Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A K C S A B A D O 11 D E N O V I E M B K E D E i g o á P A G 12. E D I C I Ó N 4 SENADO F I N A L DE ÍA SESIÓN DEL DÍA 1 0 DE NOVIEMBRE t Defiende el voto particular el S r A L V A R E Z G U I J A R R O que refiere prolijamente cómo se efectuó la elección en varios pueblos, la manera de hacer el nombramiento de coraípromisarios y las supuestas coacciones realizadas en éstos por el gobernador de la provincia. El S r Arias Miranda contesta en nombre de la Comisión de actas. Mientras ha estado en el uso de la palabra el Sr. Guijarro, celebran una conferencia de tras del sillón presidencial los Sres. Montero Ríos, Allende Salazar y el S r Morales. D e s pués, el S r Allende conferencia con el general Azcárraga y desde este momento pierde calor la discusión del dictamen y se aclaran los bancos de la minoría conservadora, muy nutridos al comenzar la discusión aludida. Rectifica el Sr. Alvarez Guijarro. Se retira el voto particular. Queda aprobado el dictamen de la Comisión y proclamado senador el S r Beruete. E! Señado acuerda reunirse mañana en secciones y celebrar después sesión secreta. La de hoy se ha levantado á las cinco y media. CONGRESO r i N A L DE LA SESIÓN DEL DÍA I O DB NOVIEMBRE Le contesta brevemente el S r G A R C Í A LONSO. El S r M O R Ó T E al rectificar, alude al alcalde, al gobernador y á medía Cámara, sin conseguir que nadie pida la palabra. E l señor ministro de la G O B E R N A C I Ó N Las autoridades aquí no tienen para qué hablar, porque y o asumo la responsabilidad de ellas. Yo tengo la obligación de hablar y hablaré en momento oportuno. El S r S A L M E R Ó N Antes de la votación. El señor ministro de la G O B E R N A C I Ó N O después. (Protestas de los republicanos. El Sr. S A L M E R Ó N Ahora, como el g o bernador y el alcalde. Ei señor ministro de la G O B E R N A C I Ó N Aquí respondo y o de ellos. Sin duda el señor Salmerón ha salido á respirar auras de la calle, y viene aquí dispuesto á prolongar esto. El Sr. S A L M E R Ó N Explique S S por qué cometió aquel atentado grotesco contra los republicanos. El señor ministro de la G O B E R N A C I Ó N S S que tan amante quiere mostrarse d e la ley, está conculcando el reglamento con sus interrupciones. Pida, si quiere, la palabra, que y o r temo á nadie llevando la razón, como en este caso, y lo demostraré cuando sea conveniente. (Se oyen aplausos de los monárquicos. (El Sr. Azcárate pretende intervenir en el debate, originándose con este motivo un diálogo con la presidencia (marqués de la Vega de Arraijo) que entiende no hay derecho para ello, oero que al fin le permite hablar. La Cámara stá muy animada. 1 S r A Z C Á R A T E se extiende en largas consideraciones, dirigiendo duros cargos al Gobierno al considerar su conducta en materia electoral. (El marqués de la Vega de A r m j u k interrumpe varias veces. Le contesta el ministro de la G O B E R N A C I Ó N diciendo que encuentra demasiado fuerte las censuras dirigidas jor el Sr. Azcárate. p. Pasa á impugnar el voto particular. f Contesta al S r G A R C Í A ALIX manifestando que el presidente del Consejo de ministros, pariente y jefe suyo, no se ha ocultado n el burladero del Mensaje, como dicho señor García Alix había manifestado, pues el Sr. Montero Ríos, aue contendió con los M o- nescillo, con los Manterola, con los Figueras, con los Salmerón, con los Pi y Margall, con los Martos, con los Cánovas y con los Sagasta, no puede sentir miedo ninguno para venir á contender en estas Cortes. (Aplausos en la mayoría. Se refiere á las últimas elecciones y achaca á los republicanos los tiros que se dispararon en la Carrera de San Jerónimo la noche del mitin en el Frontón Central. (Murmullos y protestas de los republicanos. El S r G A R C Í A A L I X recogiendo las palabras del S r García Prieto, las considera como una provocación, y dice que nunca dejó de asistir el Sr. Sagasta á las discusiones de actas. Le contesta nuevamente el ministro de la G O B E R N A C I Ó N y dice que no hubo tal provocación; pero que si lo estima así el señor García Alix, él considerará también como provocación la denominación que ha dado al Mensaje, calificándole de burladero. Hablan nuevamente l o s S r e s G A R C Í A ALIX y G A R C Í A P R I E T O acerca de si éste líltimo es ó no es muy nervioso, y puede escuchar con mayor ó con menor calma las censuras que se