Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 EAÑ 0 TRES. NUMERO 2 9 3. CRÓNICA UNÍ- VERSAL ILUSTRADA. BJMADRID, 3o DE O C T U B R E DE i 9 ó 5 NUMERO SUELTO, 5 CÉNS. con Claustros, destituir profesores y has- hasta para esos viajes de cuya utilidad ta nombrar ministros. nadie ha podido dieciruna palabra á esta? que de la crisis que á todo el Es, pues, indispensable acaoar al mis- fechas. mundo tiene harto, como harta lo mo tiempo con esas dos desgracias perY cerró la jornada con el aplazamienque se prodiga; más que de la catástrofe manentes que empobrecen y destruyen la to de la crisis para hoy. Montero Ríos, de l Cardenal Cisneros, cuya pérdida sólo vida nacional: la indisciplina de los estu- que ha perdido tanto tiempo para hacer servirá para que los ministros del ramo diantes y la debilidad de los Gobiernos. ahora lo que dice que se propuso hacer el apremien en la demanda de recursos Reclamen los escolares lo que crean de primer día de formar Gobierno, perdió para construir nuevas escuadras, se habló derecho, pero juiciosamente, sin algara- ayer otro poco en conferencias con los ayer de la cuestión escolar, del conflicto das, asistiendo á clase, estudiando; escu- prohombres de su partido, más partido que anuncia la actitud de unos cuantos chen los ministros quejas y pretensiones, que nunca, según los hechos se empeñan estudiantes para quienes nada significan, pero dignamente, sin debilidades, hacien- en demostrar. indudablemente, la tranquilidad de un do respetar el principio de autoridad. AEMECE pueblo, el prestigio de una nación entera y los intereses morales y materiales E MADRID A TOLEDO. HISque tienen relación directa con el juicio TORIA DE UN ACCIDENTE que desde fuera se forma sobre el aco- Oello día y aprovechado por la gente DE AUTOMÓVIL plamiento de España á la vida de progredominguera. Don Juan hizo su apariso universal. En el departamento posterior del automóví ción en los escenarios de la corte, y á No son, afortunadamente, todos los escuchar sus proezas y á admirar su gen- tomo asiento; ante mí se dibuja la figura estudiantes de Madrid los que promue- til figura acudió el público de siempre, j esbelta y elegante de Mad. Du Gast, con sus ven esas algaradas continuas que nos des- el que no deja de oir los versos ds Zorri- crenchas rubias, preciosamente rubias, cubier prestigian á los ojos de los pueblos cul- lla y comer buñuelos de viento estos días tas con una coquetona gorra blanca. á ella tos. Los hay, y son los más, que asisten á por nada del mundo. Por Tenorio no pa? do, Gómez Carrillo está junto formas admiran como yo, sus esbeltas estrecha las clases, qu estudian, que correspon- san años. Y por los públicos rutinarios, mente oprimidas por el coslume de chauffeusse, den así á Jos deseos, y muchas veces á los tampoco. hecho con delicada piei gris de vueltas blancas, sacrificios de sus familias, y á las espeLos estudiantes rebeldes, porque los A una orden suya, el motor cruge, el autoranzas que en ellos puede cifrar la Pa- hay sumisos y juiciosos, y de éstos nada móvil retiembla y ante la expectación de todoSy tria; pero los hay también que no quie- hay que decir, continuaron ayer dando partimos en busca de ¡o desconocido. Pocos minutos llevamos de marcha cuanren estudiar, y así lo prueban faltando que hablar. Ellos no hablaron por falta con cualquier pretexto á clase, y exigen de local; pero, en cambio, habló de ellos do el automóvil se detiene; en el camino blanluego que no se les incluya en falta, que todo el mundo. Y no en son de alabanza, co, sobre e! polyo candente por el sol, yací un cordero, un pobre cordero separado de los profesores se sometan á su capri- ciertamente. rebaño po. r el rudo y cruel golpe de otro aucho, que el claustro esté á sus órdenes Las carreras de caballos se celebraren tomóvil que ante nosotros marcha. y los ministros no tengan más consejos en medio de una indiferencia general. Es demás ado pronto; los globos no salconsultivos