Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 8 DE NOVIEMBRE DE ioo5. P G. 3. multitud de osas censurable? -decía el ora- Sr. Francos Rodríguez, con palabra sobria, dor; -paro csure iodab estas cos? s ex ste una afectuosa y persuasiva, ha tomado la tarea de que es ia más caiacierist ¡ca de todas y en ia demostrarnos que el Sr. Martín Sánchez pacual debernos fijar nuestra atención: la compra decía algunos errores lamentables, y que la códe votos Nos hemos dispuesto á oír, una vez lera insólita y absurda que nos había mostrado twás, estas prosaicas y monótonas querellas. carecía de todo fundamento. (Esto- -añadía el Sr. Martín Sánchez- -es esY no tumos querido oir más discursos. La candaloso. Y después el orador se detenía, tarde estaba cenicienta, opaca; una llovizna hese inclinaba sobre el escaño, revolvía pausada- lada casa á intervalos... mente un montón enorme de papeles y comenAZORIN zaba ¿contar los artificios que el Sr. Pons ha puesto en práctica en varios pueblos de su distrito. En algunos de estos pueblos- -dice e! ntre los supervivientes de la guerra Sr. Martín Sánchez- -se han comprado censos enteros. 3 Uno de estos censos compuesto de de África que residen en Madrid a 3o votos sabemos que costó 4.000 pesetas; faltó en ia hermosa fiesta celebrada en el otro alcanzó! a taba de i.5oo; un tercero fue Frontal Central en honor de los simpájustipreciado en 3.000; un cuarto no se dio en ticos voluntarios catalanes un bizarro mimenos de 3. s 5o. ¿No es esto escandaloso? ¿No es esto verdaderamente inaudito? La tarde está litar que se distinguió mucho cuando era cenicienta, lluviosa; nosotros miramos al señor joven peleando como oficial en aquella Martín Sánchez y sentimos una dulce tris- gloriosísima campaña. teza... Es D. Federico González de ¡a Peña, al que una cruel dolencia tiene postrado Y todavía hay más- -añadió el orador; -todavía hay más: en otro pueblo el alcalde y recluido en su casa. ¡Con qué emo 3! amó al aigaacil y Se hizo que echara un pre- ción habrá escuchado la lectura de los gón por las calles llamando á los vecinos; cuan- relatos de la patriótica fiisía, cuando do estos vecinos se reunieron en el Ayunta- ayer, como todos los días, su encantadomiento, les d. jo: Aquí ha venido un señor que ra sobrina, la viuda del simpático é inolpaga 3,700 pesttas por el censo de! pueblo. ¿Qué vidable periodista Adolfo Rodrigo le os vmecc á vosotros? LOS vecinos oyeron esto, haya leído los periódicos! reflexionaron un momento y contestaron: Lo González de la Peña fue desde que vino que á nosotros nos parece mejor es que vendamos de África cubierto de laureles, una délas cada uno nassiro- jato por separado y de este modo figuras más simpáticas de la sociedad de sacaremos íás, Y? í lo hicieron; el orador reprueba la JVíad d, y hubiera üegado á ios primeros co. iduct? de estes vecinos; pero nosotros, lle- pues os d ¿ia milicia si no hubiera abannos de indtOgencia, no io encontramos extre- donado su carrera. madamente ecnsucable. Y no fue por otra parEn 5 a Gran Peña, en eí Casino de Mate esto ían sólo, sino que otro alcalde de otro drid, en el Veloz, era una figura simpápueblo co igi egó también á los vecinos y les tica y popularisísima que brillaba por su propago que le vendieran sus votos a! señor Pons. Y estos vecinos contestaron: ñ nosohos ingenio, por su cultura, por su carácter servicial y amabilísimo. Frecuentaba mulo mhnio nos da el Sr. Vois que el Sr. J osal; pe: o si el Sr. Pons nos vaga, estaremos con el se- hcho i sociedad y era en todas partes muy ñor Pons. ¿Hada donde cae este pueblo? -pre- b en acogido, no habiendo habido mujer guntarnos riosotros. hermosa que no le haya tenido por admiNosotros sentimos viva nsia de irnos á vi- rador, ni hombre notable que no le haya v; i á ese pueblo; ia vida será allí sosegada, considerado como amigo. Ei don de genprofunda, una paz no turbada reinará en lodos tes ha sido siempre su cualidad dominanlos hogares; los vecinos no leerán jamás los ar- te, distinguiéndose como un madrileño tículos dz fopdo de los periódicos; si llegan alguna vez por allí algunos actores, renuncia- neto muy culto y muy simpático. Amigo predilecto del duque de Tamarán á representar esas obras truculentas que nos ofrecen en el teatro Español; no pasará mes, se íe veía mucho en público con el tampoco por k imaginación de nadie el levan- ilusíre procer, hasta que una penosa entar una estatua á esie ó al otro héroe; nadie se íerm; dad le hizo abandonar su Vida ordisentirá furioso tampoco si oye decir que tal ó naria para encerrarse en su casa. cía! pcis tieo ó guerrero de antaño estaba muy La guerra de África es el poema de su ISJOS de ser ua genio. ¿No es en verdad admi- juvertud de militar español