Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 26 DE NOVIEMBRE DE 1905. PAG. 6. EDICIÓN i. tendríamos para ella, no sólo otro de la misma índole, sino más cariñoso; y haríamos votos porque aquella fortuna que á toda hora queremos que acompañe y acaricie á V. M acompañe y acari j. í también á nuestra futura Reina. Terminada la ceremonia oficial, el Rey conversó particularmente con los senadores. Entre ellos figuraban los secretarios de la Cámara Sres. Roda, Moral y Ortuño; el vicepresidente, marqués de Guadalerzas, y los señores Azcárraga, Aviles, marqués de Viesca de la Sierra, conde de Revillagigedo, marqués de Unza del Valle, conde de Ivanrey, marqués de Cubas, ligarte, Girona, marqués de Ayerbe, Mellado, Fernández Caro, Martínez del Campo, Arias de Miranda, Pulido, Rolland, marqués de Barzanallana, García San Miguel, marqués de Valdeiglesias, Rodrigáñez, Aceña, marqués de Reinosa, Lastres, marqués de Ibarra, Zavala (D. Martín) Rosell, marqués de Valdeterrazo, González Pintado, conde de Peña Ramiro, Semprún, Santos Guzmán y Sarthou. La guardia exterior de Palacio tributó al Senado honores de Infante. El letrado apelante piae la división por el modo y forma en que se administró la dehesa, y solicita, por otras razones, la rendición de cuentas procedentes de la administración del coto. Ayer se examino 1 a cuestión iegai por el apelante, y hoy informará el apelado, D. César de la Mora. UN PASANTE- -De todos modos, ven á casa del tío Fritz- -repitió el Rey. Y estrechando de nuevo las manos de su interlocutora, se despidió de ella de la manera más cordial. Algunas horas más tarde un criado se presentaba en casa de Mlle. Czerny para entregarle un pliego, en que se la invitaba al té íntimo del archiduque Federico. Como es natural, se apresuró á asistir á él, y el Rey pudo entonces hablar con ella muy extensamente de su madre y de sus hermanas, así como también de los felices años de su infancia. El Rey en el extranjero C O B R E LA BODA. La Prensa extranjera sigue dedicando atención especial á la próxima boda de S. M el Rey. Ningún periódico pone en duda que el nombre de la elegida es el de la princesa Ena de Battenberg. Fígaro publica las impresiones de un personaje que asistió al banquete dado en la Embajada española en honor de D. Alfonso, y en ellas hay este detalle nuevo y ciertamente interesante para cuantos siguen paso ápasD el desarrollo de este asunto: La inferencia de religión- -dice- -no será una dificultad, porque nadie se opondrá á la conversión de la princesa Ena al catolicismo. Pues bien; contra todo lo dicho, contra todo lo vaticinado, viene una nota de la Agencia Fabra, que dice textualmente: Por carta que recibimos hoy de Londres se nos asegura de una manera terminante que carecen en absoluto de fundamento cuartas noticias se han publicado referentes al matrimonio de la princesa Ena de Battenberg con S M el Rey D. Alfonso Xlll. X ÓMO ES EL REY. Una corresponden cía de Viena refiere que cuantas personas tuvieron ocasión de acercarse al joven Rey y de hablar algunos momentos con él, no cesan de elogiar su discreción y la viveza de su inteligencia. He aquí el análisis que se dice hizo de su propia persona: Soy Borbón desde la frente hasta la boca, pero á partir de los labios soy todo lo Hapsburgo que cabe imaginar. X C L REY Y SU PRO- Mucho tiempo an FESORA tes de la llegada del tren especial que conducía á Viena al Rey don Alfonso y á su séquito, se veía en el pórtico de la estación del Norte, en medio de un grupo de damas españolas, á una simpática rubia que llevaba un abrigo de astracán, sobre el cual brillaba, atada á una cinta encarnada, una gran medaila de oro. La que ostentaba esta honorífica distinción era una vienesa, madamoiselle Paula Czerny, que había sido institutriz de las hermanas del Rey. Después de haber pasado unos diez años en el Palacio Real de Madrid, donde logró conquistarse la simpatía y la consideración de la Reina y de todos los individuos de la Real familia, hace poco menos de tres años regresó á Viena. Cuando el Rey hubo descendido del tren y cumplido todas las formalidades oficiales de rúbrica, se dirigió lleno de alegría hacia madamoiselle Czerny, tendiéndole ambas manos. -Buenos días, Paula- -exclamó. ¿Cómo estás? Al tutear á la antigua institutriz, que durante algún tiempo fue también su profesora de escritura, Alfonso XIJ no abandonaba una costumbre de su infancia. El Rey y la institutriz cruzaron luego algunas palabras y se oyó que finalmente el joven Monarca le decía: -Esta tarde nos veremos en casa del tío Fritz. Mlle. Czerny observó respetuosamente que ella no figuraba entre