Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SERVICIO ESPECIAL DE NUESTROS CORRESPONSALES DOS MIL PALABRAS POR TELÉGRAFO V 1 ENA, l 3 I i M 1 ondecoraciones. El Emperador ha conferido las siguientes condecoraciones: á D Pío Gullón y al duque de Sotomayor, grandes cruces de San Esteban; al duque de Bailen, gran cruz de Leopoldo; al general Bascaran y al conde de San Román, grandes erttces de la Corona; al Dr. Ledesma y á D Ramón Pina, idem de Francisco Jcsé; á D José Caro, al Sr. Balseiro y á D Eduardo Guitón, comendadores de Francisco José; a! conde de Fontanar y á D Jaime Ojeda, cruz de ia Corona de tercera clase; al corone! Jordana y á los condes de! Grove y Aybar, comendadores de Leopoldo, y al marqués de la Rivera, comendador de la Corona. 1 Rey de España, entre otras muchas, ha concedido las siguientes: Collar de Carlos 311 al príncipe de Lichsíenste, gran maestre de la Corte, y ai canciller conde de Goluchowsky. Gran cruz de Carlos Uí al barón de Fejervary, presidente del Consejo de ministros húngaro, y un objeto de arte, por poseer ya la misma distinción, al barón de Gauísch, jefe del Gabinete austríaco. También han sido agraciados con condecoraciones de distintas órdenes y grados, los barones de Beck y de Bolfros y el conde de EJaar, primeros ayudantes del Emperador; el principe de Mor. temon, segundo gran maestre de 1? Corte, y el conde de Criraky, y el barón de Ga. ideinas, primer marisca! y chambelán mayor, respectivamente. X VJCNA, J 3 í I M. C La carretela á la gran d Atimon en que van solos el Emperador y el Rey. Siete carrozas de Corte con los Archiduques, por parejas. Diez coches para el séquito, en esta forma: primero, duque de Sotomayor y conde de Paar; segundo, D Pió Gullón y el- barón Steininger; tercero, el conde de San Román y el Príncipe Lichstestein; cuarto, general Bascaran y coronel Vogel; quinto, Dr. Ledesma y Mayor von Apor; sexto, el Sr. Pina y el coronel Jordana; séptimo, el capitán de navio Balseiro y el conde de Grove; octavo, el conde de Aybar y el teniente coronel marqués de la Rivera; noveno, D Eduardo Gullón y el Sr, Ojeda; décimo, el Embajador, duque de Bailen, con los secretarios de la Embajada, D. José Caro y conde de Fontanar. Los cocheros y postillones del coche imperial llevan librea amarilla y negra y peluca empolvada; en la trasera van sentados dos cazadores de la Guardia de Corps. X VIENA, 13, JSH, séquito de los Archiduques y Arquiduquesas, inspectores generales de las tropas y capitanes de la Guardia imperial. Toda la servidumbre de Palacio vestía de gala. De gala también los dignatarios y generales y de parada los demás militares. Terminadas las presentaciones, el Rey con su séquito se retiró á las Frendemappartments y el Emperador á las suyas. Numeroso público presencia en las calles la dispersión de los coches conduciendo á los Príncipes y personajes á sus casas. HWI n i T? TOtá xi j- r (TgniK 7i frg J INTENTO DE ROBO EN UN MINISTERIO. l P e la estación á Palacio. Desde la estación del Norte a! Palacio imperial el paso del cortejo es acogido con una ovación continuada. Ocho bandas de música escalonadas, tocan la Marcha Real sucesivamente. Desde los balcones las señoras saludan con ¡os pañuelos. Después de atravesar los diferentes trozos de Ja Ring hasta ¡a Brugring, la comitiva llega á la grandiosa plaza de María Antonieta para entrar por la verja de ¡a Hofburg. X VÍENA, 1 3 I2 M. El subsecretario del Ministerio de Instrucción pública participó esta mañana al Juzgado de guardia que habían querido forzar la caja de caudales del repetido Ministerio. Personado en el local citado el digno y celoso juez Sr. Aldecoa, comprobó la veracidad de la noticia, encontrando un gran manojo de llaves que debieron querer utilizar los ladrones para apoderarse de las 15o. 000 pesetas que contenía la dicha caja. No se sospecha de nadie, pero se cree que los ladrones deben ser personas conocedoras de la casa que sabían la existencia de los 3o.000 duros. I J N DESCARRILAMIENTO EN LA LINEA DE MADPID A CACERES Y PORTUGAL En las primeras horas de la madrugada recibióse en el Ministerio de Fomento un. telegrama expedido en Plasencia, en el cual se daba cuenta del descarrilamiento del tren mixto núm. Í 04, que salió del mencionado pueblo á las seis y media de la tarde del lunes. El telegrama agregaba que, según noticias que llegaban del lugar del suceso, había algunos muertos y varios heridos de gravedad. Tan pronto como se recibió este telegrama, envíesele a! Sr. Requejo, el cual sin pérdida de momento