Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES iü DE NOVIEMBRE DE i 9 o5. PAG. 14. EDICIÓN i. Le contesta el presidente del CONSEJO y dice que va á manifestar toda la verdad para que la sepa el Congreso y España entera. Efs ttistemente exacto, añade, que en gran parte de Cataluña viene prosperando desde hace tiempo una causa verdaderamente criminal. bl Gobierno español no puede permitir ni toIc- rar un momento siquiera que esta aspiración prospere. (Bien) Afortunadamente, de esas doctrinas separatistas no participa más que una exigua minoría del pueblo catalán. El Sr. N O C E D A L ¿Y para esa exigua minoría es la suspensión de las garantías? El Sr. M O N T E R O RÍOS, haciendo historia de lo que ocurrió en las Antillas, dice que en aquella ocasión era francamente autonomista. (Murmullos. Dice que esta no es cuestión de mayorías y minorías, sino que es una cuestión patriótica, y sí vosotros cieéis, añade, que no hemos cumplido con nuestro deber, el Gobierno está pronto á abandonar su puesto. (Rumores. Dice que en las elecciones pasadas en Cataluña, el Gobierno no ha tenido interés marcado ni por los regionalistas, ni por los republicanos, en contra respectivamente unos de otros. Refiere lo ocurrido en el banquete celebrado por los catalanistas el día 18, así como los ultrajes y las mortificantes alusiones de que fueron objeto determinados elementos de la capital de Cataluña. Explica lo que hicieron Jos militares en las redacciones de los dos periódicos catalanistas. El Sr. ROMERO ROBLEDO; ¿Y no tenía el Gobierno medios para impedirlo? (jBien, bien, en los catalanistas. El presidente del CONSEJO dice que dichos oficiales fueron encerrados después en sus cuarteles. ¿Crecis que el Gobierno se pondrá al lado de los oficiales? No. ¿Creéis que se pondrá al lado de los que las provocaron? Tampoco. El Gobierno castigará con mano firme y no consentirá que prosperen ataques contra la unidad nacional. (Los ministros de la Guerra y Gobernación toman asiento en el banco azul. ¿El Gobierno, continúa el Sr. Montero Ríos, aprueba la conducta de todas las autoridades de Barcelona, excepto la del alcalde, acerca del cual se reserva su juicio. Hace constar, que dentro de lo ocurrido, no hubo grandes violencias contra las personas y contras las cosas, y que el Gobierno está dispuesto á que la ley se cumpla para todos, sea cual fuere el traje que vistan los que delinquieron, y á proteger y defender el derecho de cada uno. El presidente termina su discurso sin obtener un solo aplauso de la Cámara. El Sr, RAHOLA: Anuncio al Gobierno una interpelación sobre este asunto. El Sr. M O N T E R O RÍOS: El Gobierno la acepta. Él Sr. RAHOLA: Suceden con tanta frecuencia desórdenes y alteraciones de orden público en Barcelona, que desde hace mucho tiempo es imposible la vida normal en dicha población. Allí no se conoce que existan autoridades ni Gobierno. Refiere los sucesos desarrollados el sábado último, y dice que los militares, armados con hachas, se entregaron á todo género de excesos, derribando puertas saqueando é incendiando las redacciones de! Cu- Cuty de la Veu. (Protestas de la mayoría. Entraron en los escritorios y rasgaron los papeles. Una voz de la mayoría: Para los que están fuera de la ley, todos los medios son buenos. El Sr. RAHOLA: Yo me alegraré que se rectifiquen esos hechos; hasta ahora no los conozco de ctro modo. A los oficiales se les hizo creer que los periódicos catalanistas habían realizado crímenes de lesa majestad y de lesa Patria. El Sr. WEYLER (hijo) Y es cierto. Pide el Sr. RAHOLA que se castigue á los culpables, y sostiene que la conducta de esos oficiales significa una falta para el Parlamento y una falta de fe en los Tribunales de justicia. (La mayoría protesta. El Sr. M O N T E R O RÍOS manifiesta que los catalanistas han