Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 29 DE NOVIEMBRE DE 1905. PAG. 4. EDICIÓN j. a Q a r í s 28, 3 t. M r Gírard, director del Laboratorio municipal, declara que es FJarís, 28, 9 n. El final de la primera se- muy extraordinario que la segunda bomba no haya estallado, pues era idéntica á la que ex sión ha sido co no sigue: M r Fouquet, tfe de la brigada de pesqui- plotó. Dicho testigo añade que ha encontrado sas, dice que la visita de D Alfonso á París en los domicilios de Vallina y Harvey materias fue precedida de un período de agitación en para fabricar bombas. Durante estas declaralos centros anarquistas; le llamó la atención que ciones, Vallina da señales de gran agitación; Vallina, añade el testigo, había ido á Barcelo- Harvey, por el contrarío, permanece impana para ponerse en relaciones con anarquistas sible. X militantes, y había regresado á París á mediados de Marzo; entonces le hizo vigilar, así O a r í s 28, 12 n. Mad. Severine, literata y como á Caussanel, cuya esposa era criada de periodista, interrogada á su vez, hacei el Malato y ¿había soltado algunas palabras im- elogio de Malato. prudentes. Dijo luego que, hallándose un día converPor su parte, Caussanel había manifestado sando con dicho acusado, ambos se preguntaque esperaba de España unos cuantos bultos. ron qué convendría hacer en el caso de que M r Fou uet ejerció por estos motivos estre- una bomba, por ejemplo, ó cualquier otro objecha vigilancia sobre el referido Caussanel, lie- ¡to comprometedor fuese depositado en su casa, gando entonces á saber la llegada á París ¡quedando ambos de acuerdo en que sería prede las pinas y del tornillo. Seguidamente, ferible deshacerse de dicho objeto sin decir dicho agente de policía refiere las peregrina- nada á nadie, pues avisar á la policía. sería pociones de todos estos aparatos, peregrinacio- nerla sobre la pista del culpable. nes ya conocidas. El primer envío se verificó el Mad. Severine termina diciendo que tiene día 28 de Abril y el segundo el 12 de Mayo, plena convicción de que Vallina no abrigaba saliendo ambos de Barcelona. Fueron recibí- odio alguno contra M r Loubet, dos por Caussanel, que los llevó á casa ae Y se levanta la sesión. Malato. Contestando á las pregunras de los defensores, M r Fouquet declara que hizo cuanto le fue posible para evitar el atentado. Malato se levanta entonces y pregunta a! testigo cuál era el peso del primer bulto. M r Fouquet contesta que era de un kilo POR TELÉGRAFO 700 gramos. ontra un diplomático. Malato pregunta: ¿Por qué, pues, ha dicho San Petersburgo, 28, 8 n. Anoche dos en el informe que era de dos kilos 5oo? M r Fouquet contesta: Que se consulte la malhechores atacaron y maltrataron al secretacarta de envío y se podrá ver de dónde proce- rio de la Embajada de los Estados Unidos. El populacho impidió la detención por la de el error, si es que lo ha habido Caussanel preguntó: ¿Por qué me han de- policía, de los agresores, amparándoles y gritando ¡abajo Jos aristócratas! tenido? La Embajada dirigió uní queja al ministerio M r Fouquet contesta que se limitó á ejede Negocios Extranjeros. cutar las órdenes del juez. Caussanel refiere entonces, en medio de las X risas generales, que había solicitado se le coC n Sebastopol. locara en un hospicio, haciéndole creer los París, 29, 9 m. El teniente de navio agentes que se examinaría su petición en la que estaba preso, fue puesto en liPrefectura de policía. Pero al llegar al despi- bertad p o r los amotinados, y dirigiéndose cho del jefe de Seguridad se le dijo que lo con- á bordo del Otchakoff, tomó el mando de la sideraban como anarquista. AI oir esto, uste- escuadra y notificó al gobernador que bomdes pueden figurarse el salto que di. ¿Yo anar- bardearía la ciudad si los presos en la ciudadeia quista? ¡Vaya! ¡Sería bueno! (Hilaridad ge- coirían el menor riesgo. neral. El almirante Thoukine trató de reducir á la Contestando á una pregunta del abogado de obediencia á los buques sublevados, pero aunHarvey, M r Fouquet dice que sabía que que le dejaron acercarse hasta ellos, no le permitieron subir á bordo. Harvey fabricaba explosivos. Las tropas ocupan la ciudad. Los artilleros Extrañándose dicho abogado de que la policía no x, ayjí podido encontrar las bombas sin de la fortaleza visitaron á los marinos, que les la ayuda de Vallina, el fiscal declara que dos acogieron con gran entusiasmo. Mañana se espera que sea la jornada decibombas quedan escondidas todavía y que