Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 29 DE NOVIEMBRE DE! 9 o5. PAG. 9. EDICIÓN i.l dicadas al presente conflicto fueron bien escaLos escaños, casi todos ocupados Se aBre la sesión á las cuatro menos cinco, Bajo sas las referencias que dieron los ministros, los cuales prefieren encerrarse en el mutismo, dan- la presidencia del Sr. Salvador. En c! banco azul están los ministros de la Gue do lugar con este sistema á que se hagan suporra, de Estado y de Instrucción pública. siones nada optimistas. Al leerse el acta de la anterior sesión, el marDescartando versiones que circularon rela- qués de CAMPS explica el alcance de las palacionadas con este Consejo, nos limitaremos á bras pronunciadas ayer. reproducir aquí lo que dijeron los ministros. No ataqué ni me propuse atacar al Hjército. Y Según éstos el Consejo se redujo á un sen- si alguna otra frase ó concepto hay que pudiera cillo cambio de impresiones sobre los debates parecer dudoso, lo retiro. nNcsotros abominamos del separatismo, porque parlamentarios. Convínose en. la necesidad de que ayer mis- éste es la muerte, y el regionalismo es fuente de mo quedara aprobado el proyecto de suspen- vida. general WEYLER aplausión de garantías, prolongándose todo lo que deE! censura la conducta le pregunta que si que se ó de los periódicos fuera preciso la sesión del Congreso. han leído ayer y que contenían ataques al Ejército. Este propósito era firme en el Gobierno, y El marqués de CAMPS dice que no sólo la según los ministros manifestaron seguiría la se- censma, sino que se pone á disposición del Gobierno pata estudiar tan grave problema y resolverlo sión durante toda la noche si era necesario. Distribuyéronse los individuos del Gobierno dentro de la ley común. El general WEYLER manifiesta haber oído con para asistir á las Cámaras, acordándose que los Sres. Eguilior, Gullón y Weyler fueran al Se- gusto ¡as explicaciones del marqués de Camps y encuentra disculpable el proceder de los oficiales nado, y que los restantes, con el Presidente, que sz han visto obligados á llegar hasta dondf permanecieran en el Congreso. han ¡legado, cosa que es digna de censura. Examinóse la enmienda que el Sr. Azcárate Lo que es necesario, añade, es que no vuelva a había anunciado que presentaría al proyecto de repetirse lo ocurrido y que la templanza domine suspensión de garantías, y consideró el Gobier- á todos; y para llegará conseguir este fin, se va á acordar la suspensión de garantías. no que podía ser aceptada. El general PRIMO DE RIVERA protesta conAunque no lo dijeron los ministros, puede asegurarse que en esta reunión se ocuparon de tra la palabra cuadrilla pronunciada ayer. Le advierten que ha sido retirada del Diario de la actitud de los militares, no precisamente de Sesiones. los que guarnecen Barcelona, sino de la oficiaDice que á pesar de todas las rectificaciones lidad de Madrid, reunida en aquellos momen- subsiste la palabra saqueo, de la cual protesta co R i 1 capitán general. tos en el Centro del Ejército. toda energía. El capitán general estuvo toda la tarde Añade que los regionalistas siguen el sistema X que siguieron los filibusteros de Cuba. Hay que ie ayer en el Congreso. IVAontero en Palacio. El gobernador militar, oc al Echagüe, A las diez de la noche acudió á Pala- decir claro ¡viva España! sin tibiezas, sin vaci ¡stuvo en el Senado hasta q ¿nninó el de- cio el presidente del Consejo, Sr. Montero laciones. Disculpa la conducta de los oficiales, y afirma toate. Ríos, con el fin de dar cuenta á S. M el Rey que si él hubiera sido joven habría hecho ¡o X del resultado del debate en ambas Cámaras, propio. 1 a situación política. pero muy especialmente en el Congreso. Cree que la manera de impedir que se repitan Continúa siendo grave la situación creaEl Sr. Montero Ríos permaneció en la cá- injurias al Ejército, es la de aplicarla ley dejustida por los sucesos de Barcelona. mara regia muy poco rato y después se dirigió ticia militar. No pretendemos recoger impresiones pesi- á su domicilio. (Ei presidente del Tribunal Supremo pide la pa mistas ni nadie está interesado en sembrar alarlabra. X Recuerda y censura el general PRIMO DE RImas, pero lo cierto es que conforme pasan los p n (Gobernación. VERA ¡a competencia que hubo en tiempo del días, y aun las horas, se nota mayor confusión El Sr. García Prieto no asistió anoche Sr. Cánovas entre el Tribunal Supremo y el milien todas partes y se observa que, lejos de verá su despacho oficia! tar. Termina protestando contra las frases injuriose una solución rápida, cunde entre la gente El subsecretario, Sr. Latorre, recibió á los Ejército, en conceptos política la desorientación y se afianza en el Go- periodistas y les manifestó que poco antes de sas almarqués de CAMPS da levantados. al minisEl las gracias bierno la serie de vacilaciones que desde que las doce había conferenciado con el goberna- tro de la Guerra y protesta también contra los estalló el presente conflicto parece constituir dor de Barcelona acerca de los sucesos de ataques al Ejército, pues cree que á éste debesu norma de conducta. mos mimarle todos más que á