Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DON ALFONSO XUlf tiN ALEMANIA SERVICIO ESPECIAL DE NUESTROS CORRESPONSALES MIL QUINIENTAS PALABRAS POR TELÉGRAFO PARÍS, JO, I T, p r i t r e v i s t a importante. El Gil Blas dice que en una entrevista que tuvieron en presencia de D Alfonso el principe Bülow y D P í o Gullón, éste d e claró que seguiría respecto á M a r r u e c o s la política de su antecesor; que la amistad de E s paña hacia otra potencia no podía ser exclusiva, y que en las conferencias de Algeciras E s paña reconocerá los derechos de policía especiales de Francia, p e r o que apoyará en la medida de sus fuerzas las reivindicaciones de Alemania. t El príncipe Bülow afirmó las disposiciones pacíficas de Alemania, deseosa de favorecer toda buena entente entre otras potencias que no sea dirigida contra Alemania. Después se trató de la invitación hecha p o r el Rey de España al Kaiser á que venga á vi sitarle en M a d r i d X 1 r na interviú. U n redactor del Bertiner ha celebrado na interviú con el ministro de Estado español, S r D P í o Gullón, manifestándole éste que se felicita p o r la acogida que Alemania ha tributado al Soberano español, y en la que se afirma la voluntad de que España viva en paz con todas las Potencias. Eso es lo que indica- -ha dicho- -el viaje de D Alfonso á Berlín al día siguiente d e la visita de M r Loubet á M a d r i d Respecto á la cuestión de M a r r u e c o s el señ o r Gullón ha declarado que España mantendrá sus derechos, los cuales le asisten p o r ser Potencia vecina. X BERLÍN, J O 8 N Ocupa el Rey el asiento que le está destinad o y á su derecha se coloca la embajadora, Sra. de Ruata. El canciller príncipe de B ü low, se sienta á la izquierda del M o n a r c a Enfrente de D Alfonso están el ministro de Negocios extranjeros de Alemania, barón d e Richthofen y el embajador de Alemania en M a d r i d barón de Radpwitz. E n t r e los comensales figuran también los duques de la Victoria. lS, jnenú, copiado textualmente, dice así: DINER D E SA M A J E S T E Caviar sur socte. Consommé florentin. Créme de homard d Vamericaine. Petitet crousfades á ta Mont d or. Cceur de saumon du J hitt d l anglaise. Selle de Chevreuil d la grand veneur. Poularde á la J oyale, sauce riche. Paifait de foie- gras en cróute. Sorbetau champagne. Becasses sur canapé. J- lanques de cailles. Salade ecossaise. Pointes d asperges dé Nice. Savarin á la conde. Monseline d ananas á ia Duc. Vriandises: TondanU au Chester. Vruits, Desserls. Amenizó el banquete la banda d e música del regimiento de Artillería de la Guardia, que ejecutó el programa siguiente: M a r c h a Real granadera, Jiménez. Sinfonía de Carmen, Bizet. Troches de Granada (suife) Krenzky. La serenata (valses) M e t r a Mignon, fantasía, T h o m a s Una noche en Toledo (serenata) Schemeling. T er Tiergarten, Strauss. l a i hermosas de Valencia (baile) Morera. Die Tledermans (fantasía) Strauss. La estudiantina (valses) W aldteufeld. X F e s p u c s del banquete. Terminada la comida, q u e fué en un t o d o digna del Soberano en c u y o h o n o r se celebraba, D Alfonso y los invitados pasaron al salón principal, d o n d e hubo recepción. Poco después llegaron á la Embajada el ónsul de España, S r Landau, acompañado d e su señora; el exdelegado de Hacienda de E s paña en Berlín, D B e r n a r d o G i n e r d e los Ríos, y t o d o lo más significado de la colonia española eñ la capital del Imperio. A las once y cuarto abandonó la Embajada D Alfonso para regresar á Potsdam. D e señoras n o asistió más q u e la esposa del embajador. Cuando terminó el banquete se sirvió iin te á la colonia española que acudió á la embajada. El Rey conversó afablemente con muchos españoles, manifestándose satisfecho d e su asistencia á la cacería. E l precoz pianista Pepito Arrióla, tocó el piano, recibiendo muchas felicitaciones, la p r i mera y más cariñosa, la del R e y Cuando el Rey se disponía á salir para P o s t lam para asistir al baile preparado en su honor p o r los Príncipes herederos, supo el r e sultado de la cacería de esta mañana. La cacería resultó espléndida, cobrándose gran número d e jabalíes. (E l telegrama dice 4 5 4 pero el número parece exagerado- b u r g o que p o r cierto ha asistido hoy a todo los actos de corte. X CMÍN, I I 1 M O ü l o w y el Toisón de O r o S M el Rey ha concedido las insignias del Toisón de O r o al canciller del Imperio, príncipe de Bülow. X MJH, I I a M, l l a seguridad en Ale lemania. U n a de las cosas que más llama la