dirigen á su padre político el señor presidente del Consejo. (La Cámara está muy animada. El conde de Romanones, que había salido del Congreso anteriormente, regresa de nuevo y toma asiento en el banco azul. El S r A Z C Á R A T E rectifica. El Sr. M O R Ó T E pide la palabra para rectificar, y el marqués de la V E G A D E A R M l- JO le ruega que se limite a rectihcar, y no á pronunciar un discurso tan extenso como el anterior. (Risas. Rectifica el Sr. M O R Ó T E y lo hace con suma brevedad. El Sr. J U N O Y Pido la palabra. El marqués de la V E G A D E A R M I J O ¿Para qué? El Sr. J U N O Y Para una alusión que me ha dirigido el S r García Prieto. El marqués de la V E G A D E A R M I J O Hágalo, pues, S S con toda brevedad. Comienza el orador manifestando que va á explicar su voto. El Sr. P R E S I D E N T E jVa á explicar S S lo mismo que ha firmado? (Risas. Habla brevemente el S r J U N O Y y le contesta el ministro de la G O B E R N A C I Ó N El Sr. S A L M E R Ó N manifiesta que ha sido objeto de ataques muy directos y que tiene el propósito de hablar extensamente acerca de las elecciones de Madrid, con objeto de que el Parlamento se percate de lo íntimo y personal que ha ocurrido en las mismas, y ruega al presidente que le reserve la palabra para ma ñaña. En la mayoría se produce un movimiento dt extrañeza, todos miran á los señores marqués de la Vega de Armijo y García Prieto par recibir órdenes, pero la tormenta se conjur afortunadamente, y el presidente de la Cámara, después de rogar á los diputados que mañana asistan puntualmente al Congreso á las dos d e la tarde, declara levantada la sesión. Eran las ocho y diez minutos. el lMi REVOLUCIÓN EN RUSIA POR TELÉGRAFO OS judíos alarmados. San Pelersburgo, i o, 4 f. Los israelitas se muestran muy alarmados con motivo de las proclamas que se distribuyen por orden del partido reaccionario, en las que éste excita al pueblo á que degüelle á los judíos y á los intelectuales. Se teme ocurran graves sucesos, especialmente mañana y el próximo domingo. Los negociantes judíos y demás israelitas adoptan grandes precauciones para garantir sus vidas y bienes, habiendo pedido ya al efecto el auxilio de las autoridades. L p n estado de sitio. San Petersburgo, 11, 2 m. H a sido d i clarado el estado de sitio en Cronstadt. X 1 os sucesos de Cronstadt. Londres, 1 1 9 U n despacho de San Petersburgo recibido anoche á las diez, dic 4 que reunido en Cronstadt un Consejo de gue. rra en sesión extraordinaria, se acordó diezmar á los marineros sublevados y presos. Según los informes oficiales, millares de soldados fieles llegaron á tiempo para impedir qiie estallara la revolución militar y evitar la perdida momentánea de Cronstadt. Carécese de noticias directas é imparciales. X 1 a contrarrevolución en la capital. París, 11, 9 IR. La situación en San Petersburgo es más crítica cada día. Los esfuerzos de los reaccionarios y del clero para ahogar en sangre el efímero triunfo de la Constitución y de las libertades tardíamente otorgadas por el Zar, preparan días de verdadero terror. Espérase para mañana domingo una completa devastación de San Petersburgo. L o s reaccionarios no ocultan sus manejos, y los Popes desde el pulpito exhortan á la ma- tanza de liberales, judíos é intelectuales. Organízanse públicamente bandas de asesinos ásala- riados que se reclutan entre la hez del populacho fanático. La policía aconseja á los banqueros judíos que abandonen la ciudad. Los embajadores han dirigido una pregunta colectiva al Gobierno, que Witte no ha contestado aún. I E n las redacciones de los periódicos liberales y en los centros intelectuales se aprestan á la defensa, reuniendo armas y munidones. San Petersburgo, 10, 11 n. Durante los últimos tumultos de Cronstadt, la cifra de muertos se el ¿vó á 100, y la de heridos á más de a o o Comunican de dicha ciudad noticias contradictorias, pues según los últimos despachos, las revueltas fueron reprimidas, gracias á la intervención del regimiento de Irkousk y de otro de Caballería de la Guardia. M uertos y heridos. Qublevación sofocada. San Petersburgo, l o 2 S e han sublevado los marinos de esta capital, pero los revoltosos fueron reducidos á la obediencia, merced á la intervención de las tropas. l e Finlandia. San Petersburgo, 10, i a HI. Según las últimas noticias de Finlandia, los funcionarios de la policía de nacionalidad rusa han sido licenciados. X