Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 12 DE NOVIEMBRE DE i.9o5, PÁG. 6. EDICIÓN i. cita para ello hechos, telegramas y versiones de los periódicos. SES ÓN DEL DÍA 11 DE NOVIEMBRE DE! C) o 5 Vuelve á culpar á los republicanos como auh las tres menos cuarto abre la sesión el mar- tores de los disparos de las Cuatro Calles y rechaza la acusación dirigida por el Sr. Sal qués de la Vega de Armijo. En el banco azul el ministro de la Goberna- merón á los Tribunales de Justicia de que son cómplices del Gobierno en la no averiguación ción y en los escaños bastantes diputados. Aprobada el acta de la sesión anterior, se de dichos sucesos. entra en el Rebate el cómputo de los votos que ha hecho el S r Salmerón, para deducir que sólo ORDEN DEL DÍA Continúa el debate sobre el voto particular ha sido caprichoso y preparado para favorecer de los Sres. García Alix. y Junoy sobre el dic- á sus amigos. (Aplausos en la mayoría. tamen de la Comisión de actas, acerca de las Hace uso de la palabra el S r GALVEZ de Madrid. HOLGUJN. Dice que va á contestar á ciertas manifestaEl Sr. SALMERÓN interviene para aluciones de los Sres. García Alix y Salmerón, y siones. Pronuncia un discurso de tonos duros y suplica á este último que no encuentre intenenérgicos que levantan protestas é interrupcio- cionadas ni mortificantes algunas de las frases que le dirija. nes en la mayoría. -Mi triunfo en las últimas elecciones- ñaHabla de las ilegalidades cometidas durante Jaí últimas elecciones, y las compara con las que de- -constituye no una rehabilitación, sino una verificó el Sr. Maura, calificando á estas últi- reparación que yo esperaba desde hacía tiempo mas de ensayo afortunado en pro de la mora- del pueblo de Madrid. lidad. Termina diciendo que está reconocido al Sr. Salmerón, pues mientras éste, para bien de Encuentra el vicio de origen de los amaños electorales en la confección del Censo, y á este la Patria, continúe ai frente del partido repupropósito explica el trabajo de fiscalización blicano, las instituciones pueden estar tranque tuvo necesidad de realizar en él, siendo quilas. alcalde de Madrid el Sr. Bosch, la Junta cenRectifica el Sr. SALMERÓN. Califica de tral del Censo. hipocresía la manifestación que suelen hacer los El Sr. GALVEZ H 0 L G U 1 N pide la pa- Gobiernos de su abstención en las cuestiones de actas, y felicita al Sr. García Prieto por su labra. El Sr. SALMERÓN prosigue en sus duras calurosa defensa del dictamen de la Comisión. (Ei Sr. García Prieto hace signos negativos censuras y alude muy directamente al alcalde y al gobernador de Madrid, por servirse de con la cabeza. ese Censo, tal como está hecho, como instruRectifica también el ministro de la GOBERmento para sus maquinaciones electorales. NACIÓN. ¿Por qué compara el Sr. Salmerón- -diceEl Sr. RU 1 Z J I M É N E Z pide la palabra. Alude á la fe y al entusiasmo que reina en- la conducta del G o b i e r n o conservador de tre los republicanos y á la poca cohesión de ic o3, con la del Gobierno actual, y cómo no los monárquicos, y compara las numerosas compara la del partido republicano en dicha reuniones de los primeros en el Frontón Cen- época, con la del mismo partido en el año que tral, con las de los segundos en reducidos sa- corre? lones de Casino. Si así lo hiciera, S. S. vería que ahora Al referirse á los tiros de la Carrera de San han acudido á las urnas ocho ó diez mil repuJerónimo en la noche del 8 de Septiembre úl- blicanos menos que en aquella ocasión. timo, protesta indignado de las imputaciones Rectifican nuevamente los Sres. S A L M E que se han querido dirigir á los republicanos, RÓN y GARCJA PRIETO, este último da y echa toda la culpa á elementos á quienes alu- lectura de una carta de Nákens, en que se dide muy directamente y que se ocultan en la rigen graves censuras al Sr. Salmerón. sombra, según el orador. (En este momento el Sr. Montero Ríos enAlude á ciertas falsificaciones cometidas en tra en el salón, y ocupa por primera vez, desel domicilio de alguien muy allegado á un per- de que se ha abierto el Congreso, su asiento en sonaje influyente en la actual situación. el banco azul. Dice que de este modo, y apelando á las El Sr. ALBA, que ha presentado una prorondas de falsos electores, es como únicamente posición á la Mesa, pide que se lea el artícupueden conseguir el triunfo los monárquicos. lo 15 y de) Reglamento. Dirigiéndose al Sr. Maura, le pregunta si (El Sr. Eguilior se sienta también en el reprueba estos indignos procedimientos. banco del Gobierno. El Sr. MAURA asiente. El marqués de la VEGA D E ARMIJO se Pasa el Sr. Salmerón á ocuparse concreta- niega á complacer al Sr. Alba, y dice que no. es pertinente la lectura de la proposición. mente de las últimas elecciones. Dice que las actas llegaron al Congreso Los republicanos