Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TREÍ MERO 3oo CRÓNICA UN IVERSAL II, US 1 RADA. pacio á crímenes y corridas de toros, prestemos atención más constante á los asuntos internacionales, en los que, si por el momento nada podemos ganar, -podeSegún dijimos ayer, desde mañana, y mos, sin embargo, tener algo que perder? mientras dure la estancia de S. M. el 7 ey El tiempo ha de decirlo; p e r o no en Mletnania, publicaremos una crónica lele- huelga consignar que el recelo puede hoy gráfica que hará desde Berlín uno de nues- más que la esperanza, porque ia esperantros redactores, recogiendo lo más saliente za, porque la iniciativa habría de partir de los aclos y festejos que se celebren en ho- de la masa de la opinión, juzgada ingonor de nuestro J ey, sin perjuicio de la in- bernable por los que dicen que la gobierformación detallada y también telegráfica nan, y en realidad, dócil y gobernable, que tecihiremos de las f oblaciones que en- pero falta de arranques de virilidad para Iran en el itinerario del viaje regio. imponer de una vez los impulsos de su Estamos seguros de que complacerá á natural generoso, d gno de mejor suerte. nuestros lectores la realización del plan que tenemos preparado y cuyo complemento será una completa y copiosa infot marión fotográfica. 6 DE NO 1 Vil 2 M: BRE DE 3 90 5 N ÚMERO 1 SUI r i! JL J ro, 5 CÉNS. S. M. EL REY EN ALEMANIA ía de sol y de sol generoso y bienhechor, porque sí no es por él, nos hiela el liamado cériro que, satarado g u a n d o trazamos estas líneas, e! Rey de nieve, envió el vecino Guadarrama so pisa territorio alemán. Dentro de bre Madrid. Los paseos públicos se viepocas Itoras será el huésped de Guiller- ron concurridísimos, y los icaíros como l telégrafo transmitirá ci ntos, para hacer las delicias de sus empresas. mo gf Se supo por ia jnafisi. a la írisíc noticia miles de palabras re atando los agasajos que nuestro Rey recaba del Kaiser y del de haber fallecido en su palacio de Ei vecindario de Berlín. Todos ¡os españo- Pardo la duquesa ác V ahecRo: a, dama les lecr- rv- j 31 curiosidad, ¡iimca bas- cuya sooerana belleza ha dejado legítimo tante sat sfecha, los mil detalles deí viaje, renombse y cuya decidida vocación á ¡as de la entrad? en la capital de Alemania, Bellas Artes la hizo realizar obras que de la deeo- ación de la ciudad. Si algún merecieron eie. T. a gratitud. Se comprencomentario se nos ocurre hacer, seiá para de, cuando desaparecen figuras como la deducir si D Alfonso habrá ido para bus- duquesa de Villahermosa, que la gente car novia; porque eso sí, casarlo le casa- que declina ya diga con tono de profunda nos cada ocho días y siempre con Prin- convicción, y recordando al poeta, que cesa distinta, figurándonos que todavía cualquier tiempo pasado fue mejor La colonia francesa acudió a! partido las alianzas de las- casas Reales influyen en de pelota que jóvenes distinguidos de la los destinos de los pueblos, y olvidándonos de que casi todas las familias reinan- sociedad madrileña organizaron y jugaron tes en Europa están emparentadas, in en favor de ¡a Sociedad de Beneficencia. que por eso deje de haber diferencias Los espectadores envidiaban á los pelodiplomáticas tan hondas, que á veces han taris, únicos que, por el ejercicio que puesto en peligro ia paz del viejo conti- practicaban, pedían soportar los rigores de la temperatura, y si el público selecto nente. ¿Servirá la visita del Rey á las cortes que presenció la fiesta no pudo experide Berlín y de Viena, pa ¡a algo más que mentar grandes emociones, porque el juepara que saboreemos la magnitud de los go se deslizó tanquilo y sin incidentes festejos y las comparemos con las de Pa- de interés, debió, en cambio, sentir la satisfacción de haber contribuido á hacer rís y S as de Londres? ¿Servirá para más una buena obra. que para ratificarnos en nuesfra ocasión Hubo duelo sin padrinos, pero de verde casamenteros? ¿Servirá para que- empecemos á orientarnos en política interna- dad, con sangre abundante y hasta con cional, para que los españoles comence- diligencias judiciales, cosa esta última mos á darnos cuenta de que allende las que no suele ocurrir cuando los contenfronteras hay algo que nos interesa mu- dientes visten levita. Fueron éstos dos chísimo, porque tiene una relación direc- panaderos que se dieron de puñaladas, ta é inevitable con la de aquende los Pi- hiriéndose ambos y de mucha gravedad. rineos, con la integridad y el porvenir de Decididamente los cacheos que ordenó la nuestro territorio, con nuestra vida in- autoridad están dando opimos resultados. También se celebró recepción acadédustria! y comercial, con nuestra suerte en el concierto de Jos pueblos cultos? ¿Se- mica en la de Ciencias, leyendo un disñalará este viaje el comienzo de una nue- curso el recipiendario S r Ventosa y va era en la cual todos seamos reflexivos, Martínez de Velasco y otro el académise asome España im poco más á Europa co Sr. Navarrorreverter, cerrando la sey los periódicos, consagrando menos es- sión otra oración pronunciada por el in- cansable Echegaray, ese prodigio de actividad que tiene tiempo para hacer unos presupuestos, para reñir con sus compañeros de Gabinete por un quítame allá esos aumentos y para pronunciar discursos en recepciones como la de ayer, igual á las que se celebran en todas las Academias, como si lo nuevo, la variedad, la originalidad estuviesen reñidas con la sabiduría de las doctas corporaciones. Para que hubiera de todo, hubo mitin anarquista en Barbieri con profusión de oradores y hasta de oradoras, que incurrieron, ellos que truenan contra todo lo existente, en la burguesa y rutinaria manía de discursear como los académicos, como los políticos. ¡Ahí tampoco faltó una asamblea de indtstriales que, según ellos, se reunieron para tratar de la defensa de sus intereses, pronunciando los inevitables y copiosos discursos para acordar, en bien, por supuesto, de sus industrié votar una candidatura determinada en las próximas elecciones. Y el que tíuiera más lógica, que la invente. Los políticos cumplieron el descanso dominica! dando reposo á la lengua, y, finalmente, hubo estreno en el Español con éxito muy discutido para que estuvisse en consonancia con 1 nota dominante del día que, como se ve, fue de disputas, de d- scursos académicos y de mítines Iibeitaiios. AEMECE FISONOMÍA ipil revoque de las casas, las nuevas construcciones, van quitando á las calles de la corte su viejo carácter. A todas partes el espíritu innovadot lleva una transformación radical que afecta no sólo el aspecto de las cosas, sino también á la intimidad, al modo de ser de la vida española. Los antiguos caserones y las callejas tortuosas del viejo Madrid, el que conoció Mesonero Romanos, van desapareciendo por completo para ser reemplazados por una ciudad á la moderna, con cierto barniz de cosmopolitismo europeo. Los hábitos de antaño, que tan donosamente burló Tígaro en admirables cuadros de costumbres, se van dejando también poco á poco, porque la índole de la nueva vida madrileña impone otros usos que, en verdad, se apartan del castizo carácter á la española. Mas, por fortuna, aún quedan rincones en donde la vida con su color tradicional se ha refugiado, conservando la verdadera fisonomía madrileña. Son nuestros cafés. También hasta ellos ha llegado la acción transformadora del espíritu nuevo. Se retocan, se hermosean, se presentan con locales más amplios y más artísticos.