Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 18 DE NOVIEMBRE DE i 9 o5. PAG. 5. EDICIÓN i. a En Río Janeiro, donde los asuntos portugueses son generalmente discutidos con interés y simpatía, también causaron gran impresión las noticias del conflicto, habiendo sido innumerables los telegraraas que desde la capital de la república brasileña llegaron á Lisboa solicitando pormenores de la cuestión. l A E D E L REY Anunciase para el día A PARÍS 20 el viaje del Monarca portugués á la capital francesa. Se sabe que el Rey, después de cumplimentar al presidente Loubet, iiá á Sigmaringen, adonde acaba de escribir comunicando á GU tía, doña Antonia En nuestra opinión, el Gobierno no sz arriesgará á tal conducta, que constituiría ur desafío al país, sobre todo después de la suspensión de las tareas parlamentarias á consecuencia del memorable debate de los tabacos. A FAMILIA Cuando el rey D Cario? REAL salga para el extranjero, la corte portuguesa, que aún veranea en Cas caes, regresará á Lisboa. Esto ocurrirá des pues del día 20 y sólo entonces podrá decirse que empieza la temporada de invierno con la animación que le prestan las clases distinguidas. AFFONEO GAYO Z- isboa, i3 Noviembre. XPOSICIÓN POKTUGUE- La direcSA E N LONDRES ción de Bruton Gallery, por mediación del cónsul general de Portugal, invita á los principales pintores portugueses para que organicen una Exposición de arte moderno exclusivamente portuguesa, que debe realizarse en el próximo año de ¡906. Todos los gastos de envío de los E SEGUIDOS DE LA CORTE, fol Hutin li.i mpus BERLJN. LOS EMPERADORES DE ALEMANIA Y SU HIJA LA P K I N C E S A VICTORIA LUISA, EN UN PASEO Á CABALLO EN EL PARQUE DEL CASTILLO DE WJLHELMSHOHE cuadros estarán á cargo de la mencionada dirección, que se ocupará también en gestionar la venta de las obras expuestas. 1 OS SANATORIOS Continúan las ne EN MADE 1 RA gociaciones relacionadas con los sanatorios en Madeira, cuestión que al principio tuvo grandísima importancia por las notas cambiadas entre los Gobiernos alemán y portugués, pero que en la actualidad parece menos grave. Así y todo, algunos periódicos extranjeros, como el Neu York y le Temps, afirman que la cuestión es un nuevo conflicto de Marruecos. Entre nosotros esta opinión resulta exagerada, pues las negociaciones han quedado colocadas recientemente en buenos términos. El periódico yanqui se refiere á la impresión producida por la nota alemana, y dice que la censura interceptó varios telegramas relacionados con el asunto, lo que es absolutamente cierto, pues yo íamb én telegrafié á A B C, y ra ¿s telegramas r o Jkgaron á su destino. que pasará tres días con ella en cumplimiento de la promesa que hace tiempo la hizo. En seguida volverá de incógnito á París, No se confirma la noticia de que la reina Doña Amelia acompañe á su esposo en este viaje. Con la comitiva de D. Carlos irán á París algunos periodistas de Lisboa. A POLÍTICA POR- Acentúanse los ruTUGUESA mores alarmantes sobre los propósitos del Gobierno durante la ausencia de! Monarca. Según varios periódicos, en esa ocasión se publicarán leyes y decretos que necesitan- la sanción délas Cortes antes de ser publicados, según se hace en los países constitucionales. Estas noticias, sin embargo, no tienen gran fundamento, pues la opinión del país es contraria- á tales propósitos, y no sería de extrañar que se produjeran enérgicas protestas por todas partes y especialmente en el Norte de la A TRAVÉS DE LA FRONTERA IDILIO PRINCIPESCO Bajo el sol de oro de Cannes, arrullados por el monótono romper de las olas azules del Mediterráneo, pasan su luna de miel el gran duque Cirilo y su legítima esposa la gran duquesa Melita. ¡Va era hora! Han luchado mucho tiempo contra la tenaz oposición del Zar, que se mete á perturbar casas ajenas como si no tuviese bastante con arreglar la suya. La historia de estos Príncipes, hasta aquí tan combatidos por la adversidad, la conocen ya los lectores de A B C. Casada con el gran duque Ernesto Luis, hermano de la emperatriz de Rusia, fue tan desgraciada por el carácter imposible de su marido, que el divorcio se impuso. Volvió la Princesa al lado de sus padres, duques de Edimburgo, hermanos de. rey de Inglaterra, llamados, como es sabido, no hace aún mucho tiempo al trono alemán de L