Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 26 DE NOVIEMBRE DE i 9 o5. PAG. 9. EDICIÓN 1 euniones. Mañana á las once de la misma se reunirán los estudiantes en el teatro Barbieri, convocados por las dos comisiones fusionadas de escolares, la de huelga y la de alumnos de Hacienda. X j 1 profesor de Hacienda. Según manifestaciones del Sr. Conde y Luque, el Sr. Piernas Hurtado reanudará sus lecciones de Hacienda pública desde pasado mañana. Y tanto á los alumnos de esta asignatura, como á los de las demás, se les empezará á contar las faltas colectivas que previene el decreto del Sr. Domínguez Pascual, desde el martes á los primeros, y desde mañana á los demás alumnos, para lo cual se ha fijado el anuncio correspondiente. X o que dice el gobernador. Anoche se dijo que el Sr. Ruiz Jiménez había presentado la dimisión, pero él lo negó esta madrugada. Terminó diciendo el Sr. Ruiz Jiménez que ha autorizado una reunión de estudiantes en eí teatro de Barbieri y que no empleó la fuerza en San Carlos porque dentro de la Facultad no hay más autoridad que la universitaria. X YXetención del Sr. Carrillo. En cuanto el Sr. Carrillo tuvo noticia de que le buscaban para ser conducido al Juzgado de guardia, fue á casa de su compañero Herrera, á quien no encontró, y con un pariente de éste se presentó en el Juzgado. El juez de guardia no resolvió nada y manifestó que el Sr. Carrillo quedaba á su disposición incomunicado. X 1 os estudiantes y Carrillo. Una numerosa comisión de estudiantes acudió al Juzgado de guardia para hablar con el Sr. Carrillo. Como no lo consiguiera, marchó al teatro Real ert busca del coronel de Seguridad, señor Elias, á quien rogaron influyera paraque se les concediera una entrevista con el detenido. El coronel, Sr. Elias, habló por teléfono con el juez Sr. Ortega Morejón, y éste le manifestó que no podía complacer á los estudiantes, porque el Sr. Carrillo estaba incomunicado. X ETl Sr. Herrera. Hasta esta madrugada la policía no ha podido detener al Sr. Herrera. Dicho señor faltó ayer de su domicilio porque su padre no permitió tener en él reunión de estudiantes, y se salió disgustado, no habiendo vuelto aún. tos últimos hubiesen celebrado alguna manifestación ruidosa por habérseles denegado el permiso que solicitaron para la celebración de un mitin. X O Í Sr. Montero Ríos. A las dos de la madrugada, algunos corresponsales de periódicos de Barcelona telefonearon al presidente del Consejo de ministros, rogándole que les dijera algo concreto acerca de lo sucedido. El Sr. Montero Ríos, que ya estaba entregado al descanso, se despertó sobresaltado y contestó que nada sabía. A medida que avanzaba la noche, la alarma era mayor en Madrid. En los Casinos y entre los trasnochadores que tenían conocimiento de lo que sucedía, no se hablaba de otra cosa. X I7 n Gobernación. Uno de nuestros redactores intentó ver al Sr. García Prieto en su despacho oficial después de las tres de la madrugada. N El ministro de la Gobernación se hallaba trabajando en su domicilio con el subsecretario, Sr. Fernández Latorre y, por consiguiente, nuestro compañero no pudo realizar su primer propósito. Sin embargo, pocos momentos después entraba en el ministerio el Sr. Fernández Latorre, y teniendo en cuenta sin duda que ocultando lo ocurrido contribuiría á aumentar más la alarma, dio cuenta á nuestro redactor del telegrama que efectivamente había recibido el ministro después de las diez, y cuya versión es la siguiente: X Orovocación de los catalanistas. Desde hace varios días y después de los sucesos ocurridos en Barcelona el 18 por la noche, los periódicos catalanistas, especialmente los satíricos, venían publicando artículos mortificantes para los republicanos y llenos de excitaciones contra el Poder central, muy ofensivas todas ellas para el Gobierno y para España. En algunos de dichos periódicos satíricos se habían publicado caricaturas con alusiones muy significativas en contra del Ejército, y esto había producido bastante excitación en los ánimos. Tanto entre los militares como entre los republicanos se notaba gran descontento, y todo hacía temer que se reprodujeran y se exacerbaran los antiguos enconos. X raves colisiones. En las primeras horas de la noche se notó gran efervescencia en el Círculo de la Unión republicana, algunos de cuyos socios se dirigieron al de los