Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 19 DE NOVIEMBRE DE 190 S. PAG. 4. EDICIÓN i. tro Montaigne, que hizo decir una misa en su alcoba cuando se sintió enfermo de muerte, y que era fiel católico, tenía- -y ahí están sus Ensayos- -más libertad de espíritu, más independencia y más audacia que el Sr. Mayner, el Sr. Catalina ó el Sr. Nougués. Y ha llegado el momento de que el excelentísimo Sr. D Antonio de Aguilar y Correa, marqués de la Vega de Armijo, dirija su palabra, desde el elevado sitial, á los representantes del país. El rumor de la charla ha cesado de pronto: el salón ha quedado en reposo. Y el Sr. Presidente ha erguido un poco el busto y ha comenzado á decir con suave entonación: Señores diputados: treinta y un años hace... El ilustre procer está visiblemente emocionado: no llegamos á percibir lo que pasó hace treinta y un años; diríase que el insigne estadista siente una vaga tristeza al recordar algo que acaeció en esos tiempos lejanos. ¿Quién vivía hace treinta y un años? ¿Escribía aún Ayala esas comedias admirables? ¿Componía aún Mesonero Romanos sus amenas escenas matritenses? ¿Duraba todavía aquella redacción de Eí Contemporáneo de que salieron tantos hombres ilustres? ¿Lanzaba todavía en el Congreso Ríos Rosas aquellos apostrofes admirables que no se han vuelto á oir? No sabemos nada de esto. Y el señor marqués de la Vega de Armijo continúa diciendo con voz patética: Esta es, señores diputados, una de las pocas satisfacciones que se tienen en la vida pública; cumpliré con mi deber en este puesto á que me eleváis; pero yo confío en que vosotros me ayudaréis á salir de esta situación angustiosa en que nos encontramos. Oímos estas palabras y no acertamos á comprenderlas; todos nos encontramos, según el Sr. Marqués, en una situación angustiosa, y el Sr. Marqués quiere que nos dediquemos á sacarle á él de ella. Y luego, inmediatamente, el Sr. Presidente nos advierte que esta situación angustiosa es la económica; y. entonces ya nos vemos sumidos en la mayor de las perplejidades, puesto qu ¿no sabemos si el señor marqués de la Vega de Armijo va á recurrir á nosotros en demanda de algo que acaso tampoco nosotros tengamos. Y de pronto, tras una breve pausa, el Sr. Marqués exclama con un arranque de energía: Yo consigo en estos últimos años de vi vida ver demostrado por vosotros que el país está en contacto con los que representan la vida pública! Los señores diputados se miraban unos á otros un tanto sorprendidos. ¡Y no digo más- -ha tornado á gritar el ¿Sr. Marqués- -porque de los problemas trascendentales ya se ocuparán con su habitual grandilocuencia los que intervengan en las próximas discusiones! t Y aquí ha dado punto á su oración inaugural el Excmo. Sr. D. Antonio de Aguilar y Correa, marqués de la Vega de Armijo, conde de la Bobadilla, vizconde del Pegullal. Y todos hemos comenzado á desfilar sin saber lo que nos pasaba... AZORIN á los Presupuestos, alegando para ello que el preámbulo, liído desde la tribuna, no es oído con atención por nadie. El ministro de la Gpbernación dio cuenta de que el Sr. Moret acepta la presidencia de la Comisión de presupuestos y el Sr. Canalejas la de la Comisión del Mensaje. Tratóse también de las personas que han de formar dichas Comisiones, pero no se tomó acuerdo definitivo sobre este punto, que será discutido con más detenimiento en el Consejo que hoy se celebrará en la Presidencia. En un asunto importante se ocuparon los ministros, y fue en el relativo álos suplicatorios, al que nos referimos en otra sección. DITTEATROS E A L Función inaugural. Es tradición. Todo fiel madrileño está muy obligado á no faltar en