Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES i, DE NOVIEMBRE DE i 9 o5. PAG. 7. EDICIÓN i. 1 BARCELONA. BANQUETE DADO POR LAS SOCIEDADES ECONÓMICAS EN El, TIB 1 DABO EN HONOR DE LOS DELEGADOS DEL COMERCIO É INDUSTRIA FRANCESES, EL DÍA 2 9 ÚLTIMO I tM e -t: de las flores, del amor y de la dicha- -deshojar unas flores sobre las tumbas omo cuando es piadoso gusta de la mi- amadas. seria y el sufrimiento, -y se enamora de Los camposantos lucen hoy su triste os niños; es una crueldad sin nombre que gala. La tarde cenicienta los envuelve en no pueden perdonar al Ángel las pobres niebla y en frío, la tarde sonrosada los madres de la tierra. nimba de luz. Los versos funerarios de La política ha perdido dos de sus más Becquer nos ponen pensativos. El ciprés valiosas figuras: D. Francisco Silvela y levanta su símbolo- -dedo místico que seD. Raimundo Fernández Villaverde; la ñala la altura; -el crisantemo, la siempreliteratura una gloria tan prestigiosa como viva y la pasionaria emanan la tristeza y D. Juan Valera y un maestro tan lleno la melancolía; los niños muertos duermen de promesas como Navarro y Ledesma. junto á las rosas de la muerte. Y han desaparecido poetas de elevada Noviembre llora una elegía á los muertalla: Federico Balart, cantor de la muer- tos. La otoñada se inicia con la visita á te; Manuel Reina, amplio y luminoso co- los cementerios. El calendario tiene una lorista, poeta musical muy exquisito que fecha fija que nos recuerda nuestros depasará á la historia literaria, y ese repo- beres con los que fueron parte de nuessado espíritu campesino, noble y delica- tra vida. Hoy es común á todos la desdo, serio y dulce, que se llamó José Ma- gracia más ó merfes reciente de cada ser. ría Gabriel y Galán. Una oración por todos. Por los muerLa pintura ha perdido á Marcelino de tos ilustres, de los cuales algunos de ellos Unceta; la Prensa, á Eduardo Santana, han dejado en el mundo una estela lumivizconde de los Asilos, y á Valero de Tor- nosa de su paso, y una oración por los nos; la ciencia, á D. Fausto Garagarza; muertos anónimos, por todos los humilDÍA DE DIFUNTOS, y la milicia y la aristocracia, al general des y los tristes que arrastraron la cadena MUERTOS ILUSTRES D Harcourt y al conde de San Bernardo. de. l trabajo y fueron buenos, y los malTodos esos muertos ilustres han for- aventurados enfermos de la maldad. Triste ha sido el año de 1905 hasta este Una oración por los poetas, por las día 1- de Noviembre para la política, la mado el luto público de los diez meses literatura y el arte, en otras de sus expre- transcurridos. La pluma del cronista los madres y por los niños, la divina trinidad siones; en estos diez meses transcurridos reúne hoy en doloroso haz, ante la con- del mundo: los poetas cristalizan con pase ha llevado la muerte un considerable memoración del día, para tributarles ese labras la poesía, las madres la hacen en el recuerdo que anualmente dedicamos á los corazón de los niños, y los niños la viven número de notoriedades. Como en el año anterior, la Real fa- muertos. Noviembre nos invita á las me- sin saberlo... Una oración que sea para todos, y mumilia se ha visto golpeada por la desgra- ditaciones de la muerte, como Mayo nos cia con la muerte del Infantito, dolorosa abre el pensamiento á los jardines de la chas flores sobre las tumbas, ya que sobre pérdida por su doble condición de niño y vida, y pisamos la tierra humilde que cu- ellas se abrazan la Poesía y la Muerte J. ORTIZ DE PINEDO de Infante. El Anp; el de la Muerte gusta bre á todos, para rezar una oración ó cipitadamente á los balcones; era el Presidente que, en compañía de los Reyes, se dirigía al palacio ó castillo de la Peña. De nuestros labios surgieron espontáneamente- vivas! á Portuoral. á Francia y á España, y pocos momentos después regresábamos por ferrocarril á Lisboa para asistir á la corrida de toros organizada en honor de la Prensa. ¿La corrida? Yo no soy inteligente en cuestión de toros. Eduardo Muñoz la calificó de aceptable; para mí fue como una agradable y animada pantomima que me ofreció todo el interés de lo visto por primera vez. Hablando con franqueza, aquellos simulacros de muerte no me convencieron. Es preciso terminar estas líneas con objeto de cenar á escape; otro tren especial nos conducirá esta noche á Cascaes para ver las iluminaciones, y mañana realizaremos una excursión por el Tajo, después de la salida del Presidente. Todos estos festejos han sido organizados por la Prensa de Portugal. ¿Peco de exagerado al elogiarla tanto? A. RAMÍREZ TOMÉ