Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-B C. JUEVES 9 OE NOVIEMBRE DE i 9 o5. PAG. 5. EDICitJN i. entoncejs las antologías están impregnadas de cierta amargura, que traía de convertir en triste la más alegre, ia más bella, la más dulce áz las estaciones del año... Disculpemos, no obstante, á esos espíritus desasosegados é intranquilos, que quieren que el Universo entero se asocie á su profunda pena. ¡Acaso fueron muy grandes sus amores, y por eso es mayor su desencanto! Mas en las serenas tardes del otoño, que nos ofrecen como espejo de sus almas atribuladas; cuando la Naturaleza exonerada de sus pompas muestra la esplendidez de sus frutos, sintamos también el ansia de renovación perpetua que anima y mueve á todo lo existente. Cierto que el paisaje otoñal exprime un poco de melancolía, pei- o ella es una fecunda fuente de consuelos para quien sabe inclinarse silencioso ante el paso de 3o irreparable. ¡Qué hemos de hacerle! Indiferente á nuestras quejas y á nuestras alegrías sigue el tiempo su obra y su camino... El mañana se nutre del ayer, constantemente, y el hoy es un breve espacio entre dos eternidades. No volverá á su rama la hoja desprendida, ni el momento que contemplamos nos pertenece apenas... La palabra que brota de nuestros labios, protesta, amor ó indiferencia, lejos se queda en el instante mismo en que se pronuncia... ¡Mas otras palabras vendrán luego, del mismo modo que otras hojas adornarán las ramas! ¿No tendremos también nosotros como el árbol, una nueva y fecunda primavera tras el desconsuelo de los días grises? Es penoso, cuando no somos muy sabios- -ha dicho Anaíole France- -ver la vida continuarse y sentirnos precipitados en el eterno derrumbamiento de las cosas... Mas si llegamos á poseer ¡a santa resignación, que es el secreto de la verdadera sabiduría, seguiremos tranquilos el ritmo de la vida universal y las cosas no nos envolverán en su caída... Porque para hacer que nuestro presente florezca sin cesar, el recuerdo nos traerá los goces del pasado y Ja esperanza las venturas del porvenir... Otoño, estación fecunda, bella y sonriente... ¡Perdona á los espíritus inquietos y á las almas ardorosas la inocente calumnia de tu tristeza! Sácales de estas ciudades monótonas, febriles, inquietantes, que cubres de hojas al sacudir tus brazos, y llévales á los campos donde se alza tu trono y donde tus creyentes te ofrendan su entusiasmo y sus amores... Es en la hora alegre de la vendimia. Húmeda y esponjada, la tierra parece lOrgullosa de sus frutos como mujer amante que siente el dulce anhelo de la maternidad. El cielo es de un azul bello y tranquilo, y el ambiente sereno y apacible. En la lejanía muestran los huertos su verdor perenne... La gente moza co (rre y salía por la viña, picando en los racimos como los pájaros que huyen asustados de ¡a presencia del hombre. Y bien pronto las añosas parras quedan desnudas, porque la alegría hace grata y. provechosa la labor... Las risas y los cantos pueblan el aire y repercuten por el valle y por les montes. Y ellos son el himno del cortejo triunfal que marcha hacia la aldea, cuando la tarde muere, al lento paso de la pesada yunta que adorna su testuz con frescos pámpanos... Tristeza del otoño, ¿no eres una invención de la ciudad? ¿No has entrado en nuestras almas con el veneno de la literatura? ANTONIO PALOMERO cultivo déla pintura, ¡a escultura, la üteraíur? y la música. Es de esperar que en sus últimas disposiciones no haya olvidado á esa legión de artistas pobres, llenas sus almas de esperanzas, sus cerebros de ideas, sus cuerpos de energías, pero imposibles sus bolsillos de soportar los gastos estupendos que trae consigo una educación artística, sólida y profunda. El domingo próximo, y con motivo de celebrar su santo la distinguida baronesa del Castillo de Chirel y dos de sus bellas hijas, se celebrará, en su magnífico hotel de la calle de Ayala, h segunda de las espléndidas fiestas que en este mes tenían anunciadas. Ayer, á la una de la madrugada, falleció en esta corte la señora duquesa viuda de Tetuán. E otada de claro talento, de arrogante figura, de un gran corazón, aunque en vida del difunto duque, y obligada por las exigencias de su posición, frecuentó mucho la alta sociedad, de que formó parte por su nacimiento y por su enlace, dedicó siempre predilecta atención á los cuidados de su casa y de su familia. Dama virtuosísima, fue siempre modelo de esposas y de madres, formando envidiable pareja