Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Ü AMO TRFS. NUMERQ 298. CRÓNICA, UN 1 VERSALILUSTRADA. i9o5. 4 DE NOVIEMBRE DE NUMERO SUELTO, 5 CÉNS. jeto á todas las leyes biológicas de fccundación germinación y desarrollo en cada uno de los elementos que lo componen; no un simple mecanismo y mucho T) OS MÉTODOS. La discusión habi- menos un artificio de telones pintados, da en la Alta Cámara sobre I nstruc- representando alcázares y florestas, que ción pública con motivo del Mensaje, ha se sucedan y cambien con rapidez, como puesto de relieve uno de los mayores de- en comedia de magia. Estas mudanzas fectos en la conducta política; mejor di- alucinarán un momento á la galería, y cho un inveterado vicio de raza. nada más. Quien no pone su vanidad en En ese debate el exministro del men- bastidores ni bambalinas, sino que busca cionado ramo de la Administración, se- sobre el terreno laborable lo que hay de ñor Mellado, ha sido objeto de censuras, efectivo y eficaz, para cultivarlo y ampaprecisamente por lo mejor que ha hecho rarlo, representará siempre á los ojos del en su breve desempeño de aquella carte- buen sentido méritos muy superiores á ra: por no hacer nada. los de los escenógrafos, por ingeniosos y Aquí, donde el personaje político lla- hábiles que sean. mado á los Consejos de la Corona muésEsta verdad es preciso inculcarla en el trase persuadido de que su paso por el ánimo de las gentes, con tanta mayor departamento puesto á su cuidado no energía, cuanto que la morbosa afición á puede ser tranquilo y discreto sin mer- dejar estampada en las colecciones de ma de su personalidad, el afán de innova- decretos la estela de la personalidad, bociones y reformas se apodera- por com- rrando las huellas de las que han antecepleto del nuevo ministro, que en ello ve dido, toma proporciones de contagio. Se una cuestión de vanidad ó de amor pro- ha llegado á creer que eso es administrar. pio. Y, como el papel es tan sufrido, y Sin embargo, la realidad se impone al la letra de molde le iguala en esa virtud, fin; de tal modo que la parte más influy la Gaceta parece hecha para el sufri- yente des la opinión da más valor á un miento, el consejero responsable, ávido acto de un ministro- -los viajes del de de probar que es hombre de pensamiento Fomento son buena prenda de ello- -que y de iniciativa, toma asiento ante la mesa á diez programas. Y quien, hallando algo del despacho, embiste con un rimero de de acertado y fecundo en su departacuartillas, deja en apretadas líneas deter- mento, lo respeta y lo mejora en lo pominado cuanto le saltó á la mente al dis- sible, ese responde superiormente á su cutir sobre la materia en la tertulia de misión. Casino, ó lo que oyó al sujeto en cuya MANUEL TROYANO pericia tiene fe, ó lo que éste le inspiró, Dios sabe con qué propósitos. Satisfecho d ¡e su obra 2 a envía luego al periódico pficial, y descansa sobre el convencimiento I a lluvia abundante que vino á templar de que no se le considerará ya cual minisun poco la temperatura y á llenar tro adocenado. necesidades del campo, dio, en cambio, Y como quiera que este método para á Madrid ese tinte sombrío que causa la salir de filas y recabar patente de inte- desesperación del buen madrileño dado á lectualismo y distinción es tan fácil y tan vivir en la calle y enemigo de la clausura barato, adóptalo un ministro y el inme- casera. diato sucesor y el otro y el otro, y las La crónica criminal registró el caso de reformas de cada uno desplazan y susti- una mujer que hiere con arma blanca á un tuyen á las de los anteriores, á veces no hombre y en la cara, para que no se le del todo, sino entrecruzándose y forman- olvide cuantas veces se mire en un espejodo un inextricable laberinto. Se necesita Tantas veces son ellas las víctimas de la gran desinterés y buena suma de discre- navaja, que alguna vez ha de permitírseción para sustraerse al presuntuoso y falso las volver la oración por pasiva. movimiento