Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 14 DE NOVIEMBRE DE i 9 o5. PAG. 7. EDICIÓN 1. este papel, realiza una misión muy importante. No hay embajador completo sin embajadora que le secunde, y ésta, tipo de la perfecta diplomática, le sabe desempeñar de un modo admirable la distinguida y bella esposa de nuestro embajador en Berlín, que en las recepciones de la Embajada y en las solemnidades palatinas ha dejado el pabellón español, muy bien puesto. UN CHAMBELÁN figuran entre ellas la aplicación, cada vez en mayor escala, de los procedimientos mecánicos y la elevación de ios jornales, que ha obligado á bastantes patronos á salir de Londres y establecer sus talleres en el Norte de Inglaterra, aprovechando la rebaja de los salarios. Es difícil saber de qué modo habrá podido satisfacer M r Balfour á las mujeres que han acudido á visitarle en su residencia oficial. Las comisionadas no fueron parcas en sus peticiones y solicitaron que el Estado diese colocación inmediata á los q: ue acudiesen á pedirnal, y algunos de ellos creen encontrar e ¡remedio en un cambio radical de los procedimientos económicos aue hov se siguen en Inglaterra. NA REVOLUCIÓN EN ¿Qué es la LA M E D I C I N A enfermedad? Sir Frederick Treves, uno de los operadores ingleses más famosos, acaba de lanzar la idea, en un reciente trabajo, de que la opinión vulgar en punto á lo que son las enfermedades, no puede ser más equivocada. Nosotros todos las juzgamos como algo U YIENA. MONUMENTO ERIGIDO Á LA EMPERATRIZ MARÍA TERESA EN LA GRAN PLAZA QUE TAMBIÉN LLEVA SU NOMBRE ECOS DE LONDRES Londres, y de Noviembre. I I N PROBLEMA Uno de los hechos de LASTIMOSO m a y o r trascendencia social que han ocurrido en Londres desde hace muchos años, ha sido la visita que una comisión de mujeres pobres del East End hizo ayer al primer ministro, pidiéndole ayuda para la masa, cada vez más creciente, de obreros sin trabajo. El problema en sí encierra una suma gravedad nacional. Sólo basta fijarse en el gran número de operarios jóvenes y llenos de vigor que todas las mañanas acuden, sin conseguirlo, á los Docks y á otros puntos de la Metrópoli en demanda de trabajo, para hacerse cargo de que no se trata de una declamación baldía y de que la miseria aumenta de día en día. Las causas de este crecimiento son varias, y la, bien en obras o en caminos de nueva creación, ó bien en colonias, agrícolas creadas al efecto. También pidieron que el Parlamentó, en vista de sus justas demandas, se ocupase en la urgente confección de leyes adecuadas que atendiesen con urgencia á remediar su triste situación. Quejáronse amargamente de la indiferencia que sienten por los desheredados las clases más acomodadas, y la presencia de las mujeres en el Ministerio recordó á los transeúntes que la presenciaron un episodio de ¡os primeros momentos de la Revolución francesa: la tumultuosa irrupción de Jas mujeres del mercado, en el palacio de Versalles, en Octubre de 1785. Tanto el rey Eduardo como su egreoia consorte demuestran tomarse el mayor interés por los necesitados, y han asegurado que harán cuanto esté de su mano para que se les atienda debidamente. Todos los periódicos dedican hoy bastante extensión al asunto, pues no se puede dudar que se trata de un gravísimo problema nacio- nocívo. y perjudicial, malo por su esencia y malo en sus efectos, y en cambio, el doctor aludido estima que en toda enfermedad existe un proceso beneficioso para la salud. Las enfermedades- -dice- -constituyen siempre procedimientos curativos, y sin ellas un simple constipado sería verdaderamente mortal. Los catarros, las erupciones de todo género y otra infinidad de fenómenos, son, según el doctor Treves, medios naturales para desalojar las bacterias y los gérmenes morbosos acumulados en el interior del organismo. No niega, sin embargo, que existen enfermedades, tales como el cáncer, que son realmente mortales, pero aun ese mismo cancel puede constituir la manifestación exacerbada de un proceso que en sus primeros momentos ha podido ser beneficioso. La lectura del mencionado trabajo ha provocado vivas polémicas y comentarios. P or lo pronto, sugiere ¡a idea de que existe todo un vasto campo de conocimientos sin explorar. aún por los profesionales. W. A. CAMPBELL