Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 2 DE NOVIEMBRE DE i 9 o5. PAG. 8, EDICIÓN NOTA INTERNACIONAL á otro día la ejecución de su descaoellado proyecto, y se separaron dándose palabra de honor de llevarlo á cabo el viernes. Las hermanas entregaron á Brunke cuarenta marcos, con los cuales compró un lujoso revólver americano. Anoche, á eso de las ocho, Alma y Martha Haar se presentaron en casa de Brunke, que lo tenía ya todo dispuesto y habían alejado á su madre enviándola al teatro. Bebieron dos botellas de champagne, y Brunke tuvo que disparar luego varios tiros como prueba de puntería, con lo cual las hermanas se declararon satisfechas, y sentándose en dos sillones, una al lado de la otra, recomendaron á Brunke que apuntara bien al corazón. El joven insensato atrevesó de dos balazos mortales el pecho de su amante. Alma, después de asegurarse que su hermana no respiraba más, se colocó de nuevo en el sillón dispuesta á morir, y Brunke disparó sobre ella otros dos balazos, pero... le faltó á ese valiente valor para acompañar á las desgraciadas niñas en la muerte, y fue tranquilamente á entregarse él mismo á la justicia. EDUARDO HAHN LA ULTIMA FRASE... EN SECO DE GUILLERMO Y SUS EFECTOS EN LA JOVEN EUROPA porque las leyes la protegen más y también porque sabe protegerse ella misma mejor. No hay más que verla andar, segura de sí misma, la cabeza erguida, la mirada casi audaz, para sentir que en caso dado no vacilaría un instante en plantar un par de bofetadas al insolente que la ofendiera. La niña alemana es, de por sí, sentimental y romántica, y la educación que recibe en la casa no está de acuerdo con la libertad de que disfruta; es más inocente, más ingenua, más novelesca y más crédula que la americana, y no está tan bien armada contra la vida como ésta: ¡sabe menos! Es pasmosa la facilidad con la cual se hacen y deshacen aquí los noviazgos. Los novios salen solos á interminables paseos por la ciudad y por el campo, van solos al teatro y á la conditorei (especie de confitería) se hacen fotografiar juntos, y el beso es cosa tan corriente como beberse un vaso agua. Se besan en la calle, en los jardines, en los paseos, en presencia de todo el mundo, delante de las hermanitas menores, delante de los padres, y á nadie le choca. ¿Se deshace el noviazgo? Nada más sencillo; se devuelven cartas, regalos y fotografías, é... iba á decir los besos también; pero con éstos se queda cada cual, y... á otros amores! El que ha vivido en los Estados Unidos sabe que allí pasan las cosas de otro modo, y que sí también es fácil el noviazgo, no así el salir de él. En Alemania el prometerse no compromete á nada y muchos hombres se comprometen con el único fin de gozar de todos los privilegios de la situación. En Francia son generalmente los padres los que escogen á los futuros maridos de sus hijas. En Alemania, como en los Estados Unidos y en Inglaterra, escogen ellas mismas al novio y lo presentan á los padres... cuando llegan á presentarlo. ¡Cuántos hay que se escabullen antes! Y si es verdad que tanta libertad y confianza tanta concedidas á la juventud tienen sus inconvenientes y peligros muy grandes, tienen también la ventaja de inculcar en ella sentimientos de responsabilidad, de amor propio y de respeto. Toda regla tiene su excepción y toda medalla tiene su reverso, sin que eso pruebe que las reglas sean malas y las medallas de mala ley. Esto dicho, y como apunte nada más, traduzco un fait- divers del Berliner Lakal Jínzeiger: Cari Brunke, joven de dieciocho años, dependiente en una casa de banca, mató á las dos hijas de un notable comerciante de Brunsvic, llamado Haar, con el consentimiento de las mismas. Eran ambas conocidas en la ciudad por su extraordinaria hermosura; contaba la una veinte, la otra veintidós años de edad. El Sr. Haar buscaba profesor de piano para sus hijas, lo que sabido por Brunke se presentó como tal y fue admitido. Pronto se establecieron relaciones entre la más joven de las niñas y Brunke. Las lecciones se daban en casa de este último! En vista de su juventud y pooreza, no podía, sin embargo, pensar en casarse. Melancolía profunda se apoderó de él y decidió morir. Su novia y la hermana de ésta, abandonada por un amigo que tenía, resolvieron morir con él y fijaron el domingo pasado para realizar tan triste propósito. Por la tarde salieron juntos; comieron en un gabinete particular de uno de los principales restaurants de la ciudad y asistieron luego á la función de un teatro de variedades. Las hermanas pagaron el gasto. Algo alegres en vista del vino bebido y del espectáculo presenciado, resolvieron trasladar ¡Y LA F 1 RMJ DE DON JUAN! Oye, Ciutti: Haz el favor de llevar al A B C esta carta para que la reciba Tlondor. Fue la apuesta, caballero, porque dije cierto día que nadie el Tenorio haría como el propio cosechero. Y siendo, á mi parecer, el vuestro contradictorio, se comprometió Tenorio los teatros á recorrer. Desde la altiva Princesa hasta el modesto Martín, consecuente con mi fin, yo no he cejado en mi empresa Y ahí le envío, Vloridor, mis notas documentadas con las butacas compradas, que no admito de favor. Creyendo que era un cateto, cosa que á mí me molesta, me las largaron de orquesta, mejor dicKo, de sexteto Buscando yo el arrebol del Madrid aristocrático llegué á la Puerta del Sol y en un simón con neumático me trasladé a! Español. Del arte y la poesía viejo y clásico corral, y en él Fernando y María, con toda su compañía, dije: ¿dónde menos mal? Un revendedor osado quiso tomarme de primo, y justamente indignado á la vista de aquel timo, la butaca no he pagado.