Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES i5 DE NOVIEMBRE DE IQO 5. PAG. 10. EDICIÓN 3. sido aludido por el Sr. Armiñán, y muestra el ekgrama que viene á probar que los elementos republicanos no solamente no hicieron oposición á los candidatos monárquicos, sino que se dirigieron á él para que personalmente apoyara al Sr. Míile. El Sr. DATO interviene para decir que el min slro de la GOBERNACIÓN tiene el deber de llamar la atención de la mayoría sobre la responsabilidad que entraña la imposición que se basa en la fuerza del número. Pide la proclamación del Sr. Miile y consigna que si votan la gravedad del acta de aquél, los ministeriales habrán roto las relaciones de prudencia que deben regular las de mayoría y minoría. (Sensación. El ministro de la GOBERNACIÓN contesta al Sr. Dato para decir que no se trata de resolver el pleito electoral más que porque el Ferrol está en una región por donde son diputados él, el Sr. Montero Villegas, el subsecretario de Gobernación y otros individuos del Gobierno, es decir, por circunstancias locales. Votad, pues- -dice dirigiéndose á la mayoría, -por razones de prudencia por esas razones de armonía que supone el Sr. Dato que deben existir entre la mayoría y las mino ías; pero conste que por primera vez se presenta el caso de que se obligue á la mayoría por una tercera persona á la aprobación de un acta, invocando las razones qué ha invocado el Sr. Dato. Había ya defendido al Sr. Mille el Sr. Domínguez Pascual con la elocuencia que le distingue; habló también el Sr. Mille para explicar lo que en las elecciones ha ocurrido, pero por lo visto se pretende más: se exige, por intervención del Sr. Dato, que no se declare la gravedad del acta, y como esto puede ser causa de que las relaciones á que se refería el señor Dato sufrieran quebranto, yo pido á la mayoría que vote con arreglo á su conciencia y como si el distrito del Ferrol no existiera en ia región gallega. Rectifican el Sr. DATO y el Sr. GARCÍA PRÍETO. El Sr. DATO: EJ acta de El Ferro! es de las más leves que han venido aquí. ¿Por qué no queréis aprobarla, cuando, en cambio, habéis permitido que pasen otras que son gravísimas! No hay derecho á suponer apasionamientos por nuestra parte, cuando hemos venido en cuestiones de actas pidiendo la gravedad para correligionarios, y el Gobierno dejaba que se declarasen leves. Las desigualdades son irritantes; pero mucho más si se cometen abusando de la fuerza. El señor ministro de la GOBERNACIÓN censura la conducta del alcalde de El Ferrol. El Sr. DATO: ¿Aprueba S. S. la del señor Armiñán como gobernador? El señor ministro de la GOBERNACIÓN: Necesito enterarme debidamente de lo ocurrido. Con la mano sobre mi conciencia, declaro que el Gobierno no tiene interés ninguno en este acta, y ruego á la mayoría que vote como si el distrito de El Ferrol no estuviera en la ptovincia de! a Coruña. El señor marqués de TEVERGA explica las razones que como presidente déla Comisión de actas ha tenido para estimar procedente la proclamación del Sr. Mille. E! Sr. GARCÍA AL 1 X dice que los villaverdibtas votarán con los conservadores. El Sr. DOMÍNGUEZ PASCUAL afirma quilos conservadores en la Comisión de actas se negaron á la gravedad del acta de Vich á pesar de que fue proclamado el Sr. Rusiñol contra un conservador. Se procede á h votación nominal. La Mesa está intervenida y la expectación es grande. Se abstienen amigos significados del Sr. Moret. El secreíano da lectura, á petición del señor Et 2 allal, del art. n o del reglamento. La votación ha arrojado el resultado siguiente: 90 de fa mayoría y 77 de todas las oposiciones. Antes de que se diga si es ó no tomado en consideración, se íeen los artículos 127 y ¡22 de) reglamenío. El Sr. SECRETARIO: Queda aprobado el dictamen. El Sr. BtIQALLAL sostiene que no tienen razón de ser los dictámenes parciales, sino los votos particulares. El señor ministro de la GOBERNACIÓN dice que esto sería aplicar criterio distinto que en el dictamen parcial que se votó de Almería. Lo que hay aquí es un dictamen de la Comisión de actas declarando la gravedad, que ha sido ya aprobado. El Sr. BUGALLAL: Hubiera sido dictamen si lo hubiera suscrito la mayoría déla Comisión; pero es un voto particular cuando una minoría de ella lo firraa. Lo que hasta ahora se ha hecho no es otra cosa que tomarlo en consideración. (Protestas en la mayoría. El señor ministro de la GOBERNACIÓN: Lo que ha votado el Congreso es si declaraba grave ó no el acta, como lo pide el texto del dictamen. El Sr. PRESIDENTE: Ese debate que quiere el Sr. Bugallal tendrá lugar cuando, constituido el Congreso, se traiga aquí, randes protestas en las oposiciones. El Sr. PRESIDENTE: Al dictamen de Manresa... (Las minorías protestan. Voces de no hay dictamen, no hay dictamen. El Sr. DOMÍNGUEZ PASCUAL: Pido la palabra. El Sr. PRESIDENTE: ¿Para discutir e 1 acta de Manresa? El Sr. DOMÍNGUEZ PASCUAL: Para mantener el derecho contra la fuerza del número, (Voces, protestas, campanillazos. El Sr. PRESIDENTE: Aquí no hay fuerza del número. El Sr. NOCEDAL: Este es un segundo buque que naufraga en El Ferrol. (Risas. El Sr. PRESIDENTE: Hable S. S. si lo desea, del acta de Manresa. El Sr. DOMÍNGUEZ PASCUAL: Pero, ¿por qué razón se ha suspendido el debate sobre el acta de El Ferrol? (Nuevas protestas, grandes voces de jfuera! ¡fuera! campanillazos y jaleo general. El Sr. PRESIDENTE: Porque ya está terminada esa cuestión, y el acta, declarada de tercera clase, vuelve á la Comisión. (Escándalo formidable. Insiste el Sr. DOMÍNGUEZ PASCUAL en hablar del dictamen tomado en consideración. (Las mayorías protestan. Cl Sr. AMAT pide que se lea el art. 85 del reglamento. El Sr. SUAREZ INCLAN pide que se lea el 45. El Sr. AMAT protesta de que no se le deje hablar. El Sr. PRESIDENTE le cede al fin la palabra y el Sr. AMAT recuerda af Sr. Puígcerver un caso igual al que ahora se discute, que fue tomado en consideración y determinó un debate. El señor ministro de GRACIA Y JUSTICIA contesta al Sr. AMAT que no tratándose de un dictamen ni de un voto particular no puede compararse el precedente con el actual; éste es un dictamen parcial y, por consecuencia, es cosa distinta de lo que el señor Amat supone. El Sr. MARTIN SÁNCHEZ pide que se lea un artículo del Reglamento referente á los votos particulares. Un secretario da lectura al artículo que deseaba el Sr. Martín Sánchez. Este, tomándolo con calma, empieza á buscar precedentes de casos como el que tan gran polvareda ha levantado. El ministro de ¡a GOBERNACIÓN: No se moleste S. S. en buscar precedentes, pues los tiene también próximos, porque la semana pasada se han aprobado con dictámenes parcialef las actas de dos correligiarios suyos: el señoi Marqués de Casa- Laiglesia y el Sr. NavarroRamírez. El ministro de la GOBERNACIÓN con testa brevemente al conde, y luego interviener los Sres. AZCARATE, GASSET, y de nueve el Sr. MARTIN SÁNCHEZ. Las palabras de éste provocan otra vez las iras de los ministe ríales, y se produce un escándalo mayúsculo El señor marqués de la VEGA DE ARMIJO, que durante unos momentos ha salido del salón, vuelve á la presidencia é impone silencia para hacer constar que lamenta los incidentes que ha originado la discusión del acta del Ferrol, pero que él ha dirigido con verdadera imparcialidad. Y antes de que pidieran de nuevo la pala bra, dio por terminado el incidente y levante la sesión. POR TELÉGRAFO El mal estado de las lineas por causa del temporal reinante ha hecho que los siguientes telegramas de Tiena lleguen á nuestro poder con gran retraso. ñsi, pues, perdido por esta lamentable citeunslancia fortuita él interés de actualidad de la mayor parle del texto telegráfico, preferimos extractar lo más culminante de su contenido, con objeto de no retrasar todavía más la información de nuestros corresponsales, publicándola con toda ia riqueza de detalles con que la hemos recibido, y haciendo gastosos en beneficio de nuestros lectores el sacrificio de algunos millares de palabras írans- mttidas por telégrafo coa tasa urgente. X VJEXA, 1 3 7 S 1 a recepción diplomática, El Rey ha recibido á los ernbajadofes residentes en Viena. El duque de Bailen hizo las presentaciones. El primero fue el Nuncio, monseñor Granitc di Belmonte. D. Alfonso tuvo frases amables para cada uno de los embajadores. X VJENA, j 3 7 T. 1 pl regimiento número 38. Después de la recepción diplomática el Rey ha recibido en el salón llamado d los Gobelinos á los jefes y oficiales del regii ento de Infantería húngara del cual es coronel D. Al fonso. Ostentaba el Rey el uniforme de iichc cargo y las cruces de la Orden Teutónica X VIENA, i 3 4 T. I p n la Embajada. r Se ha verificado en la Embajada de E paña el almuerzo dado pov el Rey en honor del emperador Francisco José. 5 Presidió la mesa S. M el Rey, que tenía á su derecha al Emperador. Según prescribe la etiqueta de esta Corte, nadie puede dar frente á los Soberanos, de modo que dando frente á entre los dos se sentaba el duque de Bailen. La derecha del Emperador la ocupaban la duquesa de Bailen, el príncipe Lichtestein, el conde de San Román, el príncipe Dietrichstein y el conde de Fontanar. X Y 1 ENA, i3, 5 í k Q ecepción en: la Embajada. I Terminado el almuerzo, y habiéndose I retirado ya el emperador Francisco José, se L verificó la recepción ds la colonia española. i iininimHraiiniíBijrnraiH ifli l nninminrc i: