Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO, 29 DE OCTUBRE DE 1 0 95 ya Si las no hay niños! -nos repiten sin cesar gentes escépticas. -Yo creo que esa creencia sólo encierra la excusa de no tenerlos ó un pretexto para no ocuparse de los ajenos. Lo efectivamente cierto es que los niños de hoy son mucho más precoces que los de hace cincuenta años; sus ojos se abren más pronto al espectáculo de la vida, y la comprensión de Jas cosas- -buenas ó malas- -es más despierta. El niño de hoy camina con su siglo. Tal vez por eso las distracciones que le ofrecemos, y que á nosotros nos parecieron encantadoras, á ellos les seducen á medias. Aquellos fantásticos cuentos de hadas que nos contaban nuestras madres, no interesan gran cosa á nuestros hijos; e! teatro de fantoches, el Fuignol que hizo las delicias de nuestra infancia, empieza á enfriar los espíritus juveniles de esta menuda gente. Necesario es crear algo nuevo que cautive y divierta á la moderna gaminerie. Así debe haberlo creído el distinguido escritor Lucien Klotz cuando pregunta: Puesto que ya las marionnettes no divierten á nuestros hijos, ¿por qué no escribimos especialmente para ellos comedias y dramas que puedan representar actores de carne y hueso? Esta idea- -dice Klotz- -me la ha sugerido una función de eírco que le pareció insípida á mi pequeño compañero de butaca. La pregunta de Klotz no ha caído en saco roto, y el director de un teatro parisién, entusiasmado con el pensamiento, lo piensa poner inmediatamente en práctica. El teatro de los niños está fundado. En el Ambigú se darán todas las semanas representaciones infantiles. El bambín parisién tendrá un teatro lujoso, con decoraciones suntuosas y trajes espléndidos. En cuanto á las obras, no hay cuidado; el repertorio promete ser selecto; los más notables autores dramáticos han ofrecido obras, y por lo que hace á los artistas, el director del teatro no cree difícil encontrarlos. Su programa no prevé más que actores menores de doce años. Es decir, que el escenario infantil sólo cobijará los artistas en hierba que ardan en deseos de conquistar gloría. ¡Quién sabe si de ese vivero saldrán los futuros Taimas ó los Mounet- Sully de la escena francesa! ¡Adiós, insípido Guignol; la hora de tus funerales se acerca! No esperes en ellos lágrimas, ni responsos, sino frescas y sonoras carcajadas entre el bullicioso gori- gori de millares de tiernas vocecÜlas. Advertencia importante. -En el teatro del Ambigú pagarán medio billete los papas; las criaturas billete entero... ¡Gracias á Dios que me voy á hacer la ilusión de que soy muchacho... el día que vaya al teatro, por supuesto! F. MORA UN- TEATRO PARA LOS NIÑOS a cabeza serena, y en estos momentos, para él felices, era cuando derrotaba imaginariamente á Enrique IV mientras que éste le vencía en realidad. El día déla batalla de Arques, Mayeune comió opíparamente, como era costumbre en él. Se le había servido un riquísimo melón y se disponía á hincarle el diente, cuando le advirtieron que la caballería de Enrique IV, se había aproximado por imprudencia á un sitio donde podía batírsela con facilidad con sólo que diese la orden para que las tropas leales cayesen de improviso sobre el campo enemigo. -Un momento- -contestó; -dejadme acabar de comer este melón. Poco después un oficial le daba un aviso semejante al primero. -Dejadme acabar el melón- -contestó de nuevo. Por último, le advirtieron que eí ejército enemigo avanzaba y que no tenía tiempo más que para montar á caballo. -Ya he terminado- -contestó con aire satisfecho. Cuando montó á caballo para ponerse al frente de sus huestes, no pudo hacer otra cosa que volver grupas y escapar á todo correr. Había sido totalmente derrotado. Justo castigo á su glotonería, que le hacía olvidar el cumplimiento de sus deberes contal de satisfaces- su apetito. Como este ejemplo pueden citarse muchos en Ja historia de los pueblos y de las costumbres sociales. 1- 3 ISTORIETAS Y CHASCARRI LLOS. LECCIÓN DE GEOGRAFÍA TERCER CONCURSO DE CUESTIÓN DE LECTURA Córtese este dibujo por las líneas indicadai y combínense de modo que ofrezcan la silueta de un lector. J Un buen padre explica geografía á su hijo. Para hacérsela más comprensible, divide el mundo en tres clases: agua, tierra llana y tierra montañosa. -Vamos á ver- -pregunta: ¿en qué clase pondrías tú el Vesubio? -En cualquiera. ¿Por qué? -Porque en España no hay más que un vagón para los no fumadores. Otro examen de -Dime, niño, ¿qué sabes de los Bajos Pirineos, de los Altos Pirineos y de los Pirineos Orientales? -Señor maestro, después de lo que hemos festejado á Loubet, ya no hay Pirineos, Al niño que envíe la solución exacta se le dará como premio un juguete cuyo valor no ha de bajar de 5o pesetas. Si fueran varios los niños que acertasen, se verificará un sorteo para adjudicar á uno de ellos el regalo prometido. Cada niño puede enviar las soluciones que quiera, siempre que utilice para ello el dibujo del presente número. Al pie del papel donde pegue la solución de 1 berá poner la firma, las señas de su domicilio y la población donde resida. La solución la publicaremos en la hoja próxima de Los chicos, así como el noinbre del niño premiado. Las coíirciones pueden enviarse hasta c! v, cv nes á las doce de la noche por correo y fian queadas como impresos, á nuestras cueras, Serrano, 55, Madrid. s A NUESTRO CONCURSO ALGO DE GEOGRAFÍA EL MAPA DE ÁFRICA Hemos recibido y. zSt soluciones exactas. Hecho un sorteo entre ellas para adjudicar e? premio á una de elias, resultó favorecida la que ¡leva al pie la siguiente firma: Paulino Mdiiinez Hengoa, plaza de la Trinidad, 2, Motril (Gianads) Á LAS CHILINDRINAS R E C U E R D O S HISTÓRICOS. f UATRO JEROGLIFIQUJTOS BATALLA PERDIDA POR RECOMENDABLES EN UN MELÓN VERANO El duque de Mayeune era muy aficionado á comer mucho y á comer bien. Se CONDE TURBO pasaba en la mesa iodo el tiempo que su incansable enemigo Enrique IV, Je dejaba tranquilo. ASO MES Rara vez se levantaba de la mesa con MX 1. a Rayas en las palmas de las manos. 2. a Un cepillo al que se Je ha caído el pelo. 3. a Imagen de la mano a! tocar una botella. Han enviado soluciones: Rosario ibarra, deSan Fernando; Ángel García; Luis Ordóñez Pepito Romero; Lúeas Uuiz; Antonio P San chez, de Madrid; Dolores Jbáñez Troncoso, de Espera Cád z) Carlos López Romero, de Almería; Carlos Oudrid, de Santandei