las niñas de nuestro actualidad. Las conferencias entre personajes civiles y Según parece, durante la noche no se alteró ojos El Sr. MARTÍNEZ DEL CAMPO se queja de militares se suceden sin tregua ni descanso; los la tranquilidad, y todo hace presumir que no que en un día en que sólo se había de tratar de Consejos de ministros menudean; las versiones se repitan los desagradables acontecimientos unir fuerzas en pro de la Patria y de gritar ¡viva que éstos dan acerca de sus propósitos no coin- de estos días. España! se formulen censuras contra e ¡Tribunal den. En la atmósfera política flota algo anorAñadió el gobernador de Barcelona que ha Supremo. Dice que éste ha procedido siempre COÍI mal, algo que no cristaliza en hechos, pero recibido gran número de cartas y telegramas alte 2 a de miras. que á los expertos en estos achaques les hace de las provincias vascongadas, protestando del El general PRIMO DE ¡UVERA insiste en que presentir que en el fondo de la situación se movimiento catalanista. todc cuanto represente ataque al Ejército debe ventilan asuntos importantes que, á modo de pasará la jurisdicción militar y así lo ruega al GoX marejada, obligan al Gobierno á marchar con bierno. TQumor desmentido. El GUERRA pie inseguro sobre terreno resbaladizo. Durante la tarde circuló ayer en el Con- todcs ministro de lapara evitar dice que estudiará los medios que se repitan los Se habla de muchas cosas que no pueden greso una noticia á la cual se daba gran impor- ataques al Ejército. ser recogidas en una información seriar porque tancia, por referirse á Bilbao, donde, como es E! ministro de ESTADO propone que el Senano tienen comprobación fácil; se hacen conje- sabido, existe también, aunque en pequeño, un do no se ocupe en Ja discusión del asunto hasta turas interesantes; se pronostican aconteci- núcleo regionalista. que llegue á la Cámara el proyecto de suspensión mientos trascendentales. Y entre estas sombras La noticia, que, como ocurre siempre en ta- de garantías constitucionales. camina el Gobierno, llevando por único guía Él Sr. PRESIDENTE pregunta- si se pasa á les casos, adquirió proporciones exageradas, y por sólo faro de salvación, que á lo lejos fue desmentida anoche por el subsecretario de aprobar el acta. Los Sres. ESTEBAN COLLANTES, PEÑA deja ver sus débües rayos de luz, el proyecto Goberríación. RAMIRO y MALUQUER Y VlLLADOTrede suspensión de las garantías constitucionales Es más, dijo éste, precisamente me acaba nuncian á la palabra en vista de las explicaciones en Barcelona. de decir el gobernador de Barcelona que uiia del marqués de Camps. Así empezó la jornada de ayer, y bajo estos de las capitales que con mayor indignación proEl Sr. LINARES pide que este senador retire auspicios nada optimistas comenzó la tarea del testa de la actitud de ios catalanistas, es B Ibao. las palabras que estime injuriosas paia el Ejército. día, tarea fatigosa para el Gobierno que ¡a (Varios senadores le advierten que ya lo ha llevó á cabo, para el periodista que ha de sehecho. TCT guirla paso á paso y para ¡a opinión, que no ve Renuncia también á ¡a palabra ei Sr. SANTOS ¿L. 1 GUZMAN. ú fin y a! cabo una solucipn. S SIÓN S E ní, 2 8 DE N 0 V 1 E 7 ABRE DE 1 O5 Se aprueba el acta; el Senado pasa á retmirss X l esde las dos y media de ía tarde csíáa ocupa- en secciones, y la sesión pierde ya todo interés. Ip onse- jo de ministros. La gente de las tribunas que había concurrido das ¡as tribunas. El público que predomina A primera hora de ¡a tarde de ayer se se compone de militares, algunos de uniforme, y para sufrir emociones fuertes, se va chasqueada. reunió e! Consejo en el despacho de ministros de señoras. La tribuna pública atestada, y en la Las secciones se reúnen á las cinco menos cuardel Congresp. calle una cola de gente que llega hasta la de to para nombrar comisiones que dictaminen sobre los proyectos de ley prohibiendo ¡a exportación Bailen. De esta reunió. i co: o de s anteriores deceiona; pero en vista de la actitud de alguna minoría, no hemos querido extremar las cosas. Lo mismo nos da que el proyecto se apruebe mañana. -Se habla por ahí- -dijimos- -de que el Gojierno tenía marcado un plazo, que termina mañana á las tres de la tarde, para la aprobación del proyecto. -Esto es inexacto- -replicó vivamente el Sr. Montero Ríos; -si los militares hubieran tomado tal iniciativa, el ministro de- la Guerra nos la hubiese comunicado, y yo le aseguro que nada nos ha dicho el general Weyler. Además, eso sería una imposición que ni los militares formulan ni el Gobierno podría consentir sin menoscabo de su prestigio. Nosotros estamos dispuestos á que se cumpla la ley con todos, sea quien sea el que pretenda faltar á ella. Esto es un Gobierno civil que cumplirá con su deber, porque para ello no hace falta vestir uniforme; se puede tener tanta entereza debajo de una guerrera como debajo de una chaqueta ó de una levita. ¿Habrá Consejo esta noche? -preguntamos. ¡Otro! -exclamó riendo el Presidente. ¡Pero si todos estamos muertos de cansanciol Y con estas palabras y mostrando un aspecto jovial, se despidió de nosotros el jefe del Gobierno. S