura ocho horas y cuarenta y ocho minutos, y disminuye á diario más de dos minutos hasta el 27 de Diciembre. Otoño hasta el 22 de Diciembre, en que comienza el invierno. ENTIERROS. El de doña María de los Dolores García Puente, á las diez y inedia, desde la calle de Villamagna, 6, á la Sacramental de San Isidro. ESTRENOS. En el Español, Manon lescaut; en la Zarzuela, Viífa Alegre. LA TEMPERATURA DE AYER EN GRADOS CENTÍGRADOS PROVINCIAS MAX. MÍN. PROYJXCIAS MAX. JWÍTÍ. 16,8 ií, o Alicante Barcelona... 3,6 o,3 Madrid 0,0 Bilbao o,o 0,0 5,o 4,6 San Sebastián. 4,8 2,8 i,3 Sevilla 12,O 10,4 u, 6 9, 7, 4,9 0,0 0,2 0,0 5,6 2,8 Í iBTnvntrntiiviir nirifti min