Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. D O M I N G O 5 D E N O V I E M B R E D E i9- PAO. 8. E D I C I Ó N i. Ventosilla; otra de D. Benito González del Valle, cerca de Arganda, y otra de D. Santiago de Udaeta, en Extremadura, en un hermoso monte que se llama Valdelaballo, y que linda con el vecino reino de Portugal. del Gobierno. El asunto de que entenderá y por el cual han sido citados los estudiantes, será probablemente el segundo del Reglamento, que trata de alborotos y desórdenes de alumnos de varios cursos. La citación ha sido enviada al presidente de la comisión de estudiantes, Sr. Carrillo, pero éste había marchado de Madrid para atender á su madre que está enferma de gravedad. 1 a cátedra de Hacienda. Probablemente pasado mañana se reanudará la clase de Hacienda pública en la Universidad, y no sería difícil, según se asegura, que fuera el Sr. Piernas Hurtado quien la explicara. En efecto, parece que, enterado el ministro de Instrucción pública del arrepentimiento de los alumnos de dicha asignatura y de la visita que hicieron á dicho catedrático, ha hecho gestiones encaminadas á obtener del Sr. Piernas que desista de su decisión de no volver á la cátedra. X 1 a Unión Escolar. Llamado por el gobernador civil, concurrió al despacho del Sr. Ruiz Jiménez el presidente de la Unión Escolar, para que manifestase si era cierto lo afirmado en la instancia dirigida por el Sr. Carrillo en solicitud de que fuese clausurado aquel Círculo porque su funcionamiento incurría en penalidad. El presidente manifestó que en el Círculo nc se practican más distracciones y recreos que los permitidos por la Ley. El gobernador ha convenido con el presidente citado una fórmula por la cual podrá comprobarse con exactitud si es ó no cierto lo aseverado en la instancia de referencia. DE SOCIEDAD Han regresado á Madrid, procedentes de Hendaya, los condes de Tejada de Valdosera, y de Roma, el marqués de Taracena. Se ha fijado el día i. del próximo mes de Diciembre, para la celebración de la boda de la preciosa Srta. Luz de Mariategui, hija de la condesa viuda de San Bernardo, con el duque de Arión, de que hablamos el otro día. El marqués de Pidal marcha hoy al balneario de Fortuna. La señora duquesa de Villahermosa continuaba á última hora de la tarde de ayer en gravísimo estado, abrigándose, desgraciadamente, muy pocas esperanzas de que pueda salvarse. Para su primogénito, D. Fernando Gjrtalda, han pedido los marqueses de Reinosa la mano de la preciosa Srta. Asunción Yalcárcel, hija del auditor de Marina D. José y nieta del almirante que fue de la Armada, D Carlos Yalcárcel. Se encuentra gravísimamente enfermo el señor D Gustavo Bachy, director del ferrocarril del Norte. Deseamos su pronto y total restablecimiento. El próximo día 16 se efectuará el enlace de la bellísima Srta. Conchita Isasi con D Bernardo Rengifo. Los condes de Yaldelagrana han salido para su castillo de Múdela, acompañados del marqués de Ivanrey y de los Sres. Goizueta y Rivera, invitados por el conde á cazar en aquel magnífico coto. Para estos días hay las siguientes cacerías en proyecto: una del duque de Santoña, en El Cardenal Cisneros POR TELÉGRAFO jperrol, 4, 12 m. Los trabajos realizados para averiguar el lugar donde se fue á pique el Cardenal Cisneros, han concluido. Dícese en ellos que el siniestro ocurrió á dos millas y seis décimas de los bajos de Meixide, esto es, en rumbo franco, según los derroteros conocidos. Queda con este dictamen confirmado que la pérdida ocurrió en unos bajos ignorados hasta ahora. El Ayuntamiento de El Ferrol ha acordado dirigir un mensaje de gratitud al pueblo de Muros por la hospitalaria acogida que dispensó á los náufragos. LOS ESTUDIANTES Consejo universitario. una citación alguAyer tarde recibieron nos estudiantes para que concurran á las once de la mañana de hoy ante el Consejo universitario, que se hallará reunido en la Universidad Central, y el cual los ha formado proceso por las cuestiones de estos últimos días. El Consejo universitario lo componen el rector de la Universidad, los decanos de las Facultades y los directores de las Escuelas profesionales y de los Institutos. De secretario actuará el del distrito. El Consejo ha sido convocado por orden VENGANZA DE U N Í CRIOLLA 1 C? 1 Ahí está! -exclamó Jonama al divisarlo. adornada con sus más ricas joyas, recibía con risueño semblante á su esposo. Este, que acababa de regresar de una corta excursión á los alrededores, había traído á su mujer una caja con botellas de vinos españoles, y en seguida se retiró á su gabinete de trabajo, pretextando una ocupación urgente y asegurándola que volvería más tarde. Ella le dejó marchar, pero después le siguió sigilosamente y se ocultó detrás del portier de la puerta del despacho. Miles se sentó delante de su escritorio y se puso á contar una gran suma de billetes de Banco; después ordenó varias cartas, y cuando hubo terminado encerró sus papeles en una cajita de hierro, y después de cerrarla cuidadosamente, se guardó 1? llave en el bolsillo. Al poco rato se presentó John para llamar al coronel, y cuando éste salió de la estancia, Jonama se abalanzó sobre la mesa. Al lado izquierdo del tablero había un enorme pliego, cerrado con lacres rojos. La sangre se heló en sus venas al leerlo. Era el contrato de venta de la granja, extendido á favor de niíster Well Quecksaest. John no la había engañado o la, su mujer, no había sabido nada de aquel infame pacte, i que sólo se había enterado merced á una mera casualidad. Su resolución estaba definitivamente tomada; fraude contra fraude. Estaba probado de una manera fehaciente que él no la amaba y que no había tenido para ella ni la más leve muestra de consideración; ante estos hechos nada la haría ya retroceder, y le pagaría en la misma moneda. Se dirigió al comedor, y cuando el coronel Miles penetró en dicha estancia, la criolla le esperaba ya sentada ante la mesa, espléndidamente preparada. La joven le sirvió de todos los platos, le llenó repetidas veces la copa con los exquisitos vinos que él la había regalado, y brindó con él, arrobándole los sentidos con su dulce y fascinadou sonrisa v con el ardiente licor.