Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 28 DE OCTUBRE DE i 9 o5. PAG. 4. 1. ED 1 C 1O K surables en el distrito de Luarca. Y ahora bien, As! cantaba en aquellos días el Sr. García en vista de estos hechos ocurridos en el distri- Alix. to de Luarca y tratándose de un asunto rela ¿Por qué este bondadoso señor dejó de culcionado con la administración de justicia (cosa tivar el verjel oculto de su pobre é ignorado que tanto interesa á la minoría conservadora) corazón? ¿Por qué el Sr. García Alix se lanzó jpsr qué no se pone en práctica el criterio del á la política? ¿Qué sino fatal le ha hecho camiSr. Dato? ¿Por qué- -dice el Sr. Marqués- -nar de una en otra lamentable contrariedad? por qué ocupando como ocupa el ministerio Nosotros notábamos en la tarde de ayer una de Gracia y Justicia persona tan respetable vaga melancolía en las palabras de este correccomo el señor... A llegar á este punto, el se- to diputado; el destino es para él incierto; una ñor Marqués titubea durante un momeeto. angustiosa perplegidad ¡lena su espíritu; sus Como el señor... como el señor... repite días y sus noches se deslizan en un perpetuo haciendo esfuerzos para recordar el nombre desasosiego. ¿Cómo no sentirnos atraídos hade! ministro de Gracia y Justicia. Y al cabo, cia este hombre? Es decir, ¿cómo no hacer lo tras de breves fatigas, el Sr. Marqués cae en contrarío de lo que están haciendo los electola cuenta de que este señor ministro se llama res de su tierra natal? González de la Peña. Todos presenciamos lleCuando hemos abandonado la tribuna hemos nos de interés este pequeño incidente, y todos, dirigido una mirada de simpatía ai orador; el desde lo íntimo de nuestro ser, encontramos Sr. García Alix hablaba del acta de Toro y de un poco legítimo, un poco excusable este ol- sobornos, chanchullos y amaños; pero un ritmo vido momentáneo del señor marqués de F -interno, profundo, ¡a tristeza del poeta- -se gueroa. deslizaba por debajo de sus frases prosaicas... No ha sido muy extenso en su contestación AZORJN el Sr. Cañelías; pero ante nosotros tenemos al Sr. Lacierva, que acaba de ponerse en pie y I OS COMERCIANTES FRANcomienza á hablar. El Sr. Lacierva, en este país de versatilidad é inconsistencia, ha tenido CESES EN EL ESCORIAL la entereza de mantener desde el Gobierno un El tren especial que debía llevar á El Escocriterio persona! y de abandonar la cartera an- rial á los comerciantes franceses y españoles tes que negarse á sí mismo; no es común esto, salió de Madrid á las nueve de la mañana. y por tal causa estimamos nosotros á este reEn la estación del Real Sitio aguardaban presentante del país. El- Sr. Lacierva se le- numerosos coches que llevaron á los invitados vanta á protestar de la incompatibilidad de un al Monasterio. Allí fueron recibidos por el diputado electo; este señor ha sido magistrado alcalde, el tesorero de! Real Patrimonio y ios en la Audiencia correspondiente á su distrito profesores de la Escuela de Carabineros. Visihasta pocos días antes de la elección. ¿De qué taron la nave, la biblioteca 1, los panteones de suerte pueden los electores haber estado libres Reyes y de Infantes, impresionando mucho á en este caso de aquellas sugestiones que entur- los extranjeros esta última visita por los rebian el sufragio? Esto es lo que desea el ora- cuerdos históricos que despierta en las memodor que se ponga en claro. rias y lo imponente que resulta el aspecto seY no es necesario decir que este señor es vero y sencillo de la última morada de nuesperfectamente compatible- -contrariamente á tros Reyes. lo que cree el Sr. Lacierva, -puesto que se A las doce sirvióse un suculento almuerzo ha dado el caso de que otro señor colocado en una de las galerías del Monasterio. La múen las mismas circunstancias, lo fuera hace sica de Carabineros amenizó la fiesta tocando quince ó veinte años. La razón no puede ser pasodobles y aires genuinamente españoles. más persuasiva. ¿Quién será tan loco, tan teA la hora de los brindis dirigió el alcalde merario que n ¡egue el valor indiscutible de los de El Escorial á los comensales uno muy senprecedentes? ¿Es que no se sabe que en nuestra tido y expresivo dándoles la bienvenida. política y en nuestro Parlamento los indestrucDifícil sería dar cuenta de las i5 ó 16 alotibles, los maravillosos precedentes lo deciden cuciones que se pronunciaron; citaremos las todo? Y podía replicarse que antes del prece- más salientes. dente no había nada, y que este precedente El Sr. Rodríguez (D. Constantino) habló creó un estado de derecho que no existía an- de su esperanza de que se traduzcan pronto en tes, y que del mismo modo que entonces se actos ¡as aspiraciones del comercio, para e! obró con entera libertad, se puede obrar aho- mejoramiento de las relaciones comerciales enra. Pero esto son sutilezas y temeridades pe- tre ambas naciones. ligrosas, que alterarían y socavarían el orden El Sr. Vincenti pronunció un discurso en social; sigamos las tradiciones de nuestros mafrancés, recordando que Francia ha sido el yores. Y