Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 9 DE NOVIEMBRE DE i 9 o5. PAG. 4. EDICIÓN i. pues, las esperanzas de que el Madrid mos, aparte de esto, -añade el Sr. García Priellamado á desaparecer hace muchos años, to- -que con arreglo á la legislación vigente se desmorona él solo por su propio peso los diputados electos y proclamados pueden y por el mucho más grande de ia desidia ser detenidos por la autoridad, y que también pueden serlo los que han jurado el cargo, de nuestras autoridades. cuando son cogidos in fraganti. Y el orador Los estudiantes se manifestaron esta añade que en este caso de Sevilla e ¡alcalde fue vez pacíficamente. Acordaron protestar agredido por el Sr. Montes Sierra, y que lo contra los acuerdos del Consejo discipli- que los republicanos pretenden es implantar nario que ha impuesto un castigo á tres el régimen del terror Un rumor de protesta estudiantes, y la mejor protesta que se se levanta en los escaños de la minoría repules ocurrió fue la de no entrar en dase blicana. ¡Sí, sí! -gritan ios señores diputados liestoes, perder un día de estudio, ya que tan escasos son los de curso. Eso es lógi- berales. no! -contestan con Iss mismas vo- ¡No, co, y lo demás naranjas de la China. ciferaciones los señores republicanos. Por la tarde hubo función de gran es- ¡No podéis haBlar vosotros de burdos pectáculo en el Congreso de los diputa- manejos! -se oye decir á una voz. dos. El primer acto á cargo de los seño- ¡El país está cansado ya de estas farsas! -res Salmerón, Junoy y García Prieto, con vocifera otra con igual energía. Y el señor ministro de la Gobernación, aplacoro general de mayoría y minorías. Aquello pudo ser El burlador de Sevilla. cado un tanto el escándalo, nos dice que la que fue objeto SeviEl segundo acto tuvo algo de Cyrano de agresión deposible tolerarla el alcalde de señor lla no era y que él, el Bergerac y de Los niños de Tzcija, según AGITACIÓN ESCOLAR P o m o previmos en nuestro último número, los estudiantes de Derecho no entraron en clase, como protesta contra e! castigo impuesto á tres de sus compañeros. Una comisión de estudiantes visitó ayer al Sr. Ruiz Jiménez. Del resultado de la entrevista se ha faciiiíado en el Gobierno civil una nota oficiosa, según la cítal los estudiantes, además de protestar de la pena impuesta á sus compañeros por el Consejo universitario, notificaron a! gobernador su propósito de no asistir á clas E! gobernador, después de recomendarles la mayor prudencia y cordura, les prometió que con gusto intervendría cerca del Gobierno y del claustro dz catedráticos en fas? or de los condenados, pero con una condición íerminany absoluta: la de que habían de deponer toda actitud de resistencia y asistir todos á clase. Los estudiantes ofrecieron al gobernador influir con sus compañeros y telegrafiar á provincias con e! mismo objeto. Las penas impuestas por e! Consejo universitario no son las que se han dicho, sino las siguientes: Al Sr. Carrillo, expulsjón por un año de la Universidad central. A los Sres. Herrera y Vivanco, inhabilitación perpetua para estudiar en! a Universidad de Madrid, é inhabilitación por dos años para Jos demás distritos universitarios. Los condenados en el último Consejo universitario se encontraron ayer a! Sr. Zabaia, director del Instituto de San isidro, con quien estuvieron hablando algún tiempo, y al ocuparse de la condena que se les había impues o calificaron el fallo de injusto. Con tal motivo parece que se les someterá á nuevo Consejo de disciplina. Mañana se reunirá el Consejo de disciplina para juzgar la conducta de les alumnos de la asignatura de Hacienda con su profesor el señor Piernas Hurtado. lo que allí se dijo, y tuvo por intérpretes á diversos personajes parlamentarios á quienes Dios conserve, pero no aumente, los pulmones. Una tarde divertida, en fin. No se registró, afortunadamente, ningún crimen, cosa que constituye casi una novedad, ni hubo mítines, que es también otra novedad, pero hubo estreno, que también viene siendo materia diaria. El de anoche fue en la catedral del género chico, Apolo, y en él anduvieron divididos los morenos, aunque es justo reconocer que fueron más los que aplaudieron que los que enmudecieron, porque reventadores no hubo. Y esto sí que verdaderamente constituye una novedad más. ministro, concede completo crédito á la versión de! gobernador de Sevilla, cuya imparcialidad y cuya rectitud son notorias. Resuenan unos calurosos aplausos en los bancos adictos, y otra vez el Sr. Salmerón se pone en píe. El señor ministro de la. Gobernación- -según el orador- -ha procedido con notable apasionamiento. Nos encontramos ante dos distintas versiones; cada una expone los hechos de diversa manera. Y en un país- -añade el señor Salmerón- -don. de ha llegado á ser un proverbie el miente más que la Gaceta... No puede proseguir el insigne orador; una voz- -la de este excelente Sr. Quiroga Ballesteros- -grita llena de ardimiento: ¡El gobernador de Sevilla es un amante de la verdad! Se produce otro ligero tumulto. Queda completamente depurado- -prosigue luego el Sr. Salmerón- -que en Sevilla ha ocurrido un violento altercado; se trataba de negar á los candidatos repuAEMECE blicanos el derecho de intervención. Los republicanos- -añade el orañor en el colmo del furor- -pretendemos sólo una cosa: la neutralidad del Gobierno. ¡Y ante esos atropellos de que somos víctimas, nosotros os decimos que NOS T É R M I N O S Un incidente ocu- será sacrosanta ia apelación á la fuerza! El MADRID. Inferior contado, 79,10; plazo, PASIONALES rrido en Sevilla ha escándalo torna á reproducirse; se cruzan fra- I 79,25, Amortizable, 99,1 Banco, 425. Tabacos, llenado de furor en ¡a tarde de ayer al señor ses rápidas y violentas de los bancos republi- 1 3 d 6. Azucareras ordinarias, 3 y. Francos, 27,90. Salmerón. Toda la Cámara contempla ansiosa, canos á los ministeriales. ¡Qué duda tiene Libras, 32,i6. emocionada, al Sr. Salmerón. ¿Qué va á con- que esta representación es una estafa hecha á Tendencia floja; eí contado da el ejemplo y tarnos con su voz imperativa, avasalladora, el la conciencia del país -grita el Sr. Salmerón arrastra al plazo. Los flancos en baja; quedan ilustre orador? Señores diputados- -comienza dominando el estrépito de murmullos y de ofrecidos. Las Azucareras en alza; se considera en París que! a venida á Madrid de una comisión de e! Sr. Salmerón- -se trai? de un asunto de una protestas. gravedad suma; se trata de! derecho de un diY luego, poco á poco van volviendo ¡es accionistas aragoneses puede ser beneficiosa psra la Sociedad. putado electo que ha sido atropellado Todos ánimos á su natural tranquilidad. Unos y otros PARÍS. Cierre. Exterior, 92,67. Renta franprestamos profunda atención á las palabras de! adversarios han estado- -según ellos propios cesa, t 2,85. 3 ralsano, io5, jo. Ruso, 4 por ÍOO, Sr. Salmerón. El Sr. Salmerón, rígido, ma- reconocen- -un poco exagerados en sus apre- 9i,20. Turco, 90,57. Nortes, 170. Zaragozas jestuoso, extiende sus brazos lentamente hacia ciaciones. Carecemos de informes completos- -3oi. Ríotinto, i.63o. Goldfieid, 159. el banco ministerial. Se trata en efecto de un expone por su parte el Sr. Salmerón; -si yo Baja general sin motivo conocido. Sólo se mrnasunto que envuelve una trascendencia incalcu- he empleado estos términos pasionales, ha sido tienen firmes las miras de oro, que descuentan los lable. El Sr. García Prieto está un poco ate- para recomendar eí respeto á la ley. Yo- -proyectos que se atribuyen á la Central Aliníng rrorizado. En Sevilla un representante del contestaba el Sr. García Prieto- -no he queri- que ha enviado delegados á París. país ha sido detenido por la autoridad. ¿Qué do ofender á los republicanos; respeto sus es esto? ¿Entre qué gentes vivimos? ¿Estamos ideas, y desde luego declaro que se depurarán en el siglo xx ó en otros tiempos más bárbaros los hechos que se han desarrollado en Sey anárquicos? Y ¿qué disposiciones, qué medi- villa. das ha tomado el señor ministro de la GoberA TRISTEZA He cerrado con disY no ha ocurrido otra cosa. Este ligero innación ante este caso verdaderamente inaudito? cidente ha venido á romper la monotonía de DEL OTOÑO gusto eí viejo libro El Sr. Salmerón vibra de cólera. ¡Lo que se la perdurable discusión de las acias. Todos de! querido poeta, por no escuchar de pretende cometer- -exclama levantando sus hemos quedado contentos; no ha sido, más nuevo sus amargas censuras a 3 Otoño... brazos al cielo- -lo que se pretende cometer sino que al Sr. Salmerón- -como él mismo ha Sus bellas rimas, que creí sinceras eñ con este régimen de atropellos y de burdos confesado con modestia admirable- -se le ha otro tiempo, parécenme ahora flores namanejos es una verdadera estafa electoral! ocurrido en ¡a sesión de ayer emplear unos cidas en el pobre jardín de Ja retórica... Y claro está que d señor ministro de la Go- términos pasionales Disculpémosle: Son las ¿Y quién sino la retórica ha extendido bernación no encuentra justificada esta indig- pasiones las que lo hacen y deshacen todo- -por el mundo el descubrimiento de! a decía Fontenelle en sus Dialogues des morís. -nación de! ilustre orador. El gobernador de tristeza otoñal... Tal vez herido por la Sevilla- -dice el señor ministro de la Gober- Si la razón dominara sobre la tierra, no sucenación con palabras sencillas- -me ha dado dería nada Y el espiritual escritor francés muerte de sus ideales amorosos, un poeta cuenta de lo ocurrido; yo puedo asegurar que hubiera añadido que, por fortura para él, el encontró una bella imagen para sus versos en las hojas secas caídas de los árboel Sr. Montes Sierra no ha sido detenido ni insigne repúblico no tenía ayer razón. les y arrastradas oor el viento; y desde un solo momento. Y bueno es que no olvideAZORIN IMPRESIONES U BOLSAS DEL DÍA 8 NOTAS AL MARGEI L rnuiliiuilininiMilu iniriifinipnnmf 11 1 i mi 1