Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C D O M I N G O 5 DE N O V J n M Í J R E DO ciTid doa df Cii, ib 1 tno dcapufs de hobcr vencido en ui uelli mcmoralilc JoTmda ü 11 de Junio, í la cual corrieron t- iji gVAVC p lif ro lai In lllucioucs. Dominado por ptofurda amargura y sinri ndo lo In ahore de U in uLitud, K marchó de tiipartai y n B i a n i l i t u la liniU j li- ya francesa que rantai VCCÍ c ha unido á la historia conlímporinej üuTtnic el p a u d o liglo, iilqulló un modesto holclUo para paiar el vírano. O Doniidl era un hombre ¿c guMoi e cillo 9. cncailfiado con uhogar, amante OD 5. PAQ- 6. E D I C I Ó N i. poiT (kl general SniUch, y vi ayudíiiTe D l crnando O Lawlcr y el marquca J e Ahumada, que marcharon A Biariliz en cuanto tuvieron noticia de la d o l c n c b le cnconlriron muerto. Murió el 5 de Noviembre ú lob di z menos cuatto de b noche, El íué embaíEsmado para iraec le á Madrid, y al pa ar por Bayona at le tributaron, por orden expresa de N a p o león I I lo3 honorcí de mariiCal del ImpcTio. Vinieron al lado d d ÍJreíro D Cario gcniral Narváez, que era pretiJente dcí Concejo de minlstroB, llevando íi su d e recha al du iic de la T o r r e y í u Izquierda al Paíriatca d i la India lil cadáver Si ¿deposit ido en la Bn ilicí de Atocha hasta que tuvo sepultura defíniriva en el monumento elevjJo poc 9i 5 cripcián nacional en la Iglesia de la Sale Kealr hoy parroquia de S nta Bárbara, donde todo lo4 aüot e celebra una mí: a tic réquiem el día 5 de N o viembre, IIN MA Hii- T; rsO LO f U C U O i OE HUSIA, TflOPAfl RU 9 A 5 hZ M, P a A QtLAÍtfTI OE L 4 CATCORAL OE O D D B OURJkHTE LOG U L T J M O S ACO. NTECIMIÍNTO Isddisimo de lu C 3 po ¡i doña Manuela, y que no nccesJtiba para nada la o s i e n u ción ni el lujo. N o tenía bíjoi, y iusueldo le proporcionaba un recular paaar. L o i que le vieron en aquel verano de iBúÉgo ando de dulce repoio i orillan del mar, pascando y leyendo las Rcviitai militares que constituían su estudio predilecto, no imaginaban siquiera que su fín estaba tan próximo. Pasó perFeeiamcnte loi meses de Agosto, Septiembre y Octubre; al llegar N o viembre, como no quería de ningún modo volver á Madrid, proyectó cambiar su casita d e Bíatritf por otra de Pau, para pasar allJ el invierno. Bn cale proyecto estaba cuando sufrió una indigestión que ru ¿fáeílfncnte dominada. Pero e prcaenló en seguidii una úlcera de mal caricíer en la garj anla, y en pos de ella se d e- claró icrrible, implacable, aiolídor, el ¡fus. La enfermedad fu tan rápida, que tus deudo y amigoa, su hija politica la es- 0 Donnell, heredí: ro de su título, y el duque de Tctudn, que todo hemos conocido; 3 u hijo político el Sr, Vjnyah, padre de la hermosa marquesa de Ayerbe- el marqués de Claramonit, pariente del difunto, y sus ayudantes Ahumada O Lawlor y Queipo de Llano. En Venta de Baños se unió al fúnebre cortejo una comisión, compuesta del duque de Tamamcs, D Agustín Ulloa, Mantilla, el que fue después marqués de Villa Mantilla, el Jovellar, León y Medina y Shee Saavedra. En la estación del N o r t e de Madrid, esperaba roda b Unión liberal en masa, y trasladado el fémiro á un carro fúnebre, se dirigi ó en imponente cortejo á la Iglesia de San José, donde el cadáver quedó depositado en el suelo, pues expresamente habia dispuesto el general en el testamento que no quería túmulo ni música en su entierro. EíTe se verificó al dia aiRulenfe con gran pompa, alendo presidido por el ECOS DEL VATICANO Ay rhubocncl Valicano uní t: oniDOvcJori rcci: p? 6 n, El PapK idmitió i lU pre acncJü i cierno v ienu y irc fimtlias que lí fueron prf Kni (Jav por doi dimat piímanle ííoñi Aniilií CiipíJiri y i ronden Gjbii li De Rege, tdt cualcí, jcompjirjdi de do Pjdrcí tik iinDi, Ipt liabl n r L ldo por fl li Lclicia de Sabnyi cníre lo pobri i hu cÍAnoi de la vicilmit de loi Icrremolon en CalabrJji. Pía X hibii dl pucuto que duranlc au breve otiTirip tu Ronii ic hotpedmoi en d hoipitji d- i S -knTd MnrEí, inmtdjiLEtj al Vallenno, en el cui kn hiin lendido c n el mi licJto culdidü jA de li Catidid. El P pi Conversó duróme un buen raro be n vúlpntirnle con aqucHit detdjchidib farniEl i. dándoles d hrt r u mano y regalando i eidn lino d o vUilanl i; inlentedaLlidc pliTn coh U rfj ¡ie; UJVÚ Iraiea de eneamJo pitA lu itutire djrrLAa lorÍncii, i y le retiró despedido con UIL? MUERPANOS LOS CALABRESE 5