en estos momentos el Sr. Cañelías ha primer pueblo que ha hablado de libertad, de recordado que el año ¡888 se hizo ta! ó cual igualdad y de fraternidad. Aludiendo á las lucosa, y que puesto que entonces se hizo eso, chas del pasado, dijo que en ellas no había que ahora, en 1905, debe hacerse! o mismo. El sepensar, sino en el presente, y sobre todo, en ñor Cañelías es un hombre consecuente; nosel porvenir. otros desde la sesión de ayer tarde casi le esES Sr. jyitinlesa, en correcto francés; e! setimamos más que al Sr. García Ah x. El excelente diputado por Cartagena se ha levantado ñor Parage, presidente de la Cámara de Cotambién á apoyar su voto particular; no nos mercio francesa en Madrid; el senador franha extrañado; sospechábamos que el Sr. Gar- cés M r Lourties, intercalando en su discurso cía Alix no había de ser menos que el Sr. La- algún que otro concepto oportuno en español, cierva y había de tener reservado hasta el mo- hicieron votos por la fraternidad franco- espamento crítico uno de estos votos. No exage- ñola y porque se estrechen las relaciones coraremos si afirmamos que el Sr. García Alíx merciales entre ¡os dos pueblos. El Sr. Calzado dijo que hay dos clases de es hoy la persona por quien más simpatías sentimos en el Parlamento. Se trata, lector, de política: la del sentimiento y la de los intereun antiguo poeta; tierno y sentimental; él ama- ses; ninguna de ellas aislada es eficaz. Francia ba los álbums de las mujeres bellas; él ha pues- y España tienen intereses comunes, y además to también acaso algunas galanterías rimadas están unidas por afinidades de raza y de sentien los abanicos; él vivía feliz en Murcia, con- mientos. También brindaron e! Sr. Bosch, alcalde de templando los paisajes de la vega espléndida Barcelona, fijándose principalmente en la utilien los crepúsculos melancólicos. dad de los ferrocarriles transpirenaicos; el seYo un deber tengo de rendir, señora, ñor Catalina, diputado electo por Madrid, que á vuestras plantas una humilde flor, pronunció un discurso de tonos muy radicales, flor cultivada en el verjel oculto dando las gracias á Francia por las ideas gede mi ignorado y pobre corazón. nerosas de emancipación que había inculcado á los demás pueblos, y M r Stetten, secretarlo de la Unión franco- española, de París, en castellano, agradeciendo el recibimiento qus España ha dispensado á sus huéspedes. El Sr. Maltrana, que presidía el banquete, tuvo frases de agradecimiento para cuantos han contribuido á dar esplendor á este fiesta. Hab ó á ratos en castellano y á ratos en fran ees. Terminado el almuerzo fueron los concurrentes á visitar ia casa del Príncipe y desde allí á la estación, tomando el tren con dirección á ALadrid y llegando á esta corte á las cinco y cuarto. Invitados por el alcaide de Barcelona y por la Cámara de Comercio de la capital del Principado, saldrán mañana de Madrid, con dirección á Cataluña, los comerciantes é industriales franceses que vinieron á España con motivo del viaje de M r Loubet. DE GUERRA de gracias. En una orden general correspondiente al día de ayer, S. M e ¡Rey da las gracias á ¡as tropas que tomaron parte en ¡a revista de Carabanchel. Al mismo tiempo, se interesa de ¡os jefes de los Cuerpos que formulen propuestas á favor de los jefes, oficiales, clases é individuos de tropa que más se hayan distinguido en dicho acto. Tenemos entendido que existe el propósito de conceder bastantes cruces del Mérito Militar. El número de éstas acaso sea el siguiente por cada Cuerpo: Dos jefes, cuatro capitanes, ocho subalternos, diez sargentos y un número proporcional de soldados. Ziaje del ministro. El ministro de la Guerra irá hoy á Guadalajara (si la crisis no lo impide) con objeto de visttar la Academia de Ingenieros y presenciar algunos ejercicios del regimiento de Pon toneros que se dirige á Zaragoza. Entre otros, acompañarán al ministro de la Guerra los generales Orozco y Pintos. Asamblea de Secretarios POR TELEdüAFO aragoza, 27, 1 1 m. Ayer se reunió la Asamblea regional de secretarios de Ayuntamiento, asistiendo más de 15o representantes de las provincias aragonesas, de Lérida, de Soria y de otras, convocados por el de Zaragoza D. Manuel lirbez. Reinó mucho entusiasmo y se aprobaron las bases de ¡a Asociación. Se dirigieron telegramas al ministro de ¡a Gobernación y á ¡os re presentantes en Cortes! -Gay. NOTICIAS DE ¡Orédito agrícola La circular del conde de Romanones estimulando á formar Socedades mutualisías de agricultores para obtener. crédito del Banco de España, sigue dando satisfactorios resultados. Según telegrama del director de la sucursal del Banco de Sevilla, se han cursado estos días los expedientes de ocho nuevas Sociedades agrícolas con propuesta de créditos, se están tramitando los expedientes de otras doce Sociedades, y hay en formación treinta Sociedades más. Resulta, pues, que en ¡a provincia de Sevilla habrá pronto unas cincuenta Sociedades agrícolas de más de dos mil pequeños labradores, que tendrán dinero en buenas condicio- nes, huyendo de la usura.