Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. S Á B A D O 11 D E N O V I E M B R E D ü tgoS. PAG. 4. E D I C I Ó N i. señora que ha perdido la fe en todo, ¡en todo! salón; en tai disposición de espíritu nos enconni con aquel médico caballeroso, integérrimo; tramos en estos momentos que enviamos nuespero que se presta á sostener en su propia casa tra indulgencia y hasta nuestro aplauso á la una farsa que no favorece á nadie. oratoria del Sr. García Alix. Y después, no comprendemos cómo los hombres nos afanaEn los pasillos se hablaba de todo un poco. m os por todas estas cosas de urnas electorales, Benavente ha entregado el primer acto de una interventores, comicios, escrutinios y actas. obra nueva. Este acto es una maravilla, según La Cámara se halla en una perfecta placidez. los que lo han oído. Dice el orador que el día de la elección, desde Benavente ha retirado de Apolo una zat- las siete hasta las cuatro, pasó desapercibida la zuela para traérsela al Español. ¡lucha; no nos parece mal. Un presidente de- ¿Zarzuela en el Español? mesa- -añade el Sr. García Alix- -fué detenido Zarzuela y con los artistas actuales. Para y llevado al Juzgado de guardia. Pasamos jVlesejo no será cosa nueva. Para María, tamtambién por ello. El art. 19 del reglamento- -poco. Acuérdense ustedes cuando cantaba coudice más tarde el orador- -debe ser reforma- pMs y romanzas en la compañía de M a r i o do. N o nos importa que lo sea ó no. Además, ha pedido á Quinito Valverde música para un libro de Jurado de la Parra. ¿Será, Nuestra atención no se desvía de esta bella, tal vez, que Mendoza y María proyectan rede esta amada amiga que tan inopinadamente sucitar en el clásico teatro las antiguas tonadiha aparecido ante nosotros. Existen momentos llas? El tiempo lo dirá. extraños en la vida en que encontramos en nuestro peregrinear por el mundo un ser hacia En los corrillos del foyer se lee con mucho quien nos sentimos impulsados por una fuerza interés un suelto misterioso que publica Diario desconocida y avasalladora; la misma atracción Universal referente á una dama extranjera, muy que nosotros experimentamos siente también guapa, que recientemente ha llamado la atenesta misteriosa mujer que se ha atravesado en ción en Madrid y que, al decir del suelto, no nuestra ruta; parece que este breve conocí- se va de Sspaña sin oir la epístola de San miento ha de trocarse en lazos perdurables, Pablo. inrrompibtes; diriase que todas las fuerzas Nuestro compañero Nieto, chroniquetir en es- profundas que rigen i o s espíritus han de constas columnas, amigo y compañero de excurpirar á este fin. Y sin embargo, algo misteriosión y de lesiones de M a d Du Gast, es muy so y terrible hace que este encanto momentápreguntado sobre el paradero actual de esta neo, espiritual é intenso que, ha acercado los señor y Nieto sólo sabe que marchó á recodos espíritus, se disipe bien pronto, y hace rrer varias provincias españolas y no le parece también que como llevados por la misma fuerextraño que haya vuelto á Toledo, donde maza desconocida, que los arrastra, estos dos dame D u Gast halló mucho arte que admirar seres prosigan inexorablemente sus caminos y donde el gobernador civil de aquella prodiversos... Todos estos pensamientos nos ocuvincia tuvo cortesías y amabilidades sin cuento pan en tanto que un buen anciano dirige su para tan distinguida dama, invitándola, finalpalabra parsimoniosa á la Asamblea: es el señor mente, á una cacería. Delgado; es decir, creemos que es el Sr. DelX gado. Que nos dispense este buen ciudadano; p N LA COMEDIA. La moda y Jlmor y ya otra tarde, con más tranquilidad de espíri ciencia hicieron que este teatro estuviese tu, repararemos nuestro error, si es que anoche brillante. liemos cometido alguno. Y este ruego lo extenLos palcos y plateas los ocupaban bellas y demos también al Sr. Catalina. ¿Por qué el nobles damas, todas ellas elegantes, fantasiosas Destino ha hecho que nosotros tuviéramos (el lenguaje de Galdós fn Amor y ciencia se le que oir en esta sesión á este señor? N o podepega á uno en cuanto está diez minutos en la mos darnos cuenta de nada: en los escaños Comedia) La obra gustó más que la primera de la minoría republicana vemos á un caballero noche. La prueba está en que los actos prime poplético, recio, subido de hombros, un tanro y segundo fueron los más aplaudidos en el to achaparrado, que lanza destempladas vociestreno y esta noche ha sido llamado á escena feraciones. Suponemos que este es el señor Galdós dos veces al terminar el tercero. E s Catalina: no hablaremos mal de él; la indulque el oro se vá fundiendo... (otro término gencia que hemos enviado al Sr. García Alix que se pega de la obra) queremos que cobije también á este señor reLa gente joven masculina llega de otros teapublicano. tros. La que fué á Eslava en busca de un estreno, dice que éste se ha aplazado porque se ha Y perdónenos asimismo el Sr. M ó r o t é ¿Córotó el mecanismo de un cinematógrafo que mo podríamos dar cuenta nosotros d é l o que este figura en la- obra. Los que van á ir á la última diputado ha dicho sobre las actas de Madrid? de Apelo aseguran