cometido todo género de excesos y alude á las banderas que han ondeado estos días en varios edificios, y á ciertos letreros injuriosos El Sr. BELTRAN Y MUSITO: S. S. trata de sorprender á la Cámara. (Pues aún hay más, exclama el Sr. M O N T E R O RÍOS, ha habido quien ha firmado un mensaje pidiendo protección á un Estado extranjero, (Nuevas protestas de los catalanistas. A los oficiales se les ha insultado, se les ha llamado hijos de... y aquí el gobernador no quiso telegrafiarme la palabra por ser contraria á la decencia. El Sr. LLORENS combate al Gobierno por su debilidad. Según el orador, el viaje del ministro de la Guerra y del fiscal del Supremo, indican que no se tiene confianza en las autoridades barcelonesas. Dedica una calurosa defensa al acto de los oficiales. El Sr. SOR 1 ANO le interrumpe diciendo que no es él el llamado á defendsr al Ejército. interviene el general SUAREZ 1 NCLAN, que también defiende la conducta de los oficiales y vitupera á los que han dirigido insultos á la Patria. El Ejército que no repele enérgica y prontamente esos ataques, es indigno de llevar ese nombre. (Aplausos en la mayoría) Se levanta á hablar el Sr. ROMERO ROBLEDO, que es saludado con una estruendosa salva de aplausos por toda la Cámara. Hace historia del catalanismo, y culpa á todos los Gobiernos anteriores por haber contribuido á su crecimiento. Habéis sembrado vientos y recogéis tempestades. ¿Qué ocurre en Barcelona? pregunta. ¿Por qué va á Barcelona el general Weyler? El ministro de la GOBERNACIÓN reconoce que el Sr. Romero Robledo estuvo acertado en sus predicciones de hace algunos años respecto al catalanismo, y repele las censuras que se han dirigido directamente contra el Gobierno actual. ¡Que cada palo aguante su vela! como ya dijo en cierta ocasión el Sr. Azcárate exclama. El Sr. MAURA: Ya rendiremos nuestras cuentas. El Sr. GARCÍA P R I E T O Y nosotros las nuestras. El Sr. N O C E D A L Son muy chiquititas; no llegan apenas á un quinquenio. Interviene el Sr. GARCÍA AL 1 X para recoger ciertas alusiones que le ha dirigido el Sr. Romero Robledo, y procura sincerar la conducta de los Gobiernos que presidió el Sr. Villaverde, respecto á la cuestión del catalanismo. En medio de la general expectación se levanta á hablar el Sr. ALVAREZ (D. Melquíades) Con gran elocuencia examina el problema catalanista. Culpa á los Gobiernos de su recrudecimiento, especialmente por los grandes abusos que comete el poder central. Afirma que la manifestación de los militares no tiene defensa, aunque sí le merece disculpa, pues, al fin y al cabo, sólo se ha tratado de una sedición y el Parlamento, que es el poder supremo de la nación, debe sofocar todas las sediciones, tanto en sus gérmenes como en sus consecuencias. Critica al Gabinete por la suspensión de garantías en Barcelona, le invita á abandonar el Poder por su desatentada conducta y califica de ineptas á las autoridades catalanas. Le contesta el conde de R O M A N O N E S y dice que el Sr, Alvarez se ha propuesto contentar á todos y no ha contentado á nadie (Risas) Defiende á las autoridades de Barcelona y al Gobierno de las censuras que le ha dirigido el orador republicano. Reparando un olvido del Sr. García Prieto, dice al Sr. Romero Robledo que, según las noticias llegadas hoy de Barcelona, reina la tranquilidad más completa en dicha capital. Rectifica el Sr. ALVAREZ é insiste en sus recriminaciones á las autoridades catalanas. Dice que no están en consonancia las medidas rigurosas adoptadas por el Gobierno, con la situación de hoy en dicha capital. Califica de poco liberal al ministro de la Gobernación y dice que á lo que se va es á la formación de un Gobierno militar, y expone los peligros á que esto conduciría. (Aplausos de los republicanos y de algunos canalejistas) Procura sincerarse el señor