Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SÁBADO 25 DE NOVIEMBRE DE i 9 o5. PAG. 6. EDICIÓN j hemos de ahorrar millones con el firme propósito de emplearlos, en su día, útilmente. Y ese día no llegará nunca. La avaricia no se sacia jamás, es ruin siempre. Si se supiera cuan poco dinero es necesario pata estas cosas, no pensarían los millonarios en convertir sus caudales en piedra, labrada, sino en labrar la felicidad de centenares de criaturas Recientemente se ha publicado un libro del Dr. Bonnard, titulado la Salud por el aire libre, reseñando las numerosas Sociedades que en Francia proporcionan vida de campo á los hijos de los obreros de las grandes ciudades. Es un trabajo que enseña mucho. Pero lo más notable es lo que dice de nosotros. Cita la obra de las colonias escolares aquí iniciadas, y para demostrar su importancia, exclama el autor: ¡Hasta en España arraiga Ja idea! ¡Pobres de nosotros y pobres de nuestros hijos! MANUEL DE TOLOSA LATOUR ranscurridos. De los testigos de aquellos dolorosísimos sucesos sólo quedan la Reina, la infanta doña Isabel, el marqués de Alcañices, el doctor Camisón, y allá, en Austria, el doctor Riedel, médico particular de la Soberana. El general Martínez Campos había estado la tarde anterior en El Pardo, llamado por la reina Isabel, y fue de los que se opusieron al traslado del Rey á Sanlúcar de Barrsmeda, donde los duques de Montpensier creían que lo benéfico del clima contribuiría á la mejoría del augusto enfermo. Ya era tarde para esto. D Alfonso Xll, que ponía todo su anhelo en ocultar su enfermedad, estaba herido de muerte, y bien lo conocieron cuantos le vieron por última vez en las carreras de caballos, donde hizo su última aparición en público. La tarde de la noche en que murió había salido á paseo en carruaje y con su tía la duquesa de Montpensier. Un ataque de disnea inició la agonía, y el cardenal Benavides le prestó los auxilios espirituales, rodeando su lecho su amantísima esposa y sus augustas hijas que, sin salir de la infancia, experimentaban el primer dolor de su vida. Un cuadro de Benlliure recuerda y perpetúa la dolorosa escena. El Sr. Cánovas del Castillo se vino á Madrid á la mañana siguiente del fallecimiento para reunir el Consejo de Ministros y dar con el jefe de los liberales, el ilustre Sagasta, los primeros avances para lo que se llamó el contrato del Pardo. No faltó quien quiso proclamar inmediatamente reina á la Princesa de Asturias, pero como doña María Cristina se hallaba en estado de buena esperanza, se hizo lo más cuerdo, esperar el fausto acontecimiento que ocurrió en el mes de Mayo. Todavía es pronto para hacer historia; en El Pardo se desarrollaron escenas muy interesantes en aquellos días tristes de Noviembre de 1885, en las que intervino mucho el general Martínez Campos. Del curso de la enfermedad de Don Alfonso Xll sólo puede hablar con autoridad el Dr. Camisón, que la conoce desde su origen, y algo, los que observaron los primeros síntomas en el viaje que hizo S. M. por las provincias de Le- vante después de la sublevación de Logroño. Hoy es día de consagrar un recuerdo á la gloriosa memoria de aquel malogrado Monarca que tanto hizo por la felicidad de su patria. honestos burgueses, ni los que tienen hijos, se preocupen ni ooco ni mucho. Hay que dejarles libres, á sus anchas, en la feliz edad dicen unos, mientras que otros exclaman: ¡No lleva trazas de acabarse el mundo! No se extingue, no, la simiente; pero ¡vaya un mundillo que nos prometen los tiernos vastagos! Ellos mendigan, ratean, dedícanse á los más arriesgados deportes callejeros, asaltando las traseras de coches, tranvías y automóviles, rompen las bocas de riego, sin duda para declararse partidarios de la política hidráulica; mutilan las estatuas. descortezan los árboles, insultan á los viejos, se mofan dejas pobres niñas y las zarandean, sintiéndose ya pasionales, y hasta se entretienen en apedrear á las gentes. No hace mucho tiempo que en plena plaza de Santa Ana, recibí un cascotazo que, gracias al sombrero, no me dejó en el sitio. Huyeron los pobrecitos, capitaneados por unos adolescentes, riéndose á carcajadas, sonriéndose algunos transeúntes, y entre ellos un respetable guardia, que hizo ademán de perseguir á mis inocentes agresores, y mientras recogía mi apabullada canoa, tuve que