Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SERVICIO ESPECIAL DE NUESTROS CORRESPONSALES MIL NOVECIENTAS PALABRAS POR TELÉGRAFO CRÓNICA TELEGRÁFICA DE NUESTRO CORRESPONSAL ESPECIAL, ESCRITA EN BERLÍN. 45o PALABRAS BERLÍN, ESTACIÓN DE FR 1 EDRICHSSTIÍASSE, J 2, y T. Nada y, go nad, a, nada, y el tren sale de aguja s -J umoiTra i ávvéiocidad. ¿Dónde podré dejar estas cuartillas? GUILLERMO SJLVA KEMPER X PO fSDUrt, í 2, JO M. A Dc. f DlDA. La despedida ha sido como la mayor parte de las fiestas celebradas estos días. Solemne ceremonia de la jura, el té en Palacio y m: s d l comitiva trasladóse á la estación reservada de Willpart, situada en las ouertas mismas del Neues Palais. El cronista no tiene que registrar ninguno de esos incidentes cuidosos que se producen cuando el público se agolpa en un lugar cualquiera. Ha sido, por lo tanto, un acto afectuoso y, ¿por qué no decirlo? casi familiar. Si al despedirse- ¿os extraña la palabra? pues á pesar de eso insisto en ella, casi familiar- -si al despedirse, como el día de la llegada, el Kaiser atrajo sobre su pecho al Rey, le oprimió cariñoso y depositó dos besos en sus mejillas, don Alfonso, muy emocionado, correspondía á las pruebas de amor del Kaiser. Todos son excelentes amigos ya. Despedíase del Kronprinz y del princir Eitel como de camaradas de toda la vida. i- -Nos veremos pronto, ¿no es verdad? -gritábales. Y ambos Príncipes le decían: -S, muy pronto, muy pronto. Como escribo estas cuartillas no lo sé, y menos todavía sá i dónde, después de escritas, podré depositarías. Quiero ver todo lo que ocurre en este momento de la despedida, y al propio tiempo mi curiosidad busca por todas partes un detalle, una observación, algo... Los ministros han ocupado sus puestos, los altos personajes palatinos Jos suyos respectivos, rambién el Rey, afable y cariñoso, va repartiendo abrazos y apretones de manos. Para todos tiene una sonrisa, para todos una frase amable; extendía ambas manos á la duquesa de la Vicj toria y á la embajadora, que se han colocado en primera fila. Va á partir el tren; los jefes circulan órdenes; D. Alfonso tiene todavía tiempo para acercarse á Bülow, distanciarse con él. de ios grupos y hablar ambos reservadamente breves momentos. Un último apretón de manos, una última despedida saludando á todos, sonriendo, sonriendo siempre, y el Rey sube al coche- salón. La compañía de Coraceros pre sen ta armas; la banda ejecuta la Marcha Real, D. Alfonso cuádrase delante del Kaiser saludándole militarmente, Guiller mo contesta del mismo modo; pero en seguida tiéndele la mano que el Rey es írecha entre las suyas con efusión cari ñosa. Ha sido, pues, una despedida íntima, muy íntima, y, lo repito, casi familiar. (Sin querer hs recordado las palabras de na dama que me decía la otra noche: -j- -Créame usted, es una encerrona. YeJtren arranca lento, pausado. Adiós, adiós... Mil lucecillas brillan á lo lejos. Mis ojos húndense en la obscuridad buscp r (r j 3 iluminación del Mármol Palais. E J l Rey en misa. El Key, acompafado de su séquito, salió de Palacio á las ocho de la mañana v se di; rigió, sin escolta ninguna, como un simple particular, rodeado de amigos, á la iglesia cate lica. En la oueita de! templo le lecibieron el clero y el gobernador de Potsdam. La misa ha sido rezada, y apenas terminada, salió el Rey, siendo despedido por e! clero con el ceremoní 1! de costumbre. L Alfonso se dirigió al Neues Palais. X OTSDAH, 12, J 1 M. La despedida del Rey y de! Kaiser rué muy interesante. El Emperador dio un doble bese al Rey. El Kronprinz y el Rey se abrazaron, diciéndose: Hasta pronto Al llegar el tren á Fnedrichstrasse el Re rogó al embajador y á los agregados militares que no continuasen el viaje para evitarse molestias. Ante la insistencia del Rey se apeaion, sí guiendo el tren para Viena. X EL REY EN VIENA 2, 6 T. a jura. LOS trenes llegar atentados de viajeros para presenciar la jura de banderas que se va á celebrar con el mismo aparato que la del otro día en Berlín. A las once menos diez minutos han salido de palacio el Emperador v e Rey