de ánimo que á semejante Ante el tribuna! popular compareció tarea induce. Un ministro, que sepa ha- un anarqnista, al parecer platónico, pero cer selección de las buenas medidas que para quien tuvieron ¡os jueces todo el risus predecesores hayan dejado en pos de gor que les aconsejó la conciencia Y es sí y que tenga resolución y firmeza de que en estos casos no es que paguen jusvoluntad para cumplir las más prácticas y tos por pecadores, sino que, si existe eP factibles, prestará a! interés general ser- platonismo, merece ser penado por consvicios más positivos y recomendables que tituir una imbecilidad. los de todos aquellos, que llenaron con La atención pública se fijó en el Senala hojarasca de fantásticos planes las co- do, donde continuó el debate político. lumnas de la Gaceta, Un pozta, un académico, un autor draEn Ja labor del primero muéstrase el mático, el Sr. Cavestany, arremetió conhombre moderno, sabedor de que el Es- tra otro poeta, académico y autor dramátado, para constituir una verdadera en- tico, el Sr. Echegaray. La discusión pudo wltura sociaí, ha de ser un organismo su- ser en endecasílabos, á los que ambos son muy aficionados, y habría resultado una escena para un drama, si de aquella casa, como de la otra, la de los diputados, pudiera salir nada que no sea comedia. Verdad es que ayer resultó saínete, gracias, á Ja intervención de un senador, y nada menos que presidente del Tribunal Supremo, cuya irritabilidad de nervios puso un moí de la fin á lo que con indiscutible propiedad podría titularse, como la popular obra de Ricardo de la Vega, De Getafe al Paraíso, ó la familia... del fio Maroma. Los voluntarios catalanes de la guerra de África tuvieron banquete á mediodía y lunch por la noche, este último con discurso de Maura y todo. Los héroes que no sucumbieron luchando en Wad- Ras y los Castillejos van á sucumbir brindando en esta corte. El discurso de Maura fue muy notable, pero dicen ellos, y tienen razón, que ya nadie sabe hablar, como habló Prim. AEMECE IMPRESIONES PARLAMENTARIAS Hacía una tarde gris; dentro, en el salón, reinaba una grata penumbra. En estas circunstancias se ha levantado á hablar el señor marqués de Figueroa; no queremos decir nosotros, con esta asociación de lo plomizo de! ambiente y del señor marqués de Figueroa, que la oratoria de este excelente diputado estaba á tono con el ambiente. El señor marqués se encontraba visiblemente molestado en la tarde de ayer; su molestia provenía de que, en Burgos, en vez de salir triunfante el Sr. Alonso Martínez, ha salido el Sr. Arteche. Y se mostraba tanto más indignado el señor marqués cuanto que, según decía él, este señor Alonso Martínez venía a continuar una representación gloriosa No sabemos nosotros si esta representación es gloriosa ó noj declaramos que no sabemos nada del Sr. Alonso Martínez, autor de varios códigos, y que, aparte de esto, tampoco logran entusiasmarnos los políticos- -Olózaga, Cánovas, Martos, Castelar, Moyano- -contemporáneos de este señor. Y dicho esto, prosigamos con el discurso del señor marqués de Figueroa. Decía el señor marqués que el señor Arteche ó sus amigos habían realizado en Burgos algunos actos censurables; sin embargo, confesaba á seguida el señor marqués que el Sr. Arteche había logrado borrar las huellas de estos sobornos Y esto no es óbice para que un momento después el señor marqués nos declare que el expediente electoral está manchado No sabemos á qué carta quedarnos. Las sombras del salón se van espesando por momentos. El señor marqués quiere entregar al juicio de la Cámara los hechos terribles ocurridos en el pueblo de Pradoluengo; hay cuatro ó seis diputados en los escaños; ninguno SÍ conmueve ante las revelaciones con que el orador trata de encender nuestra ira; dos señores charlan casi á gritos en un rincón; otro dormita; un tercero lee an periódico; y en el banco azul el Sr. García Prieto estrecha P LATICAS NO GLORIOSAS MADRID AL DÍA