Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ilANO TRES. NUMERO 307. iCRÓNICA U N 1 r ERSAL ILXISTRJ DA. proyecto del Ayuntamiento prosperase, sería tanto como establecer aduanas en la corte. Abriguemos la esperanza de que no prosperará. i3 DE NOVIEMBRE DE 1905. NÚMERO SUELTO, 5 CÉNS. martes- -dije en cierta ocasión á un caballero que se cortaba las uñas en lunes. -Y habrá usted descarrilado- -me contestó. -No, señor; nunca- -volví á decirle, ¡Caramba, hombre, caramba! -repitió el supersticioso con un tono de contrariedad muy marcado y como si le hubiera faltado añadir: ¡Qué lástima! Son terribles estos señores de la jettatura y además tienen la suerte de ue muchas veces la vida, con ciertas extrañas coincidencias de sucesos, les da la razón. La actualidad misma se complace en darles armas. Tres obras dramáticas se estrena ron el martes último, y ninguna de. las tres consiguió entusiasmar al público. En el mismo día, el Consejo universitario condenó á varios alumnos revoltosos á la pérdida del curso. Vayan ustedes á convencer á cómicos, autores, empresarios y estudiantes, de que el martes no es día fatal. Claro es que La ¡oca se estrenó en domingo y tampoco gustó; claro también que los estudiantes serán perdonados, pero esto no lo toman en cuenta los que en todo ven influencias nefastas. ¿Y quién es el que se ve libre de preocupaciones? Hace poco un amigo entra en mi cuarto y me dice: Ya tenemos nuevos concejales. Al oírle levanté la vista y sobre el almanaque l e e i3 de Noviembre Confieso que al asociar las ideas me dieron ganas de exclamar: ¡Lagarto, lagarto! Y eso que no soy supersticioso. LUJS DE TAPIA DE CONSUMOS jP ste es un asunto de vital interés para el ve cindario madrileño. La subasta debe verificarse el día 20 del corriente, f El pliego de condiciones aprobado por la Junta municipal, fija el tipo en pesetas 22.404.588; sírvele de base un presupuesto calculado en 23.860.093 pesetas. Para ílcanzar estas cifras, ha sido preciso recargar exageradamente ciertos artículos é imponer derechos á otros que hasta la fecha estaban libres de todo gravamen. La situación no puede ser más extraña de lo que es. Por un lado, un Gobierno que se ha compromaíido á disminuir gradualmente los derechos de Consumos, mientras no sea posible llegar á su total supresión; por otra parte, un Ayuntamiento que aumenta el impuesto. El S r García Prieto, después de estudiar la cuestión, no podrá menos de oponerse á la aprobación de! pliego de condiciones. Con objeto- de enterar á nuestros lectores de la significación é importancia que tienen los aumentos proyectados por ¡a Municipalidad madrileña, hemos visitado ayer al Sr. Maltrana, presidente de ia Cámara de Comercio de Madrid. El Sr. Maltrana nos dijo cosas muy interesantes sobre e! modo de fijar en el pliego de condiciones el tipo de la subasta y sobre los recargos y nuevos impuestos proyectados. Para reproducir cuanto nos comunicó, sería preciso dedicar varios artículos al asunto; nos limitaremos á citar algunos de los muchos datos que tuvo la amabilidad de darnos. lina Real orden del 21 de Julio de este año ordena que no paguen nada los alcoholes desnaturalizados; la sémola según la ley de alcoholes, está libre de todo derecho. El pliego de condiciones impone un gravamen á ambos productos. Hasta la fecha nada pagaban ni las maderas de construcción, ni los papeles pintados, ni las pieles curtidas ó sin curtir. Ahora se intenta imponerles derechos. -Si quedase aprobado el pliego de condiciones, pagarían i 5, 25, 5o y hasta 60 pesetas quintal, según su clase, las maderas torneadas que antes pagaban 80 céntimos; los silicatos de potasa y de sosa, que pagaban 6 céntimos kilogramo (ei total de su valor) pagarían ahora 20 céntimos; el jaboncillo ó talco, que pagaba 25 céntimos quintal, pagaría 5 pesetas; los alcoholes y aguardientes, que han venido tributando 22 céntimos, tributarían 40. La Cámara de Comercio se propone publi, car un cuadro comparativo con los derechos vigentes y los que se proponen ahora. Para la industria del calzado y para la del mueble, un derecho de entrada sobre las pri 1 meras materias constituiría un verdadero peligro; ambas industrias exportan á provincias, la primera exporta hasta al extranjero. La industria del calzado es una industria genuinamente madrileña, hace vivir á millares de familias; para