Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. MIÉRCOLES 29 HE N Después de estss diligencias, el Sr. Gotarredona celebró una larga conferencia con e! capitán general interino Sr. Castellví. X j p n el Gobierno militar. El general Castellví, quien, como saben nuestros lectores, desempeña accidentalmente el cargo de capitán general, permaneció durante la mayor parte del día en su despacho, donde recibió la visita de varios generales de división y de brigada de este Cuerpo de ejército. También celebró varias entrevistas el general Castellví con el gobernador civil señor Fuentes. A las ocho de la noche se hallaban reunidos en el Gobierno militar todos los jefes de cuerpo de la guarnición. X 3 anderas con gasas. La policía hizo retirar algunas banderas catalanas con lazos de gasa, que algunas Sociedades catalanistas habían colocado en sus balcones. Entre los particulares que colocaron emblemas de esta clase en las fachadas de sus casas, figuraba el diputado á Cortes Sr. Albo, que habita en la Rambla de Cataluña. Las órdenes de la policía de retirar las ban deras dieron lugar á pequeños incidentes en los que no tomó parte el público. X TJ ectificación á un relato. En un corro de militares escuchamos da labios de un oficial las siguientes manifestataciones, que por su interés reproducimos con completa exactitud: No es cierto cuanto ha relatado el órgano del catalanismo en Barcelona respecto de los sucesos de anoche. Los oficiales del Ejército y de la Armada de guarnición en esta plaza, no gritamos ni podíamos gritaren manera alguna ¡muera Cataluña! puesto que somos muchos catalanes y sentimos por nuestra tierra tanto amor como el primero. Lo que sí gritamos fue ¡viva Cataluña española! porque abominamos con toda nuestr! alma de las ideas separatistas, encubiertas en los más y francamente manifestadas en muy pocos No fue el odio el que caldeó nuestro cerebro, sino el amor á la patria grande é intangible el que nos hizo formular la protesta ante las manifestaciones separatistas. Y conste, repetimos, que lo que gritamos la noche del sábado fue ¡Viva España! ¡Viva Cataluña española! G 1 JÓN. EL BARRIO DEL LLANO INUNDADO Siempre suponiendo verídica la versión de la captura, se aseguraba que no tardó en recibirse en la Lliga el parte de que había un detenido, añadiéndose que probablemente sería sometido al procedimiento sumarísimo, y que esto motivó algunas gestiones para conseguir que se atenuase la grave situación del joven Piqué; pero se decía que ni en las Prisiones militares ni en la Capitanía general se admitieron las visitas de las personas que iban á influir en favor del Piqué. Este fue rigurosamente incomunicado. Por último se dijo que al anochecer, después de prestar declaración ante el juez militar, Piqué fue conducido á la Cárcel Modelo, encerrándosele en un calabozo. X Tóalos. ¡Viva España! A las doce atravesaban la plaza de Cataluña tres oficiales de Caballería. De un grupo de jovenzuelos que estaba situado junto á la estación de Sarria, parece que partieron algunas frases malsonantes. Los oficíales desenvainaron sus sables y repartieron una tanda de palos que pusieron en dispersión á los jovenzuelos. Una parte del público que presenció el suceso saludó á los oficiales, gritando ¡Viva España! X omisión permanente. Díce e que de entre los oficiales de la guarnición han sido designados uno de cada Cuerpo para constituir una Comisión permanente encargada de velar porque no se ofend a) Ejército ni se ataque á la integridad de 1 patria. X ropas acuarteladas. Las tropas de la guarnición permanecieron durante el día de ayer acuarteladas, habiéndose adoptado en todos los cuarteles desusadas precauciones. f Los oficiales de los diferentes Cuerpos recibieron por la mañana la orden de que acudieran á sus respectivos cuarteles, en los que permanecieron durante toda la tarde y gran part de ¡a noche. A los que manifestaron que se encontraban enfermos, fueron á visitarlos los médicos de ¡os regimientos ó batallones á que pertenecen. No se consintió que ningún paisano pene- trara en los cuarteles á visitar á los oficiales, siendo las órdenes que se dictaron en este sentido rigurosísimas. A las ocho de la noche se permitió á los oficiales que no se hallaban de servicio marchar á sus casas, como así lo hicieron, de uniforme, sin que ocurriera incidente alguno. X Cumaria militar. El juez militar permanente de esta Capitanía comenzó en la madrugada de ayer á instruir diligencias sumariales por los sucesos ocurridos. A las seis de la mañana se personó en la botillería Nuevo Liceo, haciéndose cargo de la caja de caudales del semanario ¡Cu- cut! que custodiaba un agente de vigilancia y otro de la policía judicial. El juez militar tomó declaración á los dos individuos que resultaron heridos á consecuencia de los sucesos. 3 Vi G 1 JÓN. LA LANCHA DE LA CP 4 JZ ROJA TRANSPORTANDO LOS VECINOS DE LAS CASAS INUNDADAS fc oiograíías J. Peinado