Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO i9 DE NOVIEA BRE DE i 9 có. PAG. 8. EDICIÓN i a se las ponía el nombre de la Soberana, y por eso hay tantas Isabeles en la sociedad aristocrática de Madrid. Los generales que vo vían victoriosos de África ponían á sus hijas el nombre de la Soberana, y por eso se llaman Isabel la duquesa de Prim y Ja señora de Page, hija de Ros de Olano. La Reina solía regalar á sus ahijadas y á las madres de éstas unos broches de amatista, sobre los que se destacaba en brillantes la 7, colocada debajo de la corona Real. Isabel se llama la hija mayor de Isahel 51, Isabel el último fruto de la malograda Princesa de Asturias. ¡Cuántas Isabeles ilustres hemos conocido, como la condesa de Superunda y la inolvidable y virtuosa duquesa de Ahumada! Hoy es día de hacer pvehas visitas y de dirigir muchas felicitaciones. El de Santa Isabel es en Madrid un día de gala UN MADRILEÑO J (oina, 13 Noviembre. GEDEÓN. -EL POBREC 1 TO NO PUEDE EbfAR PEOR CONSTITUIDO (De Gedeón. generosa, é invocando este nombre, unid 3 al de la libertad, murieron muchos heroas p 1 día de Santa Isabel, reina deHungría, y se sacrificaron no pocos mártires. ha sido desde hace tiempo muy fesCuando Isabel II se afianzó en el trotejado en Madrid. Cuando nació la pri- no, se celebraba la Santa Isabel en Palamera hija de Fernando V I I se quiso que cío con el besamanos más solemne del llevase un nombre glorioso y se le puso en la pila el de la reina más gloriosa de Los Grandes iban al Regio alcázar en España: la gran Isabel 1. su carroza de gala; las damas lucían aquePor eso, cuando fue jurada como Prin- llos trajes ostente sos ahuecados por el cesa de Asturias la augusta niña, en la es- miriñaque y compuestos de tres faldas, pléndida decoración con que adornó la cogida la de arriba en pabellones sostenifachada de su palacio el comisario de dos por grupos de flores ó por lazos prenCruzada Várela, campeaba un transparen- didos con broches de pedrería fina, y te en que se leía: adornadas las de abajo con profusión de encajes, y cayendo sobre todas el rico La católica reina, cuya historia manto de corte, que era preciso saber llellena de noble orgullo el pueblo ibero, lleva á su nieta al templo de la gloria. var con el señorío y gracia que distinguió Y se veía á la gran reina conduciendo á las Malpica, á las Gor, á las Povar, á de la mano á la tierna niña hasta las gra- las Santa Cruz, á las Alcañices y á todas las que brillaron en aquella corte suntuosa. das de un deslumbrador templete. ¡La angélica Isabel, la tierna Jsabelita! La reina Isabel se prestaba con fre ¡Cuánto se repitió después este nombre cuencia á sacar de pila á los hijos de sus en el fragor de los campos de batalla! servidores palatinos y á los vastagos de Por Isabel corrió á ton entes la sangre las casas de la aristocracia. Si eran niñas SANTA ISABEL A MISIÓN D E L CAR- Le Gaulois, de D E N AL VIVES París, ha dado la peregrina noticia, que ha sido reproducida inmediatamente por algunos diarios romanos, de que el cardenal Vives y Futo estaba á punto de marchar a París encargado de una misión especial. Lo malo es, y hay que decirlo cuanto antes para evitar comentarios gratuitos y conjeturas fantásticas, quí se trata de una pajarota echada á volar sahe Oíos con qué intenciones, y que el cardenal Vives no se moverá de Roma. La Prensa francesa, á medida que se acerca el día en que ha de aplicarse la ley de separación de las Iglesias y del Estado, siente más y más la necesidad de averiguar la actitud que adoptará la Santa Sede. Y la Santa Sede no deja traslucir sus intenciones. L PRÓXIMO CON- Las noticias oficiaS 1 STORIO l e s referentes al Consistorio que ha de celebrarse el mes pro. ximo, confirman las que ya he comunicado á A B C acerca de la promoción á la sagrada púrpura del primer cardenal de la América latina. Precisando más, puede decirse qne el designado es el arzobispo da Río Janeiro monseñor Arcoverde. Para evitar á la Santa Sede el trabajo y el gasto de enviar, como suele hacerse para los cardenales extranjeros, un correo especial de la guardia noble y un ablegado eclesiástico, portadores respectivamente del solideo y el birrete cardenalicio, monseñor Arcoverde vendrá á Roma, donde recibirá de las propias manos del Papa la imposición del birrete primero y la del capelo después. Tampoco, esta vez, habrá más que un solo cardenal de Curia, que será monseñor Casiano de Azevedo, mayordomo de Su Santidad desde la época de León XI 11. La mayordomía era uno de los puestos llamado cardenalicios, porque conferían casi un derecho al capelo, derecho del cual probablemente será e) último en disfrutar monseñor Casiano, pues, como es sabido, Pío X entiende que la púrpura cardenalicia debe ser recompensa de méritos extraordinarios y fin de una carrera. ONSEÑOR Monseñor A v e r s a de AVERSA cuya misión temporal en la isla de Cuba di noticia el otro día, saldrá de Roma del 24 al a 5 del corriente. Solo le acompañará un doméstico. G. M. ANGELIN 1 E M