Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 28 DE OCTUBRE DE i 9 o HAü. ÍO. 4. a EDICIÓN 1 ambsen recfoió á la Asociación de lonjistas. Ahora se verifica la recepción diplomática en el Palacio de Belem. Luego se celebrará el banquete de gala en el Palacio de Ajuda. üestejos. En estos momentos se está dando una representación en honor de los periodistas en el teatro de ios Pecreíos. Mañana se haia Id excursión á Cintra y el (almuerzo en el Palacio Real de ¡a villa y visita á los Palacios da Penha y Montserrat. Por Ja tarde, garden party en la Legación francesa, comida en Belem y fuegos artificiales en Cascaes. También habrá corrida, toreando Quinilo y Machaqu ío y rejoneando caballeros p o r t u gueses. -J atnímz 7 orné. partido liberal, ¿es cierto que usted formará parte del Gobierno? ¡Pues no es poco lo que ustedes me preguntan! -contestó. -Para dar una respuesta sería preciso que se me hubiera ofrecido algo, que se me hubiese puesto al corriente de lo que se preparaba. Yo considero que ahora es inoportuna una crisis. -Sin embargo, dice el Presidente que los prohombres le han aconsejado. -No habrá dicho todos, porque yo no he intervenido en eso. Ya es cosa sabida que quien lo ha hecho han sido López Domínguez, Puigcerver y Canalejas. ¿Sabe usted que se viene hablando de que usted ocupará la cartera de Estado? -Sí, hace cuatro meses que me rogaban eso; de manera que es noticia vieja. Yo estoy muy tranquilo en mi retiro, y así quisiera permanecer durante mucho tiempo. En fin- -dijo el Sr. Moret, al mismo tiempo que nos alargaba ¡á mano, -esto es un lío, un verdadero lío. Con esto terminó nuestra entrevista con el expresidente del Congreso, entrevista que, como se ve, todo! o que tuvo de breve tuvo de substanciosa é interesante, pues revela bien á las claras la actitud del Sr. Moret frente de la del Sr. Montero Ríos. Yo le he contestado- -añadió el Sr. Puígcerver- -que si en tal Gobierno entran otros prohombres de! partido, puede contar con raí concurso. El Sr. López Puigcerverno podía, realmente, dar otra contestación al presidente del Consejo, pues sabido es que él se ha mostrado partidario de la reorganización que intenta el Sr. Montero Ríos, y que éi fue quien principalmente aconsejó á éste que hiciera la crisis. E! general López Domínguez. T ambién el presidente del Senado estuvo en casa del Sr. Montero Ríos, y aunque guardó una reserva absoluta sobre lo tratado en la conferencia, no es preciso pasarse de listo para comprender que instigó una vez más al jefe del Gobierno para que llevara adelante su propósito de hacer la pretendida reorganización, dando entrada en e! Gabinete que se forme á todas ¡as representaciones de la mayoría parlamentaria. 1 En el Congreso lT esde primera hora se debatía en ios pasillos del Congreso un punto interesante para la gente parlamentaria, que era el de si la Lo que dice Montero Ríos. Cámara debía ó no suspender las sesiones en jp espués del Consejo continuaron los minisvista de la crisis. tros reunióos durante bastante tiempo, Teníase en cuenta que, realmente, todavía esperando á que e! Rey volviese á Palacio; no existe el Congreso, sino únicamente una Impresiones. pero como quiera que el regreso tardaba, tojunta de diputados, sin facultades para intervedos fueron desfilando. p l planteamiento de la crisis, según dijo el nir en ninguna cuestión parlamentaria, y auto Sr. Moret, es un verdadero lío. Así lo Por fin se supo que el Sr. Montero Ríos rizada tan sóio para examinar y discutir las reconoce todo el mundo. iría á ¡as nueve de la noche á conferenciar con actas de ios individuos que ¡a constituyan. s D Alfonso. Cuando se creía que ¡a crisis estaría basada Por esta razón había muchos partidarios de Efectivamente, á dicha hora salió de la Preen ¡os disgustos interiores del Gobierno, sale que las sesiones continuasen. sidencia el jefe del Gobierno, dirigiéndose á e! Sr. Montero Ríos por el registro de achaProcuróse buscar precedentes del caso, sin I Palacio. car lo que sucede á los consejos de los prique esta labor diera resultado, porque, ¡cosa mates liberales. Su estancia en las Reales habitaciones fue rara! en este país de los precedentes, de ¡os breve, pues apenas duró veinte minutos, y cuanHablamos con el Sr. Moret, y, como dejaintangibles y santos precedentes, no los hay l- do salió nos manifestó lo siguiente: mos consignado, éste niega toda participación para esta cuestión. En primer lugar hay que hacer constar que en tales consejos, y se declara enemigo de la Los republicanos se manifestaban opuestos la cu sis no obedece á disentimientos entre los crisis. á que continuasen las sesiones, toda vez que, ministros ni á tropiezos del Gobierno. Así se Con el Sr. Canalejas no pudimos avistarnos; aunque el Congreso no está