arrogante, rable y sir. tonaáíico el bello gesto de estos buenos vec nos que se encogen de hombros ante emprendedor y valiente. Aquella campaña le dio una aureola que le ha acompael Sr. Pons lo mismo que ante el Sr. Rosal? ñado siempre, y por eso se le echaba de Pero el Sr. M ríín Sánchez nos Ikraa á la realidad con sus gritos. Añora el Sr. Martín menos en la fiesta del Frontón y por eso Sánchez está profundamente indignado; es que le recuerda hoy un viejo amigo que, posva á tensjnar su discurso. El orador afirma que trado como él, no puede ir á estrecharle hoy se corapra un acta como se compra un ca- la mano y decirle: ballo ó un automóvil. ¡Y eso- -grita en el col- -Federico, ¡qué tiempos aquéllos! rao de su desesperación- -y esq lo hacen preci- ¡Viva Tarifa! samente So demócratas! Nosotros no comUN MADRILEÑO prendemos ia indignación de! Sr. Martín Sánchez; éi es un hombre sencillo, amante de la vida; tiene sei- es queridos que ¡e rodean de atenciones; goza da un acta de diputado en p ens oposición; st ¡e estima por todos en la Cágiíación. msra pooJsr. ¿Por qué estos furores del señor En Jas primeras horas de la mañana de Marií i S. r. chsa. ¿No es esto tan inexplicable ayer puc o observarse alguna agitación entre como les dedeos ten ¡bles que siente el poeta los escolares, tanto en la Universidad Central Sr. Cano ce Srnzar bajas de plomo contra los como en el Co egio de San Carlos. tenedores de i a deuda exterior d z España? Co dentábanse vivamente los últimos sucesos Nosoí. -os i o compréndenos nada de esto; nos y entre algunos estuchantes prevalecía ¡a idea paree? ci. e vivimos en plena fantasra: goría. Y de no concurrir á las cbses; pero el buen senpo. esto no es de cjcirarar que hayamos lanza- tido logió imponerse y transcurrió is m. da do un Ic. su pii de satisfacción Ciando el en medio de la mayor tranquilidad. Jí í. a E f- l Consejo universitario. A las cinco de ia tarde reanudó e! Consejo un versit rio la reunión suspendida luce vanos días por ausencia del estudiante Sr. Carrillo. Compareció este último ante e! Tribunal, y fue ampliamente interrogado por ios catedráticos. Relató los úh raos sucesos y su intervención en los mismos, procurando sincerar su conducta. La sesión se prolongó bastante y después de deliberar ei tribunal, emitió el siguiente fallo: 51 Sr. Carrillo sufrirá la pena de inhabilil- ición escolar durante un año en iodos los Establecimientos- docentes de España, y los Sres. Vivanco y Herrera la pérdida de! actuaí curso académico. Este fallo pasará á informe del Consejo de Instrucción pública, y después á la aprobación del ministro del ramo. Lo avanzado de la hora hiso que no fuesen conocidas por! os escolares las anteriores resoluciones; pero en previsión de que hoy no sean bien acogidas por los mismos, las atitoridade? acordaron adoptar algunas precauciones. Nuestro número de ayer. Hemos lecibido cartas y felicitaciones personales por nuestro número de ayer y la información gráfica y telegráfica que conte- va, alcanzando ésta á los brir. dis pronuncia Jos en Berlín por el Emperador Guillermo y el V ey Jllfonso. Agradecemos esas felicüac. es, aunque detemos hacer conslar que si hay mérito en obtenerles con esponde loáa la gloria al público que. nos alienta con su creciente favorpara inpo erncs sacrificios como el que sig nifica nuestro número de ayer. Ninguna empresa periodística soportal ía desembolsos tan crecidos si no los compensase la magnitud de la tirada de ejemplares. Sói o así, á merced de una gran circulación, pueden soportarse esos gastos extraordinarios que A B C se impone gustoso por corresponder á la acogida cada día mayor del páíñtco. POR TELLGRAFO 13o rna, 8, 1 m. Se dice en! os círculos que. recogen impresiones del Vaticano, que va á ser nombrado nuncio en Madrid monseñor De! la Chiesa, en sustitución de monseñor Rinaidini, que recibirá ia púrpura cardenalicia Las pruebas ází Telekino POIÍ TELLFONO y, 12 n. En el puerto exterior, y ante numerosa concurrencia, se han verificado esta tarde las pruebas del nuevo aparato Telefono, invención del ingeniero español señor Torres Quevedo, cuyo objeto consiste en aplicar las corrientes de telegrafía sin hilos par dirigir los barcos á distancia. Las pruebas realizáronse con un bote que eje: utó diversas maniobras con precisión ad- rairable. La construcción del aparatoes sencillísima; la corriente de ¡a estación transmisora actúa sobre el timón, dirigiéndole sin necesidad de que la tripulación intervenga ps ra regular sus movimientos. Considérase útilísimo para el salvamento de náufragos. El inventor ha recibido numerosas felicitaciones; Los invitados á las pruebas fueron obsequedes con un espléndido lunch, ofrecido por e! Cfnb ra? rítímo del Abra. -Terán.