nc siva, porque si las tropas fieles al Gobierno se logra encontrarlas. intentan algún movimiento, la artillería subleSe levantadla sesión. vada y la escuadra, de acuerdo, arrasarán la X IQarís, 28, 3 t. A las doce y medía se ha ciudad. El pánico es enorme. Los habitantes pacífi reanudado la vista. Asiste poco público. Empieza nuevamente la audición de los tes- cos huyen como pueden, porque los trenes no circulan. tigos. Los acorazados Tissaielis y T ostlan, cuyas Varios hacen elogios de Malato. El testigo Carterón declara que oyó decir por otros tes- tripulaciones permanecían indecisas, aunque sin tigos que el director de la policía reconoce la hostilizar á los rebeldes, se han unido ayer al inocencia de Malato. Los testigos á quienes resto de la encuadra pronunciada, en medio de! alude el interrogado niegan haber dicho tal mayor entusiasmo. cosa. X El testigo Herminio, empleado en Barcelol pope Gaponi. na, declara que un sujeto, al parecer estudianSan Petersburgo, 29, 9 m. El pope Gate, que dijo llamarse Atalio Prats, facturó dos poni está aquí. La policía lo busca activamente, bultos á Caussanel á París. Herminio no ha reconocido á Prats entre pero Gaponi logra ocultarse por la decidida los numerosos retratos de anarquistas que le protección del partido revolucionario. X han sido presentados en España. a huelga. Desfilan después dos mujeres llamadas de Sen Petersburgo, 29, 9 m. Hay 135.000 apellido Gauthier y Trepanan, cuyos testimonios tienen poco interés. Caussanel negó que obreros sin trabajo. El Comité central decidirá probablemente la hubiese dicho á la segunda que esperaba recihuelga genera! otra vez antes ds ocho días. bir sigo oor el atentado contra el Rey. POR TELÉGRAFO ñl atentado regio en París Desde las seis de la tarde de ayer han quedado interrumpidas las comunicaciones tele- gráficas con Moscou, Kíeff, Rostof? Qdessa y Wilna, á consecuencia de ¡a huelga de telegrafistas. Varsovia quedará aislada mañana por la misma causa. X j p n Extremo Oriente. Shangai, 29, 8 m. Las tropas, rusas amotinadas asesinaron ayer á otros dos oficiales en Wladivostok. Comido por los cerdos POR TELÉGRAFO asarabonela (Málaga) 28, 9 n. En el puesto de Carratraca el guardia civil José Antón Aquiles se ha suicidado por falta de recursos. Por carecerse de cementerio civil, el alcalde mandó enterrar á dicho guardia en una estercolera, comiéndose los cerdos el cadáver. La población está indignada. DE SAN SEBASTIAN POR TELÉFONO MIÉRCOLES, 2 C 8 M C I f n suicidio. En el canal de P e! a y o cerca de Jíplaya de Zarauz, se ha encontrado el cadáver; de José Arregui, que tenía los píes y las minos atadas, por lo que se cree trátase de un sui- j cidio. ElAahogado padecía de enajenación mental, X ncendio. En el término de Elgueta un voraz incendio ha destruido el caserío de Araoz. La esposa del colono que lo habitaba ha sido salvada casi asfixiada. Perecieron abrasados dos bueyes y se q u e marón todos los enseres. X f aufragio. Cerca del puerto de Guetaria naufraga- ron ayer dos lanchas pescadoras tripuladas por ocho hombres. 4 Salieron dos lanchas del puerto para íprestar ocorro á los náufragos, consiguiendo, sal- varíes. Dos de ellos se hallan en grave estado. BOLSAS DEL DÍA 28 MADRID. Cierre. Interior contado, 79,20; fin de mes, 79,20; fin próximo, 79,60. Amortizable, 98,45. Banco, 426. Tabacos, 386. Francos, 27,80. Libras, 32, JO. Rumores de crisis producen baja, á pesar del alza de París. PARÍS. Cierre. Exterior, 93,45. Renta francesa, 99,82, Italiano, io5,45. Ruso, 4 por 100, 87,80. Turco, 91,20. Nortes, 164. Zaragozas, 291. Ríotínto, 1.673. Goldfields, 148. Los valores rusos bajan y arrastran al mercado. Las minas de oro también están muy flojas; se ha- Wa de la quiebra de una casa ingiesa muy intere- sada en los negocios dei Transvaa! El Exterior es el único valor que sube. E L Hace cuatro ó cinco a ñ o s se i trasladó á Sigüenza, con eí fin de pasar allí la temporada veraniega, la señora doña Rosalía de Benito. Acompañábala su hija Josefa de la Torre, y ambas se instalaron en una casa de la propiedad de D Marcos Rico de la Peña, comerciante de te mencionada población, que muy pronto Jlegó á conquistar el aprecio y amistad de la mencionada doña Rosal- a. Algún tiempo después D Marcos, que tenía un hijo dedicado á la carrera eclesiástica, consiguió para éste la administración de los bienes de su amiga, y el joven- sacerdote entré, O N SACERDOTE E N EL BANQUILLO iii Miran i ra i w n inri m