Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO, 10 DE NOVIEMBRE DE i9o5 PASARSE DE LISTO n labrador vascongado que no sabía leer ni escribir, pero que había hecho algunos ahorros, quiso dar una educación esmerada á su hijo y le envió á un colegio muy afamado de la capital inmediata. Después de haber pasaao dos años interno, el colegial volvió á casa de sus padres en el momento en que éstos se disponían á sentarse á la mesa ante vm plato de carne y otro de patatas. Después de los abrazos y de las exclamaciones de rigor, el aldeano dijo al muchacho, mientras la madre disponía un cubierto más. ¿Has empleado bien el tiempo? Supongo que estarás hecho un sabio. ¡Ya lo creo! -respondió el jovenzuelo con marcada petulancia. -Sabrás contar bastante bien, ¿no es verdad? ¡Ah! eso desde luego; era el primero en la clase de aritmética, y hasta puedo demostrar que sé hacer cuentas que ao se atrevería á hacer usted mismo. -No te digo que no; pero veamos antes una prueba de tu saber. -Vamos á ver, ¿cuántos platos cree tisted que hay sobre la mesa? -Dos- -respondió el padre: -un plato de carne y otro de patatas. -Pues, no señor, que hay tres. ¡Vaya, vaya! si es ese todo tu saber, puedes guardártelo para mejor ocasión, que lo que es ahoia no me convencen tus matemáticas. -Pues nada más sencillo que demostrarlo: un plato de carne, uno; un plato de patatas, dos; hago la suma y digo: uno y dos, Jres; luego hay tres platos y no dos. -Está bien- -respondió algo amostazado el padre; -tu madre y yo comeremos los dos platos que yo veo delante, y tú te contentarás con el tercero. El muchacho no tuvo más remedio que ceder, y para aplacar su gazuza, se avino á reconocer que la aritmética de su padre era la única racional. ¡Yo quiero sopas, Juamto! ¡Pepito, no me incomodes! ¿No ves que no puedo dártelas? ¿Por qué? ¡Poi qui queman, torpe! ¿Y cómo á ti no te queman? -Pues... ¡porquí á mí me conocenl SEXTO CONCURSO DE LOS CHICOS UNA ARGUCIA CHASCARRILLOS LUSTRADOS -Oye, Antoñito, ¿tienes cuidado de tu hermanita? -Si, mamá. ¿Y donde- -No lo se. Recórtense estos dibujos y superpónganse de modo que ofrezcan la silueta de una endedora. Al niño que envíe la solución exacta se ¡e dará como premio un juguete cuyo valor no ha de bajar de 5o pesetas. Si fueran vanos los niños que acertasen, se verificará un sorteo para adjudicar a uno de ellos el regalo prometidoAl pie del papel donde pegue la solución deberá poner la firma, las señas de su domicilio y la población donde resida. La solución la publicaremos en la hoja próxima de ios chicos, así como e! nombre del niño premiado. Las soluciones pueden enviarse hasta el viernes á las doce de la noche, por correo y flanqueadas como impresos, a nuestras oficinas, Serrano, 55, Madrid. SOLUCIÓN A NUESTRO CONCURSO ANTERIOR -Puesto que á Carmencita le has comprado un piano, cómprame á mí unaTsicicleta. ¿Para que 7- -Para echar á correr cuando toque mi hermana. LAS SOPAS Juanito es un niño rubio, píecoz entre los precoces, que encanta á propios y extraños con sus gracias y sus golpes jSólo tiene seis añitos, y más que un niño es un hombre! Comiendo un plato de sopas, sentado estaba ayer noche- -porque las sopas Je gi stan casi más que Jos pichones, -cuando su hermano Pepito junto á la mesa llegóse... ¿Qué muchacho habrá á quien todo lo de otro no st Se antoje? Al buen Pepito las sopas se le antojaron entonces, y se las pidió á su hermano dando unos griíos atroces... -Me ha dicho el maestro que en todo el año no ha podido meterte la A en la cabeza. ¿Cómo es eso -Porque i aprendo la 4, en seguida querrán que aorenda la aus sigue. Hemos recibido 3.215 soluciones. Verificado un sorteo para adjudicar el premio, correspondió éste á la papeleta siguiente: Julio del Junco y Jueyes, calle de Caballeros, 4 1 Jerez de la Frontera. Puede el agraciado mandar á recoger el premio.