ateni cosas ción del Rey, es observar la absoluta carencia de precauciones policíacas, prueba de que la policía aquí es excelente y de que en el país no caben ciertas ideas peligrosas que buscan nido en otras partes. X BERLÍN, 1 0 I O N 1 ablando con Bülow. -H e tenido ocasión d e hablar con el canciller Bülow. M e dijo q u e el k e y ha prodacido en todas partes impresión inmejorable y que en e) Kaiser ha despertado verdadero cariño. Ya habéis visto- -agregó- 1 recibimiento sinceramente efusivo que le ha dispensado el pueblo alemán. sConfío en que España y Alemania estrecharán sus relaciones, ya muy cordiales y convenientes para ambos países. E s un e r r o r creer q u e Alemania no conoce á España. Aquí rendimos amor y admiración á vuestros autores clásicos, y quizá las obras del teatro español que dieron nombre á su Siglo d e O r o se representen en escenarios alemanes más que en españoles. Felicité al Canciller por la distinción que el Rey acababa de concederle, y me dijo que la agradece sinceramente y la considera como una d e las q u e más le h o n r a n M e ha hablado con gran conocimiento de los asuntos d e España. Su insistencia al ponderarme el conocimient o que los alemanes tienen de España, tenía. s n duda, p o r objeto rectificar las afirmaciones que estos días hace la Prensa de París, Mientras y o hablaba con Bülow, el Rey mostraba en el salón de la Embajada su buen humor bromeando con los españoles, á quic nes la embajadora servía el exquisito t é X BBIIUN, 1 0 8 N. (KBOBIDO CON RBTKASO) r i P a n q u e t e en la Embajada de España. Celébrase el banquete organizado p o r la. Embajada española en honor de S M Espléndida iluminación adorna la fachada del suntuoso edificio d é l a Regentstrasse, cuyos salones están adornados con extraordinaria riqueza y gusto exquisito, siendo casi el único a d o r n o plantas y flores. L a servidumbre, q u e viste la librea de la Real Casa, forma en la escalera, aguardando la llegada de los invitados con el mismo ceremoVftial que se observa en el Palacio Real de M a (drid. A las oclió de la noche llega D Alfonso. Le acompañaban, además de su séquito, los (generales alemanes que han sido puestos á sus íórdenes p o r el Kaiser. La música toca la M a r cha Real. V L o s Embajadores, S r e s d e Ruata, salen á r e cibir á S M que da el brazo á la Embaja (d o r a en cuya compañía pasa al salón donde e celebra el banquete. i La S r a de Ruata viste un p r i m o r o s o traje d e color g r i s perla, con aplicaciones d e valio. sos encajes bordados en plata. La tela del ves, t) do, materialmente cubierta de ricos b o r d a d o s es de gran efecto. El corpino está t o d o adornado de plata. Corresponde á las esplendideces que se a d miran en el edificio, la disposición de la mesa, que ofrece un golpe de vista deslumbrador p e r i la riqueza de la ijilla y de la cristalería v p o r sus adornos Condecoraciones, El Rey ha concedido el collar de Carlos I I I á los S r e s Wedel, Lindeginst y. Luco ñus y á los príncipes de Pless y de Solms. X I a boda del Rey, Confirmo mis impresiones personales respecto d e la boda del Rey con la princesa M a ría Antonieta d e Mecklemburgo, transmitidas días pasados. Cuando se interroga sobre esta cuestión á los altos personajes oficiales ó palatinos, t o d o s como si estuviesen sometidos á una consigna, sonríen discretamente, evitando d a r una contestación categórica. -s X p r i hijo del S r Gullón. s í D E d u a r d o Gullón, hijo del ministi- o de E s t a d o á quien aconipaña en su viaje, ha sido reconocido p o r varios médicos, quienes afirman que el enfermo sufre un grave padecimiento del estómago y q u e para su curación es indispensable hacerle una delicada operación quirúrgica. D Pío Gullón se halla apenadísimo. X K. de ta T X BERLÍN, I I 1 M. p 7 n Potsdam. El Rey hizo el viaje de Berlín á P o t s dam en automóvil. A las once y tres cuartos ha llegado al Palacio de M á r m o l donde se está verificando un baile brillantísimo en honor de D Alfonso. Asisten el Kronprinz y su esposa. También está la princesa M a r í a Antonieta de Mecklen- D e g a l o á D Alfonso. La colonia española d e H a m b u r g o entregará hoy al Rey una artística copa de plata y grabados en ella los nombres d e los veint españoles que hacen el obsequio. La Comisión nombrada para entregar el presente á D Alfonso la forman D José Vinamata, D José Prats y D Francisco Gisbert Los comisionados entregarán ta mbi ¿n al Rey un artístico pergamino con expresiva v respetuosa dedicatoria