ministro de la GOBERNACIÓN y justifica la suspensión de las garantías en Barcelona. Rectifica nuevamente el Sr. ALVAREZ y pregunta concretamente al ministro en qué consiste su proyecto de reformas de la ley de Reuniones. El Sr. GARCÍA P R I E T O manifiesta que de dicho proyecto dará oportunamente cuenta en e Consejo de ministros. (Rumores. El Sr. SOR) ANO: ¿Y Valeriano 1, no habla (Risas. Interviene en el debate el diputado regionalistft. Sr. BELTRAN Y M U S I T O Después de hacer calurosas protestas de españolismo, culpa al Gobierno por mantener constt temente la alarma en Cataluña y rectifica la versión que de los hechos expuso antes el Sr. Monten Ríos. Declara que aquí no se conoce el problema ca talán, que no consiste en lo que el Gobierno quiere hacer que se crea, y termina manifestando que lo que él y sus correligionarios desean es hacer una España poderosa y fuerte. El Sr. SOLER Y A 1 ARCH, también regionalista, se levanta para hacer análogas protestas, y expone brevemente el desarrollo del movimiento regíonalista durante los últimos años. Dice que la opinión catalana siempre na sido desatendida por los Gobiernos. El Sr. GARCÍA P R I E T O niega algunos de los hechos expuestos por el Sr. Beltrán, é insiste en la gravedad de los ataques contra España dirigí dos por los catalanistas. El Sr. BELTRAN Y M U S I T O dice que lo que el gobernador de Barcelona ha telegrafiado al ministro es una patraña y una mentira incalifi cables. El Sr. S A L V A T E L L A como diputado republicano federal por Cataluña, dice que con objeto de desvanecer ciertos equívocos, es preciso deslindar bien y aclarar en qué consiste el problemr del catalanismo. Califica de débiles á loo diputados regionalfs tas, y dice que la actitud de éstos tanto en la tarde de hoy como en tardes anteriores, no se halla en consonancia con lo que ellos mismos sostienen en Cataluña, completamente opuesto á dicha acti tud de mansedumbre. (El Sr. Beltrán y Musito interrumpe. (El Sr. Salvatella, que hace hoy su debut parlamentario, logra merecer con su elocuencia los aplausos de la mayoría en algunos períodos de su discurso. Declárase enemigo del separatismo y sigue la mentando la falta de sinceridad de los diputados regionalistas, que en Cataluña se declaran francamente separatistas. Dice que el problema catalán no se resuelve enviando á Barcelona al ministro de la Guerra y sus pendiendo las garantías; antes al contrario, ve en ello un peligro y hace una invocación al patriotismo de todos para que sus palabras no obtengan el triste honor de resultar proféticas. (Sensación. Pide al Gobierno sensatez y á todos cordura para que el problema se resuelva armónica y fra ternalmente. (El orador es muy felicitado. El Sr. BELTRAN y M U S I T O rectifica. Un secretario da lectura al dictamen de la Comisión sobre el proyecto de ley que leyó el señor presidente del Consejo. Quedan para la próxima sesión los asuntos que había pendientes en el orden del día, y á las ocho y veinte minutos se levanta la sesión. LOS ESTUDIANTES p l mitin de Barbieri. A las once de la mañana de ayer se re- unieron los escolares en el teatro Barbieri. El Sr. Vides pronunció patrióticas frases de protesta contra Ja odiosa actitud de los cátala nistas. Antes que á la Universidad pertenecemos á la Patria, dice, ¡y debemos hacer manifestación pública de nuestra protesta más enérgic contra el catalanismo. En nombre de todos condenó los disturbios y ofreció que no serán obstáculo para que el Gobierno de España proceda como debe. Hizo saber luego que ayer fueron muy pocos ios que entraron en clase y que los de las provincias empiezan á secundar á los compañe- ros de Madrid. Preconizó la necesidad de seguir su actitud pacífica, ordenada, porque así son la razón y el número vencerán. Terminó anunciando aue Ja Unión Escolar,