Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C D O M I N G O 26 D E N O V I E M B R E D E ¡go 5. P A G 10. ED 3 C 1O N i. a cede para la carga y descarga de los vagones y que se acepte el propuesto por la ponencia para que las Empresas contesten á las reclamaciones del público. Propone el juicio de amigables componedores para resolver las cuestiones litigiosas, pues entiende que es más beneficioso y más económico para las partes que la intervención de los Tribunales, y termina abogando porque se reduzca el término para la venta de las mercancías abandonadas, pues hoy es aquél de un año y, á juicio del orador, basta con que sea el de seis meses. De este modo dice, se podrían vender las mercancías en mejores condiciones, y con ello ganarían no sólo las Compañías, sino el comercio y la industria. El Sr. Maestre no está conforme con el nombramiento de amigables componedores, y propone la creación de tribunales de comercio, que habrán de producir mejores resultados, pues tendrían Señala los defectos advertidos en el tráfico y pide que se mejoren las condiciones del servicio. El Sr. Orive defiende á las Compañías, porque éstas, odiadas hasta ahora, son Bmpresas que han venido á la Asamblea con espíritu de transigencia y en modo alguno con animosidad, y- propone que se selle con un banquete la armonía que ha reinado en la Conferencia. Propone también un voto de gracias á la Prensa por la asiduidad con que ha asistido á la Asamblea, y lee por último las conclusiones que presentan las Compañías de vías estrechas. El Sr. Gómez Vallejo cita algunos casos prácticos que ponen de manifiesto los abusos que en la facturación y reclamación de mercancías cornetín los empleados de las Compañías. El Sr. Mezquita, en nombre de la Cámara de Comercio de Pamplona, se asocia á las manifestaciones y peticiones del Sr. Laffite. Añade que el artículo 3 ji del Código de Comer cío es la piedra angular de las cuestiones debatidas en la Asamblea, pues entiende que mientras no se modifique, derogue ó pueda sortearse, ya que están decididas! as Compañías á marchar de acuerdo con los productores y comerciantes, no podrán evitarse muchos de los defectos é inconvenientes que en la aplicación de tarifas y transportes se obser van actualmente. Dice que reconoce los obstáculos señalados por el comercio en el transporte y cuantas deficiencias se han apuntado en el servicio, pero que son hijos de las condiciones en que las líneas se construyeron, y de otra porción de circunstancias ajenas á la voluntad de las Empresas, y que pueden allanarse y desaparecer si los productores y comerciantes se acercan á las Compañías exponiéndoles la? razones que para pedirlo tengan. El Sr Borrell dice que el Sr. Gamero ha hecho í EL REY DE PORTUGAL EN PARÍS. D. CARLOS Y MR. LOUBET DIRIGIÉNDOSE AL ELÍSEO Fot. Chusseau Ha ie is como garantía la intervención del director de Obras públicas, ante el cual podría recurrirse en alzada. El Sr. Gómez Núñez censura las demoras que en los transportes de carbón se observan, y que no obedecen á otra causa que á deficiencias en la organización de los servicios. Cita algunos casos que lo demuestran, y pide que se eviten en lo sucesivo con la construcción deuna estación complementaria con vías de clasificación. El Sr. López Balboa, en nombre de los gremios de ultramarinos y carbones, pide que se construyan más muelles en las estaciones, sobre todo en la del Norte, porque las mercancías sufren deterioros considerables al caer revueltas en el suelo y esperaren informes montones la hora del transporte á los almacenes y tiendas. Denuncia las condiciones detestables que reúne Ja estación de Las Pulgas, que es un barracón abandonado de todo el mundo, pues ni el interventor del Estado se halla en ella para responder á Jas reclamaciones que puedan hacerse. El Sr. Morillo aboga por la construcción de muelles especiales para el ganado, y censura la deficiencia que en el material observan los que necesitan transportar animales. El Sr. Nougués dirige la súplica á la Compañía de Madrid á Zaragoza y Alicante para que la tarifa especial X llene el objeto para que ha sido formada. El Sr. Gamero, en nombre de las Compañías ferroviarias, lee algunos artículos de la ley de policía de ferrocarriles para deducir que no son las Empresas ferroviarias las culpables de las faltas que se les han imputado, sino los encargados por esa misma ley de vigilar y cuidar de la fiel observación de sus preceptos. Añade quelas Compañías no hacen otra cosa que cumplir las condiciones del contrato, y, por consecuencia, no se apartan de aquello que el Estado les concedió en el pliego de condiciones. Ahora bien, dice, ¿cumplimos ó no cumplimos esas condiciones? Sí las cumplimos, no podéis protestar ni lamentaros, como hasta ahora habéis hecho; si no las cumplimos, podéis reclamar; pero como en nada nos apartamos de las leyes, si alguna modificación- deseáis, habréis de hacerla al Gobierno, no á nosotros. Defiende el establecimiento de las tarifas especiales como arma que las Compañías esgrimen en algunas ocasiones contra el comercio de mala fe, que abandona las mercancías por perjudicar á las Empresas. uso de la palabra como jurisconsulto, pero que entiende que el pleito entre los ferroviarios y los comerciantes no debe resolverse en el terreno c ue aquel lo ha tratado. Agrega que los obstáculos y dificultades señalados por el comercio y la industria no pueden desaparecer en un solo día, y como esto está en el ánimo de los asambleístas, cree que lo que procede es que las Empresas y los comerciantes, estrechamente unidos, busquen el medio de armonif zar los intereses de todos. (Aplausos. Los Sres. Laffite y Maltrana pronuncian algunas palabras para significar este mismo deseo de concordia. El Sr. Requejo da las gracias álos asambleístas en nombre del ministro, y recoge las palabras del Sr. Gamero para decir que si las Compañías entienden que el Ministerio de Fomento, el director de Obras y los empleados son los culpables de que las leyes no se cumplan, él se propone que desde ahora todos W ajusten estrictamente á lo que aquéllas disponen. Se felicita del éxito de la Asamblea y la ííec a- ra terminada en nombre del ministro de Fomento. El público aplaude al Sr. Requejo, y se disuelve la reunión á la una de la tarde.