dos inauguraciones: la de las fun- R LA D ARNE 1 RO EN EL PRIMER ACTO DE TOSCA 9 (APUNTE HECHO POR MEDINA VERA DURANTE LA REPRESENTACIÓN DE ANOCHE EN EL REAL) ciones del Real y la de las corridas de toros. La última noche que estuvo abierto el regio teatro fue para la función de gala en honor de Loubet. Despojad á los antepecnos de Jos palcos de aquellas macizas guirnaldas de ñores; quitad del palco presidencial á la familia reinante y al Presidente; cambiad á muchos espectadores el vistoso uniforme por el estirado frac, y os daréis, los que aquella noche visteis el teatro, una idea de cómo estaba anoche. Si de la Guía Oficial sacáis lo más notable de la aristocracia y de las clases elevadas, tendréis la lista del público que ocupaba palcos y butacas. En las alturas veréis la masa humana de siempre; la que va á oir y á juzgar, á aplaudir efusivamente á los buenos cantantes y á sisear implacablemente á las medianías. Es el juez ilustrado é inflexible á quien los artistas temen y aman; es la fiera cuyos rugidos, si se la hostiga en su gusto artístico, destruye todo pedestal mal fundado; pero es asimismo si se la halaga la fiera domesticada, cuyas caricias dan celebridad. Con el teatro completo, deslumbrador de mujerío, de lujo, de pedrería y de luz ocupa el sitial de director el maestro Vítale, que tantas esperanzas despierta en los devotos de Wagner, porque Vítale viene con el marchamo de Wagg nerismo y entre el público- -el público que va al Real como á misa, no á pasar el rato á hacer algo de tertulia ó á lucir trapos y escotes- -se siente hambre de lo nuevo y necesidad de reconstituyentes aires germanos. Desde el primer momento se notó algo nuevo en la dirección. Vítale ha desterrado el sillón. Dirige de pie. La verdad es que no hay razón para dirigir de pie un concierto y senj tado una ópera. En el curso de la represente cíón observó el auditorio que Vitale se las trae Sabe subrayar y sacar efectos muy jus- i tos. El preludio del tercer acto y la introducción del número de tenor fueron aplaudidísimos y repetida la segunda. Fue un triunfo para elt maestro. Otro triunfo obtuvo la D Arneiro en la plegaria del segundo acto, y otro, en fin, Bassi, en el aria del tercero, que fue repetida. Y como la misión del cronista debe ser reflejar lo que vio y oyó y no juzgar, deber suycs es decir que la D Arneiro fue diferentes vecesovacionada; que la voz de Bassi, fresca y bien timbrada, con lo que llegará á ser un tenoi dramático completo, gustó mucho; que Blanchard también fue muy aplaudido; que estos artistas fueron llamados al palco escénico al final de todos los actos y últimamente con el maestro Vitale, y, en fin, que la impresión genera! fue excelente, inmejorable. Hoy va nuevamente Tosca y el martes Afri- j cana, uara debut del tenor español Viñas. CONSEJO DE MINISTROS I entunada la sesión del Congreso se reunie ron los ministros en su despacho de esta Cámara para celebrar Consejo, aun cuando, según Jas noticias oficiosas, más que de tal merece el nombre de simple reunión de ministros, porque en ella no se tomaron acuerdos. Cambiaron impresiones sobre el plan parlamentario que empezará, como es sabido, por la lectura del proyecto de presupuestos, lectura que realizará mañana lunes el ministro de Hacienda, previo un discurso en el que dé explicaciones sobre alguno de los detalles contenidos en tales proyectos económicos. Considera el Sr. Echegaray preferible pronunciar un discurso que poner un preámbulo APUNTE DEL FINAL DEL SEGUNDO ACTO DE TOSCA VECHO POR MEDINA VERA DURANTE LA REPRESENTACIÓN DE ANOCHE EN EL R E A l T 1 TI TinilirTTniínnTniínirnir íimimfiiiniTim i amnniniini wi