con aquel perfecto caballero que se liamó en vida el du- que de Tetuán. La duquesa viuda estaba condecorada con la banda de ¡a Orden de Dsmas Nobles de María Luisa, y deja siete hijos: D Juan, teniente corone! de Caballería, que ha sucedido á su padre en el ducado de Tetuán; doña María de I3? víercedes, viuda de Santiago, que herfdó el marquesado de Aítamira; D. Carlos, senador del Reino; doña María del Mar; doña María Victoria, casada con el capitán de Caballería D. Guillermo Kirkpatrick; D. Leopoldo, militar como sus hermanos, y doña María Luisa, que recientemente ha ingresado en un convento. E escanse en paz la virtuosa dama, y reciban sus hijos y demás familia el sentido pésam? que de todo corazón les enviamos. Han regresado á Madrid: De París, la marquesa de Perinat, con su hija la duquesa de Andria; de San Feliú de Liobregat, la marquesa viuda de Monistrol con sus hijos; de Burgos, la señora viuda dg Muguiro, y de Ramiranes, la condesa viuda de este título, con sus hijos. Se han trasladado: De París á Biarrilz, la condesa de CasaValencia, con sus hijos, y de París á San Se bastían, de paso para Zaragoza, la marquesa de Squilache. D. Mariano de Beríodano ha regresado á Madrid, procedente de Tarazona (Aragón) habiendo realizado el viaje en su piííer, tirado por cuatro jacas, hasta Zaragoza. Con motivo del fallecimiento de madame Cambon, madre del embajador de Francia en esta corte, se dirá hoy á las diez, una misa de 7 eq úem en la iglesia de San Luis de los Franceses, por el eterno descanso de la distinguida dama. Ha fallecido repentinamente en Nueva York el Sr. Del Valle, padre de la marquesa de CasaArgudin, quien recibió ayer tan triste noticia. EL REY HULANO j oy, como es sabido, visitará el Rey en Hannover el cuartel de Huíanos, de cuyo regimiento va á ser nombrado coronel. El regimiento de Huíanos del Rey goza de los privilegios y es mantenedor de las tradiciones del disuelto regimiento número uno de dragones de la Real legión alemana, que ganó sus primeros laureles en la Península ibérica, donde, bajo el mando de Wellington, luchó junto con los españoles contra los franceses. Uno de sus mejores hechos de armas fue el ataque á García Hernández, una pequeña localidad cerca de Salamanca. Por este motivo llevan los huíanos del Rey impresa en sus tschakos (cascos) la inscripción Península- Waterloo Garzia Hernandes y la misma inscripción presentan los pauken de plata que el Emperador ha regalado á dicho regimiento. Sabido es que el Emperador tiene el mando honorario del regimiento de caballería española Numancia, mientras que el Rey de España no puede vestir hasta el presente ningún uniforme de caballería alemana. Por eso desde hoy ostentará el de hulano. Han ofrecido ya su nueva residencia de la Cuesta de Santo Domingo, núm. 3, á sus infinitas amistades los distinguidos marqueses de Vive! Con numerosa y distinguida concurrencia han comenzado las reuniones íntimas en casa de ¡os condes de Esteban Coilantes. La distinción y amabilidad de la condesa, la gracia de sus hermosas hijas y el ingenio del conde son alicientes sobrados para que las horas transcurridas en su compañía resulten en extremo agradables. La condesa de Crescente está enferma en su residencia de Avila. Mañana celebrarán el día de su santo la señora de Montero Ríos, el duque del Infantado, el marqués de 3 a Torrecilla, ios condes de Belchite y de Palma de! Río y los Sres. Benavente y Montero Vil lega. Con la sentida muerte de la duquesa de ViIlahermosa, han perdido los artistas una protectora valiosa y ferviente. La finada duquesa y la marquesa de Squilache, han estado siempre distinguiéndose por los importantes donativos hechos á instituciones artísticas, en genera yá individuos necesitados de pensiones por eüas señaladas, en particular, y que gracias á éstas, han podido comenzar unos y continuar otros los estudios necesarios, para lo que carecían de medios. Últimamente a duquesa de Villahermosa se proponía organizar un certamen permanente, concediendo importantes premios anuales á los artistas jóvenes que se significasen más en el L LADRONZUELO Casto Armada, jo MISTERIOSO ven que, por suerte suya, no tiene todavía dieciocho años de edad, hízcse amigo del hijo de un fabricante de buñuelos que posee su establecimiento en un bar rrio situado en las afueras de esta corte. Los maliciosos suponen que el fabricante tiene también una hija á quien Casto no miraba con indiferencia; pero no hay en este punto la