Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES I6 DE NOVIEMBRE DE igo 5. PAG, i! EDICIÓN NOTA CÓMICO- INTERNACIONAL asesinatos cometidos, y la é ¿seis írteles de reclusión por el incendio, y para Claudia, la de seis años y un día de pris ón por cada uno de los asesinatos. En el acto de la vista han sido leídas las conclusiones del fiscal, y después comenzó la defensa el interrogatorio de Fulgencio Horno. E ste responde con serenidad al principio y después le acomete Una gran excitación nerviosa. Gregorio Horno refiere con cinismo é ingenuidad su intervención en los crímenes, y da horribles detalles. Refiere que entró en la choza con Fulgencio, yendo á obscuras, el uno hacia la derecha y el otro hacia la izquierda; que ssestó aueve puñaladas á Federico Pasamal, remató á su esposa Juana López y degolló á ¡as criaturas. Añade que ejecutaron ia tragedia en diez minutos. Las puertas de la Audiencia siguen custo diadas por la Guardia civil. X I p i n de la primera sesión. Zaragoza, i 5 i i n. Se ha reanudado 1 i sesión á las cuatro de la Urde; los grupos son mayores, costando gran trabajo á la benemérita contenerlos. Entre gritos y protestas íleclara Antonio Gil, tío de Fulgencio y Gregorio éinsiigadoi de los asesinos. Declara que se quedó en la puerta de la choza mientras sus sobrinos asesinaban a la familia. Dice que Federico escrib ó en un papel estas palabras: Castigo pata que es acordéis de Cetina Después declara Claudio Gil, hermano del 1 rizco, negando su participación en el crimen y confesando que únicamente fue instigador de sus sobrinos. Al salir el coche celular para dirigirse á la cárcel, la multitud reproduce los gritos de ¡Mueran! os asesinos! -Gay. Et R. -iPOBRE LOUBET 1 FUE DESGRACIADO AL VISITAR MADRID- 1 ESTUVO DILUVIANDO. -EL K. -BIEN; LLOVIÓ PORQUE YO LO MANDÉ... (Frase de Pasquino. Fábrica de moneda falsa. I Í radas á una denuncia ha podido ser des cubierta por la policía, auxiliada por el comandante del puesto de la Guardia civil del Puente de Vallecas, una fabrica de moneda falsa, establecida en la casa número 19 déla calle de la Amistad. Los agentes que han realizado el servicio, provistos del oportuno mandamiento judicial, personáronse ayer en la casa de referencia, cuya puerta estaba cerrada. Requeridos los auxilios de un cerrajero, que abrió la puerta, pudieron entrar en la habitación, encontrando en ella máquinas, troqueles, herramientas y lodo lo necesario para la falsificación de monedas. Custodiando el hallazgo quedaron algunos ¡gentes, en tanto que otros, bien enterados por lo visto, volvían á Madrid y se presentaban en la calle de Fuencarral, núm. i 3 secundo, domicilio de Tomás Bernardín y de su umante Pilar Sarrar, que fueron detenidos, pues él es el ínquilino de h casa destinada á taller de falsificación. Tomás y su amiga fueron conducidos inmediatamente á la presencia del juez de Vallecas, que los puso, después de practicadas Jas primeras diligencias, á disposición del Juzgado de instrucción de Alcalá de Henares. LOS ASESINATOS DE CETINA PO TELLGRAFO ista de la causa. Zaragoza, i 5 i f. Hoy ha comenzado la vista de una causa que despierta gran curiosidad y produce mucha sensación. Los hechos de autos son los siguientes: Hallábanse carboneando en un monte de Albondrón en un día de Enero de 1895, Federico Ptsamal, Gregorio N (a) Maturrafé, Bruno Horno, esposo de Claudia Gil, y el hermano de ésta, Antonio. Dísputaion; fue golpeado Federico por los otros y él disparó un tiro que mató á Bruno. Los Tribunales le absolvieron y Antonio Gil decidió vengarse, y para ello inculcó á sus sobrinos Gregorio y Fulgencio la idea de asesinar á Federico. Estos aceptaron, y encubriendo sus pi opósitos, visitaban con frecuencia el chozo en que éste vivía con su mujer y sus tres hijos, á todos los cuales resolvieron matar también. Acordado todo fueron el día 1 y de Enero último al Chaparral, donde se hallaba Federico. Para despistar á la justicia y que ésta atribuyese el delito que iban á cometer á un herrero de Cetina con quien Federico tuvo algunas cuestiones, Antonio Gil escribió en un papel que luego se halló cerca del chozo: Castigo para que os acordéis de Cetina A las once de la noche llegaron al chozo en ocasión en que dormía toda la familia; entraron Antonio y Gregorio y apuñalaron brutalmente á Federico, á su mujer Jjuana López y á sus hijas María, de cuatro a ¡ños, y Brígida, de dieciocho meses. Se aseguraron de la muerte de todos ellos, prendieron fuego al chozo y á poca distancia colocaron el papel escrito. Los criminales se fugaron y refirieron á Fulgencio y á Claudia Gil cuanto habían hecho, ocultándolo ésta. El fuego abrasó en parte los cadáveres. Ya se sabe lo que ocurrió después. Los presos han llegado á la Audiencia en el coche celular, siendo muchos Ips esfuerzos necesarios para que no fueran a Igredidos por la multitud que, en medio de un gran tumulto, profería gritos y quería entrjar en la Sala á todo trance, cosa que se había impedido. La Guardia civil de infantería y de caballería tuvo que despejar, produciéndose carreras y sustos. Un individuo ha sidp detenido por insultos á la fuerza armada. Hay gran expectación. X i a vista. Zaragoza, i 5 5 í. Califica el ministerio fiscal los hechos de cinco delitos de asesinato y uno de incendio en despoblado, y responsables de ellos como autores, Antonio Gil, Gregorio y Fulgencio Horno Gil, y como encubridora deAntonioGil, su hermana Cla ¡udia. Pide para los tres procesados la pena de muerte por los p L ATENTADO DE CONSTAN TJNOPLA POR TELÉGRAFO Consíaníinopla, 15, 12 n. La bomba á que se refería mi telegrama de ayer estalló en la calle principal del barrio de Pera, detrás del coche ie Jehim- bajá, sin que la explosión produjese desgracia alguna.