protestan. dieciocho horas después de las reglamentarias, Prodúcese gran confusión, gritos, voces, y que. por consiguiente, pueden reputarse como campanillazos. falsas. Se lee el artículo) 5 y, y en vista de ello el Compara el número de votos que obtuvie- presidente declara que no puede leerse la proron los diferentes candidatos para deducir posición. que el triunfo es indiscutiblemente de los reSe reproduce el escándalo. Los diputados publicanos. golpean los pupitres. Termina pidiendo que sea declarada la graEl Sr. R O M E O pide la lectura del artícuvedad de las actas, pues de lo contrarío los lo 22 del Reglamento. Monárquicos ofrecerían en holocausto de la El Presidente agita repetidamente la cammonarquía la estafa y el secuestro de la con- panilla; los Sres. Alba y Romeo, puestos en ciencia nacional. (Bien en los republicanos. pie, intentan hablar, los republicanos gritan y (Toma asiento en el banco azul el conde de la mayoría protesta estrepitosamente. Romanones. El ministro de F O M E N T O pide la palabra. Le contesta el ministro de la GOBERNAEl marqués de la VEGA D E ARMIJO inCIÓN y además de juzgar de apasionados los tenta hacerse oir en vano. conceptos del Sr. Salmerón, manifiesta que no El Sr. ALBA insiste en que sea leída su han sido proferidos para llevar el convenci- proposición y se apoya para ello en varios premiento político á la Cámara, sino para pro- cedentes. ducir un efecto político en la masa republicana. Entre dicho señor y el P R E S I D E N T E se Dice que no existía entre los republicanos el entabla un vivo diálogo que apenas es oído, por entusiasmo á que aludía el Sr. Salmerón, y el tumulto que reina en el salón. Por fin, el marqués de la VEGA D E ARMIJO accede á que se proceda á su lectura. Los Sres. R O M E O ALBA, conde de R O M A N O N E S y S Á N C H E Z GUERRA, puestos en pie, piden la palabra. Logra hacerse oir el Sr. S Á N C H E Z GUERRA, y en nombre de los conservadores y apoyándose en los precedentes, se opone á que se lea la proposición. (Aprobación en los liberales y ruidosas protestas de los republicanos y villaverdistas. El Sr. BURELL pide que se lea el artículo 12 del Reglamento. El Sr. R O M E O pide también que se lean varios artículos. El señor ALBA, que continúa en pie, lee un discurso del difunto Sr. Silvela, y pide que se lea su proposición. El escándalo sube de punto. No os esforcéis- -exclama el Sr. Alba, -pues no he de ceder hasta que consiga mi propósito. El conde de R O M A N O N E S cita el precedente invocado por el Sr. Alba, y lo interpreta de manera contraria. El P R E S I D E N T A quhre armonizar su apirmación de proceder á la lectura, con ¡a tendencia del Gobierno á que no se lea. El Sr. R O M E O intenta en vano hacerse ojr. De pronto el Sr. BORES Y R O M E u O se levanta airado y pide la lectura del art. i 58 del reglamento. Dice que en la proposición ss trata de la honra de un dipuado. El Sr. ALBA: No es eso... Er ¡medio del escándalo, se lee la proposi ción del Sr. Alba; pero como el ruido es en sordecedor, vuelve á leerse por segunda vez. El Sr. Alba intenta defenderla. La mayoría le increpa. El Sr. AZCARATE: ¿Es esto la Plaza de Toros? El marqués de la VEGA D E ARMIJOEl Sr. Ruiz Jiménez tiene la palabra. El Sr. RUIZ J I M É N E Z Señores diputado... El Sr. ALBA: Ahora hablo yo, sea como sea... Arrecia el escándalo. El Sr. S A L M E RON pide que se deje hablar al S r Alba. El Sr. CELLERUELO pide la lectura de un artículo. El S ALBA, que continúa en pie, quiere seguir hablando. El Sr. P R E S I D E N T E le llama dos veces al orden. El S r GARCÍA PRIETO, que logra hacerse oir, manifiesta que el Sr. Alba puede hablar, pero no á propósito de la proposición. Concédese la palabra al Sr. ALBA, que recuerda lo que ocurrió en el Congreso cuando el Sr. Gálvez Holguín fue elegido por el dis trito de Castuera. (El Sr. Ruiz Jiménez, que estaca en el uso de la palabra desde mucho antes, abandona e 1 salón indignado. El S r SÁNCHEZ GUERRA explica también lo sucedido al discutir el acta de Castuera. (El Sr. Gálvez Holguín escucha con visible contrariedad. Se restablece un tanto la calma, é interviene en el debate el S r M O N T E R O RÍOS. El Sr. SÁNCHEZ GUERRA vuelve á intervenir para alusiones y censura al Sr. Alba, por haber abandonado al Sr. Paraíso para unirse con el S r Villa verde. El Sr. ALBA explica su evolución por la semejanza de los planes económicos del señoi Víllaverde. Es desechado el voto de los Sres. Garcú Alix y Junoy por 128 votos contra 18. El Sr. LACIERVA defiende otro voto particular. Le contesta el Sr. OYARZABAL. Rectifica el Sr. LACIERVA. Interviene el Rr. M O RÓTE, candidato electo que queda en el uso de la palabra para ei lunes, y se levanta la se sión á las ocho menos diez minutos. n i iniBli irinlnrBrTTmmilinnrcffiintiiTM iiiHt nmm T