Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i5 DE 3o g. CRÓNICA UN 1 VERSAL ILUSTRADA. NOVIEMBRE i9o5. DE NÚMERO SUELTO 5 CÉNS. anteriores; ley habrá sido ahora por breve abajo ei recargo de algunos arbitrios muniy lastimosa temporada; no lo será ya sino cipales que pretendía establecer el Ayunpor accidentados y cortos días y con sa- tamiento. Puede que ese recargo no le crificio análogo al del actual presidente importase un pito al pueblo, ya que no p L CONCURSO. Los cálculos más del Consejo, quien paga los gastos de se trataba de arbitrios para artículos de optimistas señalan todavía á la dis- su empresa con el capital de fuerza y de primera necesidad; pero aquí todo lo cusión de actas toda la semana corriente. prestigio acumulado durante su vida po- que sea demoledor nos seduce. ¡Eso de Es decir, que á lo sumo quedarán de este lítica. echar abajo suena tan bien! mes diez sesiones útiles para consagrarlas Para sacar de su índeferencia al espíEn el Ateneo hubo gran marejada con á debates importantes, como el del Men- ritu público, de su apatía á las clases motivo de la elección de presidente de la saje y el de Presupuestos. Aun admitien- sociales que nutren con su savia el parti- sección de Literatura. Triunfó en la lucha do que se prescinda de toda vacación de do liberal, de su desesperanza á los pue- el simpático Fernández Shaw, con lo cual Pascuas, los días aprovechables de Di- blos, hay que hacer sacrificio muy dis- se demostró que en aquel centro hay adciembre no pasarán de 21 ó 22. No es tinto de aquel que el Sr. Montero ha miradores de Las bravias, La revoltosa, extraño, pues, que se piense en celebrar hecho. Habrá que presentar muy definí- LCÍ chávala, etc. pero que, sin embargo, sesión por la mañana y por la noche, si dos, muy precisos, muy concretos y muy no quieren el feminismo en la casa. para 1. de Enero ha de estar aprobada claros los elevados y trascendentales obLos estudiantes entraron en clase, me 3 a ley económica. jetos, á que la actividad de los liberales nos en la de Hacienda por no concurra Este es, al parecer, el propósito del debe dirigirse; licenciar, como el caudi- ei profesor. Alguna vez había de habet Gabinete actual, quien naturalmente as- llo bíblico, á todos los que encuentren J melga de profesores. pira á cumplirlo, si es Gobierno para en- fatigosa y ardua la jornada y aun á quieEl temporal parlamentario continuó tonces. Pues, por sabido se calla, que hay nes quieran ponerse á beber de bruces en imponente en el Congreso. Témpora! muchas dudas acerca de la continuación el presupuesto; pedir resolución, mucha no en un vaso de agua, sino en un cortadel Sr. Montero Ríos en el mando. resolución, y mostrar energía, mucha dillo. Sobre si un voto particular pasa á Las sesiones de la mañana habrán de energía. ser dictamen ó no pasa, se pasaron los ser destinadas á discutí c los presupuestos, Tal es el cuadro de condiciones pre- diputados vociferando horas emefas; como y ¡as de! a tarde á hacer lo propio con vias que para el concurso tiene mental- si se tratase del asunto más grave 5 trasla contestación al discurso de la Corona, mente trazado la opinión pública. Quien cendental para España. Probablemente en Seriamente, aquéllos no han de ofrecer la escuche con atención se penetrará de este caso no abrirían la boca. El presiabundante materia de controversia, aun la exactitud de estas indicaciones. dente dio fin á la contienda de un modo aceptando el paralelismo de discusión, que original: sitiando por hambre á los conMANUEL TROYANO se intenta; porque esa labor se ha ejecutendientes. A las ocho, dio el csjipanitado sobre la misma obra varias veces. llazo final. Era la hora de cenar. Los esPoco de nuevo es dable decir ya. tómagos desfallecidos se rindieron. El interés, por tanto, se ha de concen- S e ignora á estas horas lo que le ocu; Cesó la tempestad. trar sobre el debate del Mensaje; no por rrió á nuestro planeta anteayer. AEMECS los empeños personales á que ha de dar El telégrafo no funcionó porque los origen, ni por las cosas que haya de oír hilos padecen reúma y en cuanto caen el Sr. Montero Ríos, ni por la fragorosa cuatro gotas están ya para meterse en la lucha que se espera. Nadie ha olvidado cama y tomar salicilato. El mar amenazó que en nuestro Parlamento el escándalo tragarse á las poblaciones de la costa. I I NA SESIÓN I N T E- Contrariamente surge de improviso, y, cuando se le ha Hubo descarrilamientos con desgracias, I U R E S A N T E á lo que todos anunciado con grande anticipación, el re- crímenes y no recuerdo cuántas cosas esperábamos, la sesión de ayer tarde ofreció un cierto interés. Señores- -dijo el Sr. M o saltado de él ha estado en razón inversa más, todas- aterradoras, apocalípticas... del tiempo, que se ha tenido á la gente Pero no hay mal que por bien no ven- lleda- -el acta del Ferrol es de las más tremendas que yo he conocido. Yo estoy en un conen expectación. ga, intentaron robarla caja de caudales flicto; yo no concedo mucha importancia á los Para cuantos se preocupan de verdad del ministerio de Fomento; caja que, cambios de colegios electorales que á última con los asuntos públicos, con el estado aunque parezca mentira, tenía caudales, y hora se hicieron en El Ferrol; pero sin tenet de la política y de los partidos, el interés que habría sido robada seguramente, si no esto en cuenta, la gravedad suma de esa elecestá en el problema de la iniciación ne- ocurre el descarrilamiento de la línea de ción salta á la vista. E ¡Sr. Molleda estaba cesaria á la reconstitución efectiva y se- Cáceres. ¿Que qué tiene que ver el dine- ssustado: al oir sus palabras, el Sr. Domín gura, no aparente y artificiosa, del parti- ro de un ministerio con los fósforos de guez Pascual, que se sentaba á su vera, se ledo liberal. Es decir, que se va á ver si la Cascante? Si no ocurre aquella catástrofe, vantó sonriendo, con la más irónica de sus crisis, por que éste atraviesa desde la no se reciben á deshora telegramas en el sonrisas. La Cámara no debe hacer gran el Pascua! -de ¡o muerte de Sagasta, termina al cabo con departamento de Obras públicas; no hay caso- -dice de Sr. Domínguez Molleda; en El que acaba exponer el Sr. el nacimiento de un organismo fuerte ade- gente que vela en las oficinas, y los la- errol se han cometido considerables atropecuado á la misión, que en el presente pe- drones cargan tranquilamente con el dine- llos en contra del candidato conservador ríodo histórico está llamado á cumplir. ro, con la caja y hasta con el edificio, si Pero el Sr. Armiñán no está conforme con estas declaraciones del Sr. Domínguez Pas; Sobre este punto no caben ya aplaza- se les tercia. mientos, ni vaguedades, cuya continuaLa lectura de la Prensa con su profu- ual. ¡No se han comeüdo atropellos- -grita ción ha hecho imposible con sus actos y sión de noticias desastrosas, hizo poner 1 Sr. Armiñán; -era yo gobernador! Su hasta con sus discursos el Sr. Montero la cara larga á la gente, y eso que era día Señoría- -replica el Sr. Domínguez Pascual- impuso multas de 5oo pesetas cinco días antes de Ríos. El excelentísimo señor, con la si- de ponerla alegre, si es verdad aquello las elecciones y mandó tres delegados! ¿Yo tuación que dejará en pos de sí, habrá de á mal tiempo, buena cara porque lo hice- -responde el Sr. Armiñán- -porque me obstruido el camino en el campo liberal peor que el que ayer hizo en Madrid, ni lo mandó el ministro de la Gobernación á cuantos busquen el Poder para disfrutar hecho de encargo. ¡Orden, orden! exchma á su vez agitando o la campanilla el señor marqués de la Vega de de sus tan codiciadas como amargas saSe supo con satisfacción general que el Armijo. Y el Sr. Armiñán torna á gritar: tisfacciones. Esto fue factible en tiempos ministro de la Gobernación ha echado