se trasladó á la estación de las Delicias, con el fin de ir en tren especial al sitio del descarrilamiento. En la estación, sin embarao, habían recibido otros telegramas, y como en ellos se quitaba al suceso la importancia que en un principio se le dio, dejándolo reducido á sus justas proporciones, el director de Obras desistió del viaje que, como hemos dicho, tenía preparado desde que supo lo sucedido. He aquí ¡os telegramas, que como puede verse, demuestran que el accidente, aunque lamentable, no tiene las consecuencias graves que se temían, dado el texto del telegrama pri meramente recibido en el Ministerio. X FJIasencia, 14, 4 m. Al director de Obras públicas e! interventor de Ferrocarriles. Regreso en este momento del sitio del descarrilamiento. No se han confirmado las primeras noticias de haber muchos muertos. Hay algunos heridos; de éstos, lo están gravemente el maquinista Gregorio AS ver con quemaduras en las manos y en la cara, y el conductor Manuel Celis con dos heridas en la cabeza; y con contusiones menos importantes, el fogonero Carlos Corne y los guardafrenos Francisco Justo y José Núñez. Todos fueron curados en el mismo lugar del descarrilamiento y luego trasladados al hospital. TCíI regio alojamiento. J Don Alfonso ocupará en ia Hofburg las Frenderoappartments, ósea las habitaciones destinadas á ios Soberanos extranjeros. Ocho son las sslas que forman este departamento, y aunque todas están decoradas con suntuosidad y arte, sobresalen la sala de recibo, el despacho y ei dormitorio. El sa ón de recibo está cuajado de bibeíots y antigüedades. De sus paredes penden dos tapices flamencos bordados en oro, que representan Ró t. uío y El rapio de las Sabinas. 1 despacho es de estilo Luis XVI, blanco y dorado con terciopelo rosa. El dormitorio tiene mobiliario moderno. El lecho es lacado blanco y dorado, con colgaduras de seda azul. E n Palacio. Al atravesar la verja la carretela que conduce á los Soberanos, suena otra vez la salva de 24 cañonazos, y en la Hofburg se iza, junto al estandarte negro y amarillo de Francisco José, el pendón morado de Castilla con las armas Reales. Cruza el cortejo la Heldenplatz (plaza de los Héroes) donde están las estatuas ecuestres de Eugenio de Saboya y del archiduque Carios. Alrededor de este monumento están agrupados los generales, jefes y oficiales francos de servicio con uniforme de gala. E! carrueje imperial se detuvo delante de la Alderstiege ó escalera del Águila Negra, a! pie de la cua! esperaban el príncipe VÍENA 13, 11 M de Montenuovo, segundo gran maestre de la J 1 cortejo en marcha. Corte, y el conde de Cholomewsky, gran A ¡as diez y media abandonan el andén maestre de ceremonias, que precediendo á los los dos Soberanos y llegan á la puerta exterior, Soberanos subieron la escalera, en la que forseguidos á pocos pasos por los archiduques y maban los Arqueros austríacos y los Trabanten el séquito, húngaros. A! aparecer los Monarcas suenan los acorEn el primer piso esperaban las Archidudes de la Marcha Real, y el público, contenido quesas en traje de calle y con sombrero, acomdetrás de las tropas, prorrumpe en entusiastas pañadas de sus respectivos maestres de Corte ¿hoch! ¡hoch! y damas de honor. A! llegar al estribo de ¡os coches, D AlfonDespués de haber presentado el Emperador so haré un respetuoso ademán para que pueda al Rey las Archiduquesas, pasó la regia comisubir primero Francisco José, pero el Empe- tiva á ¡a sala Pietradura, donde se hallaban rerador, después de insistir para que suba Don unidos ios altos dignatarios palatinos del GoAlfonso, da ¡a vuelta por detrás del carruaje, bierno y damas de la Corte. monta en él y se sienta dejando al Rey á la deEntre los presentes estaban el canciller GoTecha. Suchowsky, el gran marisca! de la Corte de Al cruzar delante de la bandera saludan am- Hungría, e! primer ayudante del Emperador, bos militarmente. Se pone en marcha la carre- conde de Paar; jefe de la cancillería militar, tela regía y aumentan las aclamaciones, á las barón Boífrás; intendente de los teatros impeque contesta e! 5? ey con su habitual saludo con riales, barón camarera mayor de la mano. Palacio, condesa Harach; presidentes de los A! arrancar el coche de los Soberados, la Gabinetes austríaco y húngaro, barones de batería, colocada cerca del Prater. tira una Gauíchs y Fejerwary, los ministros, presidensalva de 24 cañonazos. íes de los Tribunales Supremos, Jefe del EstaF. t cortejo ¡o formando Mayor genera! comandante de Marina, El Juzgado instruye diligencias.