Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. LUNES 6 DE NOVIEMBRE DB r 9o5. PAG. Los pe dicos dan la bienvenida á D Alfonso. Eí TiuUonaí Zeil ng dice que e! Rey de España verá iodos los brazos abrírsele con amistad, pues la amistad que inspiraba el padre se reproduce para el hijo. En Ja cordial acogida que ha de tributársele, D Alfonso reconocerá la amistosa estima del pueblo alemán hacia el español. Sentimos- -añade e! citado periódico- -hacia ia caballeresca nación que tanto amor patrio demuestra, la más sincera amistad. Sus buenas relaciones coa Francia, su amistad con Inglaterra no despiertan en nosotros envidia ni desconfianza alguna El Post dice: El pueblo alemán da la más cord ai bienvenida al joven Monarca, para quiel ú Emperador iiene una simpatía muy especialmente sincera, y al soberano del país unido por íradicio l amistad con la nación alemana i) Los demás periódicos se expresan en igual sentido. La Gacela de Alemania del JVorte cree que el Rey de España, al entrar el próximo lunes en la capital del Imperio, será recibido con inequívocas muestras de bienvenida. cHace pocos días- -añade el citado periódico- -epiz D. Alfonso ha manifestado públicamente que 3 a smísísd con una Potencia no excíuye igual amistad con las demás, siendo, por e ¡contrario, muy compatibles ujia con otra. Estas palabras están muy de acuerdo con nuestra de ver y pensar. Dasfios ía bienvenida y ofrecemos respetuosos homenajes á S. M el Rey de España. Muy lejos estamos de mirar con ojos de envi día! as amistosas relaciones de España con las derais Potencias. Debido al carácter esencialmente pacífico de la política alemana, podemos acoger con satisfacción toda aproximación que se pioduzca entre las demás Potencias mientras sólo tienda á fines pacíficos y no tenga propósito alguno contra Alemania. t Saludamos en la persona del Rey Alfonso al Soberano y representante de la nación española, unido á. nuestro Emperador y Rey por personal amistad y, por comunidad de sentimientos monárquicos. Deseamos á D Alfonso largo y feliz reinado para la dicha de su pueblo y para el mayor y creciente ascendiente de su familia sobre los pueblos europeos. IDICION POR TELÉGRAFO I a situación en Varsovia. Varsovia, 5, 11 m. El ukase del Emperador relativo á la amnistía, no ha sido considerado como medida completa para calmar la agitac ón. LOE fabricantes piden, para terminar la huelga, que sea concedida la autonomía á Polonia. Continúan produciéndose á diario, entre los obreros, colisiones sangrientas; la guarnición ha sido elevada á 60.000 hombres. X T ec! araciones de Kropoíkíne. San Peíersburgo, 5. 12111. El príncipe Kropoífeine ha hecho las siguientes declaraciones relativas á la amnistía últimamente concedida para los presos políticos: Dicha amnistía- -ha manifestado el Príncipe- -no es una garantía de buena fe, es sencillamente una farsa para transportar á la Siberia á las personas que estaban encarceladas en las fortalezas y para excluir del perdón á los que Plehve arrastró á cometer actos de desesperación; 3 a amnistía actual no hace sino añidir un nuevo crimen á la serie ya demasiado larga -que el Gobierno tiene inscrita en su activo. le obligó á pasar por la vergüenza de la? -píI a dimisión de Bouligulne. -J San Pelershurgo, 5, 12 m. Se ha publi- tu ación. cado un ukase imperial en el que se admite la anifestación suspendida. dimisión de M r Bouliguine, ministro del InSan Peteisburgo, 5, 9 n. Con objete terior. de evitar el derramamiento de sangre, ¡a Junta X de obreros ha suspendido la manifestación de I iamamiento al pueblo. San Veiersburgo, 5, 1 t. El Gobierne mañana, reservándose el derecho de organizaraha dirigido un nuevo llamamiento al pueblo, la en momento oportuno. X excitándole á conservar la calma mientras se anifestación en Varsovia. aplican las reformas. Varsovia, 5, 12 n. Una manifestación, Toda manifestación ha sido prohibida. Señálense algunos desórdenes en Polonia. t en la que han tomado parte más de 200.000 X- i personas, haárecorrido la ciudad entonando ei Dios salve Polonia -C n Finlandia. Los manifestantes llevaban ¡nnumerab es ban San Veiersburgo, 5, 2 í. La situación es deras é iban precedidos por el clero católico y cada vez más crítica en Finlandia. En todas las poblaciones de alguna impor- protestante. La policía no ha intervenido en ningún incitancia se han constituido guardias nacionales; dente desagradable. Todas las c? sas están ilula de Helsingfors cuenta con 10.000 hombres. El Zar ha concedido á Finlandia una Cons- minadas. X titución libre, aceptando la dimisión de los diT esórdenes en Odessa. putados de la Dieta; las próximas elecciones Odessa, 5, 12 n. Los desordene