á caballo. Saluda el Kaiser á los soldados con el tradicional buenos días Sus últimas palabras fueron: ¡Viva el Rey de España! Las fuerzas, que están formadas por regimientos, presentan armas y las bandas tecan la Marcha Rea! española. El juramento le presiaron Jos reclutas sobre las banderas y poi reginventos, y le tomó el Emperadot. La ceremonia resulto verdaderamente emocionante; 172 banderas conquistadas en las tres últimas guerras formaban pabellón. El Kaiser arengó á los reclutas pronunciando la famosa frase: Mhora me pertenecéis. Los ¡hurrahs! al Kaiser y al Rey coronaron tan solemne acto. Después del desfile los Soberanos fueron al Casino de los oficiales del primer regimiento de) a Guardia, donde se les sirvió un espléndido almuerzo. A las cinco y media saldrá de Berlín el tren especia) que conduce al ministro GuSlón y al séquito del Rey para unirse á éste en, el tren Imperial para Viena. La despedida no tendrá carácter popular, pues el Rey saldrá de Is estación de WiIIpark directamente para Viena, pasando, sin detener se, por Friedrichtrasse. ¡POTSDAM, 12, 5 T a Prensa. El periódico Vremdemblait publica un artículo redactado en términos muy cariñosos referente á la llegada mañana á esta capiíal del joven Monarca español. Dice que la cordial acogida que le tributarán el Emperador y familia será para D. Alfonso como una prueLa de que j tá en Viena como en su propia capital. El Trremdemblatt hace elogios de dicho Rey, dirigiendo al mismo tiempo amistoso sa ludo y cordiales votos á la nación española. Varios periódicos pretenden saber que e Rey de Portugas, después de su estancia ei París, visitará las cortes de Berlín y Viena. La mayoría de los periódicos publican ar tínitós dando la bienvenida más afectuosa t D Alfonso. Especialmente Exirablat Frendenbíati, Deithches T olkoblatt, Nenes Wiener y Tagebatt Zeit ha- c n un bosquejo histórico de la dinastía y grandes elogios de la Reina doña Cristina, rindiendo también homenaje á la memoria de Alfon, oXIl. Se pronostica que si hace buen tiempo, será un recibimiento magnífico el que mañana haga Viena al Rey. X KÍSKA, 1 2 4 J. L j I í l ¡n marcha. La estación de Willpark, que es de uso exclusivo y reservado para el Kaiser, esta artísticamente adornada con banderas, guirnaldas y flores. El tren está preparado. Ha llegado el especial que conduce al séquito civil. El Rey se ha despedido de todos los personajes oficiales de la corte de Berlín. Esta tarde cazo el Rey en Willpark. Después fue al Palacio de Mármol donde la princesa Cecilia le ofreció un té. En la estación acaba de revísitar el Rey á las tropas que le rinden los honores. El Rey se despidió de la Emperatriz en Palacio. Se han cambiado valiosos regalos. X POTSDAM, J 2, 7 T. TTJreparativos. Mañana á las once y media ¡legará el tren Imperial conduciendo á S. M el Rey. Vendrá por Dresde, Rodenbach, primera estación austríaca; Praga, capital de la Bohemia Brünn, capital de la Moravia, y Gceserndorr. El recorrido hasta Viena es de 769 kilómetros crue el tren Real hará en trece horas próximamente. En! a estación de Gceserndorf recibirán i S. M el embajador de España, duque de Bailen; el agregado militar, marqués de la Rivera, y los jefes militares austríacos puesto por el Emperador á las órdenes del Rey. Estas personas saldrán de Viena por la ma ñaña temprano. Jbn la estación del Norte, de esta ciudad, recibirán á D Alfonso el Emperador, los Archiduques, los individuos del Gobierno, las autoridades de Viena y demás funcionarios de la Corte. La comitiva Regia se dirigirá á la Hofbourg por Praterstern, Praterstrasse y Asper- Brücke, á entrar en el Ringstrasse, donde se encuentran ¡os edificios más notables y modernos de la ciudad. X -i VtEWV, I 2 9 S. a despedida. A las seis y cincuenta ha salido el tren Imperial 1 a decoración. Ha terminado la decoración de las calle que mañana recorrerá la comitiva. Los zócalos de todas las farolas eléctricas han quedado convertidos en canastillos de flores. Muchas casas ostentan colgaduras, guirnaldas y banderas. Varias obras en CP S VCCJOA- han ronvertid n