oir de boca de un conocido: ¡Vaya usted con protecciones á esa pillería! Menos mal que no me persiguieron coreando el timo de moda: ¡Ahí va el tío del gabán! ¡Angelitos! El lector también se ha sonreído seguramente en este momento. Somos así, no podemos evitarlo. Por regla general se toma todo á risa y á chacota en este bendito país. Tan sólo nos entristece, nos pone de mal talante lo que afecta á nuestro personal egoísmo. Y con un ¡qué le vamos á hacer! y otro, ¡son cosas de chicos! nos quedamos tan descansados. Pero desgraciadamente ocurre un trágico suceso; se mata una criatura que por imitar á sus iguales se sube á la trasera de un tranvía y es aplastado, ó á la de un coche y se clava unos agudos pinchos y la rueda le tritura, y entonces lanzamos grandes voces y prendemos al conductor y queremos lynchar al cruel dueño del vehículo, que un poco brutalmente les dijo á los chicos: Respetad el peligro ¿No sería preferible establecer en las costumbres una paternal previsión educadora? El que tropieza en las calles con una cascara de melón y no la separa áfinde que otra persona no resbale y caiga, no tiene buen corazón. Los que consienten que los pobres niños no tengan escuelas, ni lugares de recreo donde refugiarse y no velan por la vida de los pequeñuelos, carecen de buenos sentimientos, son maUN MADRILEÑO los patriotas. Hace muchos años que Cavia y algunos NIÑOS ERRANTES otros tratamos de este particular. PropuTT icen los viajeros que Constantinopla simos soluciones prácticas y nadie nos es la ciudad de los perros vagabun- hizo caso. Es facilísimo organizar una dos. Madrid (y alguna otra capital de Es- fiesta á escote donde se engulla y brinde paña) bien pudiera llamarse Ja ciudad de con cualquier pretexto, pero escolarse Jos niños errantes. para que los niños obtengan lo que por su Es asombroso el número de chiquillos edad tienen derecho á poseer: espacio que pupulan por todas partes. Sobre todo, donde agitarse, alimento intelectual y en la vía pública campan por sus insolen- material para sus hambres, eso no es de tes y muchas veces bestiales travesuras, fácil realización. Somos un país pobre, n aue por ello ni las autoridades, ni los así nos lo dicen todos v sepún carece A B C no publica ni puede devolver, y mucho menos pagar, los artículos que recibe sin haberlos solicitado. Sirvan estas líneas de aviso á la colaboración espontánea, cada día más abrumadora. AYUNTAMIENTO C e abrió la sesión de ayer á las once de la raa nana bajo la presidencia del Sr. Vincenti. Entre los asuntos de oficio se dio cuenta de la moción del alcalde relativa á la reforma de las Ordenanzas municipales en lo que respecta á salubridad é higiene, y s e acordó que pasase á estudio de las comisiones correspondientes. Fueron aprobados varios dictámenes de las comisiones de Policía urbana, Hacienda, Obras y Ensanche, y quedaron sobre la mesa uno de la de Policía urbana y otro de la de Cemente rios proponiendo la concesión- de licencia para construir un columbario y cripta en los terrenos del cementerio de la Patriarcal. Este es un asunto que seguramente será muy discutido y combatido, si es que no queda retirado, definitivamente retirado, en la sesión próxima, como es de presumir. Quedó también sobre la mesa el proyecto de presupuesto ordinario del Ensanche para el año 1906, con el fin de estudiarlo debidamente. El proyecto de presupuesto ordinario del interior para el mismo año figurará en el orden del día de la sesión venidera. Ambos serán discutidos probablemente en sesiones extraordinarias. X Tp 1 padrón municipal. Se ha publicado el bando de la Alcadiapresidencia recordando al vecindario de Madrid la obligación ineludible de contribuir á la formación de la estadística municipal del vecindario de esta corte. BOLSAS DEL DÍA 24 MADRID. Cierre. Interior contado, 79,45; fin de mes, 79,50; fin próximo, 79,7 Amortizable, 98,65. Banco, 426. Tabacos, 388. Azucareras ordinarias, 39,25. Francos, 27,60. Libras, 32,09. Mercado desanimado. Se aguarda con impaciencia que el Sr. Echegaray lea mañana el proyecto de ley sobre el Banco, y mientras tanto se hacen pocas operaciones, PARÍS. Cierre. Exterior, 93,05. Renta Francesa, 99,92. Italiano, io5,25. Ruso, 4 por 100, 89,90. Turco, 50,90. Nortes, 167. Zaragozas, -Q 6. Ríotinto. I.6 A 8. Goldfields, 1 S 2. H Tmrnsimnnmiin- t