los invitados de Su Alteza imperial el archiduque Federico, INFORMACIÓN DE GUERRA D e ha dispuesto, por circular fecha de ayer, queel servicio deguarnición en los presidios menores de África sea de un año para los jefes y oficiales y sus asimilados en la Comandancia general de Melilla. X J yer, á las nueve de la mañana, salió una- excursión militar formada por oficiales y soldados del batallón de Cazadores de Madrid núm. 2, para el puerto de Reventón. El paso dtl mencionado puerto, cuya altura es de 2.o5i metros, ofrece en estos meses de copiosas y continuas nevadas en a sierra, grandes dificultades, hasta el punto de haberse perdido y aun de haber muerto algunos desventurados que por necesidad han tenido que cruzarlo. Con objeto de evitar estas desgracias y para, en caso de guerra tener practicable el paso del puerto, la Sociedad mi tar de Excursiones ha colocado, con la cooperación de la infanta jsabel entre otras personas, 5 j mojones de oal y canto, que arrancan desde ia Redonda y terminan en Peña- Berrueco. Los mojones tienen forma cilíndrico- cónica y van dados en su cuerpo inferior de blanco y de negro en la caperuza, teniendo de altura en total 2,5o metros. Los colocados en los Mojoncillos, en el puerto y en la Fuente del Infante, son casillas de refugio para caso de tormentas ó accidente. Al salir los excursionistas de Madrid, reinaba entre ellos el mayor entusiasmo. TRIBUNALES EN E L Caiuto, el popular BANQUILLO Canuto, ocupó ayer el banquillo de los acusados en la Sección cuarta. ¿Delito cometido? Ninguno en realidad, pues aunque el fiscal le acusaba de haber atentado contra la autoridad un día en que dos agentes de vigilancia penetraron en el establecimiento del conocido tabernero para detener á dos niñas que allí se refugiaron huyendo de la tonda, demostró la prueba que no se cometió delito alguno, porque si resultó lesionado un policía debióse al tumulto que su entrada produjo en la taberna. En virtud de esto, el Sr. Fernández de la Poza retiró la acusación. Defendía á Canuto el distinguido abogado Sr. Méndez Pallares. X A AGRESIÓN D E El vecino de Nava UN PALETO del Rey Luis Peral salió una noche de cierta reunión donde varios amigos habían bailado y bebido de un modo extraordinario. Ya en la calle quiso Luís distraerse, arrojando algunas piedras á su convecino Clemente Herrero, que se encontraba en una calleja próxima, y como éste protestara, le dio dos estacazos que le produjeron una herida en la cabeza. Procesado el agresivo paleto, ayer compareció en la Sección tercera á responder de su delito. El fiscal entiende que se trata de un delito de lesiones menos graves con dos circunstancias agravantes: la de alevosía y la de reiteración. El defensor, D. Santiago Arimón, sostuvo en su elocuente informe que la Sala debía absolver á Luis Peral, porque si bien es cierto que éste agredió á su convecino, hízolo en legítima defensa, porque Clemente intentaba matarle. Destruyó con sólidos argumentos las circunstancias alegadas por el fiscal y explicó, para el caso de que no se estimara la eximente, una de atenuación: la embriaguez. X D E N D 1 C J O N D E EnlaSalasegundadelo C U E N T A S civil se está celebrando estos días la vista de un pleito de mayor cuantía que siguen la marquesa de Cartago y la condesa viuda de Montarco, sobre la división de una dehesa y rendición de cuentas. Dicha finca hízose coto redondo en el año 1601 y ahora se trata de dividirla, determinando la parte que á cada una de dichas señoras corresponde. L El Rey fue ayer por la tarde al Tiro de Pichón de la Casa de Campo. Hoy pasará el día cazando en la Venta de la Rubia. S. M la Reina y la infanta María Teresa no salieron ayer de sus habitaciones particulares. Por la mañana asistieron, con las demás personas de la familia Real, al oratorio privado de Palacio, en donde se celebró una misa en sufragio del alma de D Alfonso XII. Hoy llegará á Madrid, en el sudexpreso de Francia, la condesa de París, que se alojará en el Regio alcázar, y saldrá mañana para sus posesiones de Villamanrique. La infanta María Teresa, dando una prueba más de sus caritativos sentimientos, ha dado orden á la Intendencia de Palacio para que se remitan al director del Monte de Piedad mil pesetas, con objeto de que se inviertan en el desempeño de ropas de abrigo pignoradas en dicho establecimiento. Sólo podrán rescatarse partidas de ropa cuyo préstamo no exceda de doce pesetas y que contengan mantas, mantones y chalecos de bayona, siendo indispensable que los lotes sean ya vencidos y estén en la sala desventas. El hijo del señor duque de Sotomayor experimentó ayer una ligera mejoría.