que el gran dúo primero N o lo intentaremos siquiera; no queremos expode E amor en totfa, ha sido aligerado, con lo nernos á errores. Cuando nuestro compañero que la nueva producción ha ganado mucho. estaba promediando su discurso, la bdla especAlgunos vienen del banquete dado al T egatertn tadora de quien nosotros no apartábamos la y cuentan que ha reinado en la fiesta mucho vista, ha abandonado la tribuna. Esto es lo entusiasmo, y añaden- -influidos ya por la mairreparable; nuestros caminos son diversos y nera de hablar de uno de los personajes de opuestos. Desde lo más íntimo de nuestro ser) e hemos enviado á la querida amiga nuestro Amory ciencia, -que ha corrido el champagne de la señora viuda de Clicquot. adiós; acaso no volveremos á verla más. Seas dichosa. Calatea- -decía también el maestro Entre la gente devota de la esgrima se anunHoracio; -seas dichosa, Galatea, en cualquier cia que el próximo miércoles se celebrará en lugar donde te encuentres, y ten un recuerdo la sala de Broutin un asalto de armas á benefipara mí. Y que ni el grajo siniestro ni la errancio del notable maestro V i c o te corneja te impidan continuar por tu camino. En la fiesta tomarán parte, además del be- i AZORIN al i LOS ESTRENOS I A R A La caída, comedia en un acto de D. Antonio López Monis. Lo que sucede en La caída t s muy poquita cosa: un marqués joven, calavera y tonto (porque se necesita ser tonto para preparar tan trabajosamente, con zanjas, vuelcos de carruaje y demás aparatos, una entrevista con una artista de circo que, de buenas á primeras, accede á visitar al galanteador en su domicilio) Un marqués calavera- -decíamos- -está á punto de casarse per la vile monei con una condesa (Srta. Domus) joven, guapa, etc. etc. y ainda mais, viuda. Para no perder el tiempo, el Marquesito (Sr, Calle) dedica sus ocios i conquistar á la funámbula Cleopatra que debe caer, no! que debe volcar con su coche al pasar por cerc de la casa del Marqués, facilitando á este los medios de recibirla sin escándala para... ¡Vaya usted á saber para quién! Pero la que llega por el camino en su coche correspondiente es la condesa prometida del galanteador, y la condesa es la que vuelca y la que es recibida en la casa, en ausencia del marqués, por un amigo de éste (Sr. Palanca) vizconde indiscreto que descubre todo el lío y tiene la suerte de enamorar á la condesa y de marcharse con ella cuando cae el telón, dejando al marqués en la situación más ridicula qu se puede imaginar. N o diremos que la Srta. Domus mereció sinceros elogios por su trabaja, pues nada nuevo diríamos. A la Srta. Domus se la aplaude siempre. M u y bien Palanca en su papel de noble campesino, y Calle defendiéndose del lamentable embolado que le cupe en suerte. El público aplaudió al terminar la representación y el Sr. López Monis salié á escena ua par de veces. Náufragos del Cisneros POR TELEGRAre O i l b a o 10, 3 t. Han llegad á este puerto dieciséis marineros de los que tripulaban el Cardenal Cisneros, y á los cuales se les ha anticipado la licencia que les correspondía el próximo mes de Diciembre. Dichos marineros refieren detalles conmovedores del momento del naufragio. GENIO Y FIGURA... p o d e m o s dudar d e q u e nuestros queridos y simpáticos vecinos los franceses dispensan en ios momentos actuales una gran b e n e v o l e n c i a á E s p a ñ a E l viaje d e n u e s t r o R e y á P a r í s y el d e l respetable M r Loubet á M a d r i d han e s t a b l e c i d o una c o r r i e n t e d e simpatía en tre l o s d o s p u e b l o s y c o n frecuencia prO cura la P r e n s a francesa d a r n o s muestras d e su a p r e c i o o c u p á n d o s e d e n u e s t r o país. P e r o aun e n e s t o s e x t r e m o s d e cordia- lidad que d e b e m o s agradecer, y que a g r a d e c e m o s s i n c e r a m e n t e á nuestros v e c i n o s n o p u e d e n é s t o s p r e s c i n d i r d e dejar volar s u fantasía al o c u p a r s e d e E s p a ñ a Genio y figura hasta Im sepultura, dice u n o d e nuestros refranes, y confirmándole l o s franceses q u e e s c r i b e n d e E s p a ñ a siguen con contadas y honrosísimas e x c e p c i o n e s las huellas d e T e o p h i l o Gau- e t i e r y d e D u m a s (padre) E n el ú l t i m o n ú m e r o d e la ilustrada revista Lecturas pour Tous s e publica u n artículo titulado Cbez Sa Majesie Alphon o LOS V I E R N E S DE MODA p N EL ESPAÑOL. La sala au demi compiet. Concurrencia en localidades de preferencia, la de los viernes, que es de lo más selecto entre lo selecto. Obra representada, 2.0 loca. Aplausos tibios. Decididamente el público de los viernes, como el de los miércoles, como el de los lunes, no simpatiza con aquella neficiado, l o s maestros Roque, Afrodisio, Broutin y Huete y varios amaleurs. Son muchas los aficionados que piensan asistir á presenciar este asalto. Cuando el público saborea el último acto de la obra de Galdós con todos sus simbolismos y fantasías, abandonamos el teatro, y siempre influidos por el diálogo galdosiano que acabamos de escuchar, respondemos á la pregunta de un amigo: ¿Dónde vas? ¡D ó n d e he de ir! Al yunque. -C