catalanistas, con los que sostuvieron violentos altercados, en los que intervino la policía. Mientras tanto, un numeroso grupo de jefes y oficiales de todas las Armas se dirigió en actitud hostil hacia la redacción del Cucut. Los militares entraron en la imprenta, asaltaron la redacción é inutilizaron el material, dando ¡vivas! á España y ¡mueras! al separal oticias alarmantes. tismo. En las primeras horas de la madrugada En las calles, entretanto, fueron recogidos los periodistas que por razón de oficio frecuenocho paisanos heridos. tan algunas dependencias oficiales y las oficinas X de Telégrafos y Teléfonos, notaron que algo C n l n Veu. grave debía ocurrir en Barcelona, pues las co- Parece que los militares se dirigieron municaciones telegráficas y telefónicas entre didespués á ¡a redacción de La Yeu y realizaron cha capital y Madrid quedaron interrumpidas igual obra que en las del semanario Cucut. en absoluto desde la una y media. Avisado el gobernador civil, general FuenLo único que se sabía era que el ministro tes, que se hallaba en la Casa Consistorial prede la Gobernación había adoptado dicha detersidiendo un reparto de premios á los alumnos minación en vista de un despacho recibido de de las escuelas municipales, se presentó en la la ciudad condal. casa de La Veu. En los primeros momentos todo fueron coExhortó á los militares á que depusieran su meníarios y conjeturas; creíase en alguna graactitud, pero sus indicaciones no fueron atenve colisión entre republicanos y catalanistas, y didas. usc, 1 0 sin cie. ío fundamento, que es 1 Fue preciso llamar J genera! Ccistellví, ca- R pitán general interino, y cuando este se presentó, los militares acataron su autoridad, cesaron en su obra y se encaminaron á la Capitanía general, donde dieron palabra de no volver á desmandarse. Fuerzas de la Guardia civil quedaron patrullando las calles. Las trooas han quedado acuarteladas. X I a tranquilidad restablecida. A las cuatro de la mañana se ha retirado de Gobernación el subsecretario. E! último despacho que había recibido de Barcelona, anunciaba que la tranquilidad quedaba restablecida. X onsejo de ministros. Esta mañana, á las nueve, se reunirá el Consejo de ministros para ocuparse de los deplorables sucesos qué dejamos reseñados. L LOS PELUQUEROS irVurante el día de ayer fueron muy pocas las peluquerías que estuvieron abiertas, con el consiguiente disgusto del público. Los huelguistas siguen animados del mayor entusiasmo, y ayer se adhirieron á ellos más de sesenta establecimientos. A última hora de la noche el capitán delegado del distrito de la Latina practicó algunadetenciones de obreros psk? queros que trata ban de inducir á otros campaneros de oficio á que dejasen el trabajo. Esta tarde á las tres y media celebrarár una reunión los huelguistas en la Costanilla di los Angeles. Oanco Hispano- Americano. Las oficinas de este establecimiento se han trasladado al nuevo edificio de su propie dad, calle de Sevilla y Carrera de San Jeró nimo. El departamento de Cajas de alquiler, que se halla instalado con arreglo á los últimos ade laníos, estará abierto todos los días laborables, desde las ocho de la mañana hasta ¡as nueve de la noche. Las condiciones del alquiler de esas Cajas, así como las referentes á todas las operaciones de banca y Bolsa, se detallaren los prospectos que se facilitarán en las oficinas del Banco. New- Chic Abrigos, vestidos, -confecciones. Carmen, l 3 UOK B MESA Poderoso digestivo GRAVES SUCESOS EN BARCELONA C A I T E S Serrano, a l y Espoz y Mina, 11. ASAMBLEA FERROVIARIA I f L T I M A SESIÓN. A las diez y media abre la sesión el Sr. Requejo. Este hace saber á la Asamblea la desgracia que aflige al conde de Romanones y propone que se haga constar en el acta el sentimiento délos asambleístas, que se sintetice el debate v oue termine noy la Conferencia. Añade que ya que el ministro de Fomento no puede, por desgracia suya, hacer el resumen de los discursos exponiendo á los asambleístas verbal mente su pensamiento en lo que á las distintas materias se refiere, lo hará por escrito, cuando hayan pasado las tristes circunstancias en aue hov se. encuentra. El Sr. Requejo concede la palabra ai Sr. Liffite, que reanuda su discurso acerca de ¡os tem. que forman el último grupo de los cuati o en que s di vidió el cuestiona) ío. Solí- cita cue se amplíe el U hov se con-