se celebrarán inmediatamente y la nueva Dieta esta ciudad han adquirido proporciones espan se reunirá el 20 de Diciembre. tosas. X Los revoltosos han saqueado las tiendas y T isturbios en Siberia. los almacenes. En todas las calles se lucha con Londres, 5, 2 t. La Central TVews pu- ardor horrible; á cada momento se oye los blica varios telegramas recibidos con retraso, disparos de la artiUería. Hay 3oo muertos y relativos á graves noticias recibidas de Tomsk más de 3.000 heridos. en la Siberia Oriental. Las tropas emplean ametralladoras, cuyos Según los referidos despachos, produjéron- disparos diezman al pueb o. se graves disturbios, que empezaron por una colisión entre los manifestantes patriotas y el populacho hostil á los mismos. Res. ulíaron numerosos muertos y heridos; los revoltosos se dirigieron después á la estación central del, Ferrocarril transiberiano, in 1 a loca, drama en tres actos y en prosa, oricendiando y asesinando á gran número de per girtal del Sr. Ruiz Grijaiba, se representó sonas que se hallaban en el interior; después anoche en el teatro de h plaza de Santa Ana se encaminaron al teatro y se reprodujeron las ante el público de los estrenos que suele tristes escenas. ser el misrao, con pocas variaciones, en todos A pesar de la gravedad de estas noticias, co- ios teatros de Madrid. munican á última hora del Gobierno central de ía loca es Alaría (Sra. Guerrero) una nuTomsk, que ¡a situación ha mejorado bastante, jer sensible, deseos? de amar, pero casada con porque los patriotas han logrado sofocar la re- un hombee, Fernando (Mariano de Mendobelión, za) por quien no siente más que invencble X aborrecimiento. Así se lo cuenta á Don Felipe edidas del Gobierno. Gutiérrez (Sr. Cirera) s padrino de boda y San Peíersburgo, 5, 3 i. Se han reuni- antiguo amigo de su familia. Marta se caso con do los ministros en Consejo, con objeto de exa- Fernando recién salida del colegio, sin conominar la grave situación de Finlandia. cer el mundo, y por mandato de su padre agoLos consejeros acordaron dar comienzo á nizante. Ei porqué de este mandato no llega una verdadera guerra, atendiendo á que todas á averiguarse en el transcurso de la obra. Ferlas ciudades han sido convertidas en fortalezas. nando es un místico que hace infeliz á Matta, í- ecluyéndola en casa y abrumándola con sus X rancias doctrinas. Marta, en fin, ama en silencio iOontra los judíos. San Petersburgo, 5, 3 í. Comunican de á Carlos (Fernando Mendoza) amigo intimo Bukarest que continúan las matanzas de los de Fernando, médico ilustre, de ideas moderisraelitas; los revolucionarios se han apoderan- nas (algunas de Tas cuales arrancan aplausos do de la artillería y hállanse dispuestos á caño- de la galería) que acaba de fundar un manicomio de mujeres. near los almacenes de los judíos. Una gran parte de la ciudad s presa de las Entretanto Marta, en un diálogo con Carllamas y la multitud ocupa la vía férrea con los, le descubre su pasión. Carlos, todo cabaobjeto de que no puedan huir las víctimas. llerosidad y abnegación, la hace ver la necesiX dad de sacrificarse por su marido y renunciar á un amor imposible. Fernando interrumpe la í o que dice Nebogaíoff. Marsella, 5, 4 t. El corresponsal del escena. Convencido por Don Felipe viene á Echo de París ha celebrado una interviú con el anunciar á Marta que emprenderá un v ¡aje laralmirante Nebogatoff, que acaba de llegar á go por el extranjero. Marta se rebela. Fernando amenaza. Va á maltratarla y Carlos le esie puerto. Aseguró que si se había rendido á Togo fue detiene y salva á Marta diciendo al esposo; por humanidad, pues no quería contribuir á ¿Qué vas á hacer? ¡Está loca! Cae el telón. El público, seducido por 10 aumentar el número de víctimas producidas dramático de la escena, aplaude mucho y el aupor la guerra. Nebogatoff recibió órdenes de Rodjestvens- tor sale dos veces con María al palco escénico. En el intermedio el público comenta el ky para ir á Vladivostok; obedeció, y á la mañana siguiente Togo rodeaba la escuadra de acto. Se las promete felices con la obra. Los Nebogatoff, compuesta de cuatro acorazados y críticos, que la conocen, guardan reserva. un crucero, con 27 barcos de guerra y 40 torEl acto segundo pasa en el manicomio. Kan pederos. pasado siete meses. Carlos, que es casado y El almirante añade que no tenía suficientes ama á Marta, pero sin exteriorizar su pasión, municiones y que lairipulación se hallaba dis- la convence de que debe volver á su casa y sapuesta á morir, pero un sentimiento de piedad crificarse como se sacrifica él. Fernando a it, a l TslVllíllircriinrnTtfTiMilti iwirl! Bniii i i m n i i p i m t n n i n m n i n i i i K n n m i