constituido, podía lo he manifestado á S. M pero el Heraldo, refiriéndose al suceso del día, suscitarse, sobre alguna acta, algún debate que r Lo que hay es que recientemente los prodice, entre otras cosas, lo siguiente: hiciera precisa la intervención de! Gobierno. hombres de! partido liberal me han expuesto su Nosotros ya hemos dicho cuanto teníamos Por fin, después de varias consultas, una de f criterio de haber ¡legado el momento oportuno que decir de esa crisis absurda y extemporálas cuales fue entre el presidente de ¡a Cámara i de reorganizar e! Gobierno de manera que en nea. Entre todas las que se han producido en y el Sr. Moret, se convino en dar lectura á la él tengan representación todas las tendencias España, y cuidado que hubo crisis raras, ésta comunicación del Gobierno dando cuenta de í de la mayoría, haciendo así dentro del Gabinelleva la primacía en punto á lo imprevisto. hallarse en crisis y á que se suspendieras las te ministerial S ponderación de fuerzas del a Así, pues, ¿qué prohombres son los que han sesiones. i partido. aconsejado la reorganización del Gobierno? Así se hizo, y la sesión se levanto inmediata A mí me pareció bien esta opinión; la he Realmente, y esto es la opinión genera! mente. expuesto hoy en el Consejo y ahora he venido pocas veces se ha visto una crisis tan raramenE! Sr. Moret á someterla á la voluntad de S. M te planteada, que aparezca rodeada de tanto 1 a crisis gira airededor de ¡a actitud del üus Cor. ste, pues, insistió el Sr. Montero Ríos, embrollo y que ofrezca mayores sorpresas tre orador, del cual depende, según conque la iniciativa no es mía, sino de los propara un porvenir próximo. fesión de los íntimos del Gobierno, la solución hombres de! partido liberal, y conste tamSién ¿Habrá eonsuiías? de! problema. que no se trata de una crisis, sino de una reorA unque no se sabe de cierto, se supone que De lo que piensa el Sr. Moret nade puede ganización. El Rey consultará mañana, supon el Rey consultará con los presidentes de añadirse, después de las manifestaciones que ccil os 1 g y personajes liberales, y decidirá. las Cámaras y algunos otros personajes liberahizo á un redactor de A B C, manifestacioI Esto fue lo que el Sr. Montero Ríos nos les, pero también se ignora cuándo se celebranes que hoy fueron muy comentadas, consideI manifestó, que es, por cierto, bastante intererán estas consultas, toda vez que D. Alfonso rándolas de gran trascendencia para ei desarro sante, pues con sus palabras puso empeño en irá hoy á Guadalajara, con objeto de presenlio de la crisis. demostrar que la iniciativa tomada no era ciar los ejercicios que verificará el regimiento Las ccnsu tas. suya, sino de los prohombres del partido. de Pontoneros. Se celebrarán esta tarde cuando el Rey reAl Rey acompañará el ministro de la Guerra. Lo que dice Morei grese de Guadalajara. Por ¡a mañana. Entretanto, ningún juicio puede ade antarse, Inmediatamente, y en virtud cíe! as decla 1 a mañana de hoy fue tranquila, toda vez Es preciso esperar, hacierdo constar únicaraciones del jefe del Gobierno, nos dirigimos que, ausente de Madrid el Rey, el desmente que la solución se presenta cada vez más al domicilio del Sr. Moret. arrollo de la crisis tenía que quedar en susobscura. La casa del ilustre orador estaba concurridípenso hasta que pudieran verificarse las conIndiferencia. sima; en la puerta esperaban varios coches, y sultas que estaban anunciadas. en el despacho había bastantes amigos del exQ e nota en el desarrollo de la crisis un sínío E! presidente de! Consejo pasó la mañana ministro liberal. ma rara vez observado en casos parecidos, en su domicilio, en donde recibió la visita de cual es la indiferencia con que á su proceso asisEncontramos al Sr. Moret en el vestíbulo, varios personajes. ten, no ya la masa general del público, sino! a en el momento de dirigirse al despacho. A gente política, que en estas ocasiones suele senES Sr. Puigoerver. -Nuestro propósito- -le dijimos- -es únitirse acometida de una impresionabilidad grancamente darle á usted una noticia y hacerle una fZJ 1 exministro- de Hacienda permaneció basde y de una curiosidad insaciable. pregunta. tante tiempo en casa del Sr. Montero -Vamos á ver. Ríos. En el Congreso no se notaba ayer el aspecto Le repetimos ío que acababa de manifestarde ¡os orandes acontecimientos: faltaba el araCuando terminaba la conferencia, fue intenos el Sr. Montero Ríos, y añadimos: blente que suele flotar por aquella casa cuando rrogado por ios periodistas, manifestó que el ías pasiones se desatan, las ambiciones se des- -En vsta áe estas manifestaciones, que rejefe del Gobierno le había ofrecido un puesto bordan y ¡a lucha de intereses, cequeños si se vela ¡ni acuerdo de rodos los prohombres del en el que había de formar.