que Jos comités que ellos Corrieron hasta tres caballos. No llega- drán hasta las doce, y nos encontramos á las improvisan. ron á tute. El desfile, que antes era el once y media en Leganés, pues ésta es la Esto es sencillamente intolerable, y si mayor atractivo, no tuvo apariencias de dirección del aire. Almorzamos allí y cuande no fuese porque, como decimos, hay es- tal y sólo sirvió para convencer á los que los vemos elevarse, lentos, majestuosos, y avancolares ajenos á esos motines y entrega- le presenciaron de que así como Jas co- zar hacia nosotros, montamos nuevamente en y emprendimos el camino Griñón, dos por completo á sus obligaciones; si rridas de toros no cuajan en Inglaterra, el cochepoco se van ocultando en de inmensiPoco á la no fuese porque se haría pagar á justos la fiesta hípica no puede aclimatarse en dad, del espacio dos globos que llevan nuestro por pecadores, sería cosa de pedir la España rumbo y que nos han adelantado ya. clausura de ese centro de instrucción, que En la Plaza de Toros hubo el consiCon el deseo, con el ansia, con la necesidad títulos universitarios hay muchos y por guiente y ya imprescindible escándalo. de verlos, emprendemos la marcha por la cahaberlos de sobra sufren quebrantos la No era corrida de toros lo anunciado, rretera de Extremadura, con una velocidad agricultura, la industria y el comercio en era novillada; pero el público de los ba- grande, muy grande, inmensa. Los mil obstáculos que se ponen á nuestro esta mísera nación nuestra. rullos no repara en estas nimiedades y No puede tolerarse que la tranquilidad con tal de salirse con la suya, faltar á la paso son sorteados por la pericia, la sangre comparables, de del vecindario la circulación en la vía autoridad y contravenir lo divino y lo fría y el valor, con nada que la velocidad míy noto au- humano, todo le da lo mismo. Hubo gri- dame Du Gast... siempre. pública y la honorabilidad del profesoramenta, aumenta do estén á merced de unos cuantos jóve- tos de indignación, anuncios de bélicas Cuando yo, confuso, cuando yo, un tsnto ves, cuyo primer signo de protesta es no represalias y hasta toques de corneta de medroso, voy á recomendar á la bella automoasistir á clase, como si la protesta, por los llamados de atención. Afortunada- vilista la moderación en la marcha, una voz dulmuy justificada que esté, fuese incompa- mente aquello no pasó de jugar á amena- ce, tierna, sonora, rompe el silencio cantando una vieja canción: tible con el estudio y con la seriedad; zar y no dar. y te cceur de ma mié como si el agravio, por muy profundo que a Hubo fiesta y merienda infantil en el esl pehtíouí pehf, petit... sea, releve del cumplimiento de un deber. Asilo de María Cristina, y este espec Lo único que disculpa á los revoltosos táculo, hermoso y consolador, pudo seres ¡a pasividad de los Gobiernos. Estos, vir de compensación á otros lamentables Continuamos á una marcha de 85 á 90. kilómetros por hora; la canción cesa unos mocon su debilidad característica, origen de que quedan anotados. muchos males españoles, les han dado De la Puerta del Sol salieron ayer dos mentos, y Baudelaire viaja con nosotros, pues alas. Ellos, por evitarse un día de disgus- andarines que se proponen hacer á pie y una de sus más bellas composiciones es recitato, han fomentado los gérmenes de indis- sin dinero, un recorrido de 40.000 kiló- da con arte sin igual por Gómez Carrillo, que la diminuta oreja de la ciplina. Ellos, por el aplauso momentá- metros, dando la vuelta al mundo. Los deja caer sobre estrofas tiernas y delicadas bella sporíwoman sus lenneo, han dado pie para que la irreflexión vieron salir algunos curiosos, que bien tamente, lentamente, sin que la velocidad del e erija xn poder y pretenda tratar como pronto se convirtieron, en admiradores, automóvil pueda precipitarlas. de potencia á potencia con Gobiernos y porque aquí hay admiración para todo, Baudelaire es reemplazado por Verlaine, y CRÓNICA MADRID AL DÍA