comprender su importancia basta ver las recompensas conseguidas por los zapateros madrileños en Jas Exposiciones internacionales. Imponer derechos á las pieles y á Jos curtidos, sería herirlos de muerte. Con razón decía e! ministro de la Gobernación, después de la visita que le hicieron los síndicos de íos gremios de Madrid, que si el DÍA TRECE I ector supersticioso: ¡estamos á i 3! ¿Que no te importa? A mí tampoco; pero confiesa que hay muchas gentes que palidecen ante este número fatídico. Hace poco tiempo se ha mudado de casa un amigo mío que vivía en Antón Martín, porque habiéndole tocado el número 13 al tranvía de la linea Atocha- Puerta del Sol se veía el pobre hombre en la disyuntiva de tomar el coche fatal ó ir á pie á la oficina, cosas ambas que le molestaban bastante. No creo yo que el número 13 sea aciago por sí sólo. A mí no rae importaría tener trece mil duros de renta, ¡qué había de importarme! Ya sé que sentar á la mesa trece personas, es desagradable... y caro, pero conozco un matrimonio con echo hijos que considera bastante desgracia ser, á las horas de almorzar, diez bocas y la de la criada, once. Sin embargo, no hay quien logre convencer á un supersticioso de que sus ideas no tienen fundamento. Si, por casualidad, a guna vez los hechos le han dado la razón, entonces la lucha es imposible. Jamás me ha favorecido la fortuna en la lotería, y eso que he tenido décimos tocados en varias jorobas; pero he conocido á un señor que tomó un billete entero porque vio en la calle tres tuertos juntos, y cobró un segundo premio. ¡Cualquiera convence á este individuo de que las supersticiones son falsas! Tiempo perdido, él no ha de convencerse. Y es que con las personas supersticiosas es tonto discutir. Como artículo de fe tienen muchos el conocido refrán En martes, ni te cases ni te embarques y no hay quien convenza á estos individuos de que lo malo de casarse no es hacerlo en martes, sino simplemente hacerla, ni de que lo peligroso no es embarcarse en tal día, sino embarcarse cerca de Muros. ó de los bajos Meixides. ¡Y cuidado que hay supersticiones raras! A mí me dijeron que saludando ocho noches seguidas á la luna se conseguían de ella tres cosas pedidas de antemano. Ocho saludos consecutivos hice el pasado mes de Enero á la pálida Tebea, y sólo conseguí un catarro, que por cierto no había pedido. La mayor parte de las veces estas ceremonias, que es preciso verificar para conseguir el fin útil de las supersticiones, ponen al hombre en ridículo. Individuos hay que bailan todos los días en el portal de su casa una especie de baile inglés, con objeto de salir á la calle con el pie derecho. z. Otros se hacen con frecuencia, untando el dedo en saliva, una cruz sobre el zapato del pie que se les ha dormido, lo cual es simplemente una porquería. Y no es esto lo peor. Lo peor es que los individuos supersticiosos tienen tal amor pro pió, que parecen gozarse en el mal ajeno, si de él se deduce un argumento á favor de sus creencias. -Yo he tomado muchas veces el tren en p n qué se conoció que era ayer día de elecciones? En Madrid en nada. Ni ruido ni nueces. Se pasaba por la puerta de un colegio electoral, y como si se pasase por las de un cementerio, y no por los muertos que, naturalmente, votaban, sino por el silencio que reinaba. Incidentes no hubo importantes para un remedio ni para un espectáculo. La escena más cómica fue la ocurrida en una sección donde se presentó á votar un hombre beodo y con nombre postizo. El presidente le leyó los artículos de la ley para convencerle de que no podía votar, y el elector apócriro preguntó si sería lo mismo leerle los artículos... de la fe. Escenas inocentes las hubo, como la de los socialistas que en Chamberí repartieron candidaturas con los nombres de sus correligionarios y debajo otros en ruso. Como si en el arte de dar pucherazos le sirviese á nadie ser políglota. El buen pueblo madrileño aprovechó el día para pasear. Miró de soslayo, fuese y no hubo más que los consiguientes comentarios, al ver que los monárquicos echaban en cara á los republicanos el escaso número de electores que han llevado á las urnas y al ver que ¡os republicanos echaban en cara á los monárquicos la exigua votación que han obtenido. Resumen de los comentarios: que el censo casi en masa se ha reído á mandíbula batiente de unos, de otros y de todos.